mundo

“Murieron buscando esperanza”: papa Francisco lamenta tragedia de inmigrantes en Texas y en Melilla

La de Texas es considerada una de las peores tragedias de este tipo en los últimos años.


El papa Francisco expresó este martes su “dolor” por las “tragedias” sufridas por migrantes en el enclave español de Melilla y en Texas, que dejaron decenas de muertos en los últimos días.

“Recibí con dolor la noticia de las tragedias de migrantes en Texas y en Melilla”, dijo en Twitter el pontífice. Recemos juntos para que nuestros hermanos que murieron buscando la esperanza de una vida mejor”, agregó.

Al menos 46 migrantes fueron encontrados muertos el lunes dentro y en los alrededores de un camión abandonado al borde de una carretera en San Antonio, Texas, una de las peores tragedias de este tipo en los últimos años.

Este hallazgo se da cinco años después de un incidente mortal con características similares que ocurrió en la misma ciudad del centro de Texas, a pocas horas de la frontera con México.

“En este momento hemos procesado 46 cuerpos”, dijo a periodistas el jefe de bomberos de San Antonio, Charles Hood.

El funcionario indicó que 16 personas -12 adultos y cuatro niños- habían sido trasladadas al hospital.

“Los pacientes que vimos estaban calientes al tacto, sufrían de golpes de calor, agotamiento por el calor, ya que no había indicios de agua en el vehículo. Era un camión refrigerado, pero no había evidencia de que hubiese una unidad de aire acondicionado funcionando”, añadió.

Las autoridades informaron que hay tres personas detenidas por el incidente.

“Esta noche estamos haciendo frente a una horrible tragedia humana”, lamentó el alcalde de San Antonio, Ron Nirenberg, en conferencia de prensa.

“Los insto a todos a pensar de manera compasiva y a rezar por los muertos, los heridos y las familias”, pidió.

“Esperamos que los responsables de poner a estas personas en semejantes condiciones inhumanas sean perseguidos con todo el peso de la ley”, agregó

El viernes, al menos 23 migrantes murieron en enfrentamientos con la policía cuando intentaban entrar en el enclave español de Melilla, en el norte de Marruecos.

‘Una mejor vida’

Unos 60 bomberos se han desplegado para encargarse de los restos y recibirán apoyo psicológico, confirmó su jefe Charles Hood.

“No está previsto que abras un camión y te encuentres montones de cadáveres allí”, explicó sobre el trauma que están enfrentando sus hombres.

El gobernador de Texas, Greg Abbott, republicano que defiende una línea dura sobre la migración, lanzó un duro ataque al presidente estadounidense Joe Biden y culpó a sus “mortíferas políticas de frontera abierta”.

“Estas muertes pesan sobre Biden”, escribió Abbott en Twitter.

Su contendiente demócrata en las elecciones de noviembre, Beto O’Rourke, instó a una “acción urgente” tras el incidente y pidió “desmantelar las redes de tráfico de personas y reemplazarlas con avenidas expandidas para la migración legal” que reflejen los valores y las necesidades del país.

El ministro de Exteriores de México, Marcelo Ebrard, calificó el incidente de “tragedia” y dijo que el cónsul mexicano iba en camino al lugar.

Ebrard dijo que las nacionalidades de las víctimas todavía no se conocen, pero que entre los sobrevivientes había dos guatemaltecos.

Camiones como el que se encontró en San Antonio son un medio de transporte muy utilizado por migrantes que pretenden ingresar a Estados Unidos.

El viaje es en extremo peligroso, especialmente porque los vehículos de este tipo no suelen contar con sistemas de ventilación o refrigeración.

“El señor tenga misericordia de ellos. Esperaban una mejor vida”, escribió en Twitter Gustavo Garcia-Siller, arzobispo de San Antonio, luego de conocerse la noticia.

“Una vez más, la falta de coraje para lidiar con una reforma migratoria está matando y destruyendo vidas”.

San Antonio sufrió una tragedia similar en 2017, cuando diez personas murieron sofocadas en un contenedor que viajaba hacia Estados Unidos y que tenía el aire acondicionado dañado y los orificios de ventilación tapados.

Docenas fueron hospitalizados por golpes de calor y deshidratación, aunque se cree que el camión transportaba hasta 200 personas, la mayoría de las cuales huyó cuando el vehículo se detuvo en un estacionamiento.

El conductor del camión, que aseguró no percatarse de transportar a unas 100 personas en su camión, fue condenado en abril de 2018 a cadena perpetua sin opción de libertad condicional.

*Con información de AFP.