francia

“No se detiene aquí”: los nuevos retos de la izquierda en el parlamento francés

Luego de lograr una victoria significativa, derrotando a la coalición del centrista Emmanuel Macron y quitándole la mayoría absoluta en el parlamento, la izquierda francesa se siente optimista al tiempo que enfrenta nuevos desafíos.


La nueva alianza de izquierda en Francia logró que el presidente centrista Emmanuel Macron perdiera su mayoría, pero las divisiones sobre temas clave como la energía nuclear o la Unión Europea (UE) pueden quebrar este frente unido.

La coalición ¡Juntos! de Macron se convirtió en el primer bloque de la Asamblea Nacional (cámara baja), tras la votación del domingo, pero perdió su mayoría absoluta, un resultado presentado como una gran victoria por izquierda.

“La derrota del partido presidencial es total y no aparece ninguna mayoría”, dijo el domingo Jean-Luc Mélenchon, líder de la Nueva Unión Popular, Ecológica y Social (Nupes). Junto a sus aliados, lograron 137 de los 577 escaños.

Los aliados ecologistas y comunistas de su formación La Francia Insumisa (LFI, izquierda radical) se beneficiaron del frente unido, pero sobre todos los socialistas que evitaron una nueva debacle tras la presidencial de abril.

Pero la Nupes no logró su objetivo de arrebatar la mayoría a Macron, lo que podría haber ayudado a la cohesión interna.

Además, la Nupes enfrenta el auge de la Agrupación Nacional (ultraderecha) de Marine Le Pen, que con 89 diputados le disputa el puesto de principal partido opositor y las ventajas que conlleva.

El revés del presidente centrista significa que deberá buscar aliados para impulsar su agenda reformista, sobre todo en la derecha pero también entre la izquierda moderada, como los socialistas tanto dentro como fuera de la Nupes.

“Trataremos de convencer a los moderados que están presentes en el Parlamento, aunque no sean muchos”, dijo el lunes la portavoz del gobierno Olivia Grégoire. ¡Juntos! obtuvo 245 diputados, a 44 de la mayoría absoluta.

La diputada de LFI, Mathilde Panot, descartó rotundamente el lunes que el frente de izquierda trabaje con Macron. “Tenemos visiones del mundo muy diferentes”, dijo a la radio RTL.

“Error”

Mientras que el frente de izquierda, en su conjunto, es la principal fuerza de oposición, la Agrupación Nacional de la ultraderechista Marine Le Pen es el partido de oposición con más diputados del nuevo Parlamento.

Estos resultados llevaron a Mélenchon a proponer que la Nupes forme finalmente un único grupo parlamentario, en lugar de los cuatro -uno por corriente- previstos. “Si hay un grupo (...) la oposición se llamará Nupes”, aseguró.

El veterano político de 70 años justificó este cambio en que “nadie pudo prever la situación” actual, pero recibió una negativa clara de sus aliados.

“Descartado fundirse en un grupo único”, dijo el ecologista Alain Coulombel.

“La izquierda es plural, está representada en su diversidad en la Asamblea (...) Querer borrar esta diversidad es un error y estoy en contra”, dijo la actual líder socialista en el Parlamento, Valérie Rabault.

La Nupes fue la primera alianza de izquierdas en 25 años y dio una nueva esperanza a este espectro político, que inició una travesía del desierto en 2017 tras el mandato del presidente socialista François Hollande.

Después de quedarse a las puertas de la segunda ronda de la presidencial en abril con casi un 22 % de votos, Mélenchon se acercó a las otras fuerzas de izquierda con la esperanza de frenar, juntos, la agenda liberal de Macron.

El bloque prometió en campaña adelantar la edad de jubilación de 62 a 60 años, en lugar de retrasarla a 65 años como plantea el mandatario, aumentar el salario mínimo y gravar con impuestos a los ricos.

“No se detiene aquí”

Pero las diferencias sobre la UE o la energía nuclear, que fueron explicitadas y dejadas de lado en el programa de la Nupes, pueden volver a un primer plano si Macron se ve obligado a reunir una mayoría para aprobar cada proyecto de ley.

“Hay personas entre los Verdes y el Partido Socialista que todavía están interesadas en trabajar con Macron si pueden tener algún tipo de influencia en las políticas”, dijo Martin Quencez, experto del German Marshall Fund.

Para el profesor de Sciences Po Grenoble, Simon Persico, la fragmentación del parlamento y, en particular, la presencia de 89 diputados de la Agrupación Nacional puede suponer un incentivo a la izquierda para que se mantenga unida.

La Nupes debe evitar “quedar en una lógica de división, para seguir enviando el mensaje de que el campo presidencial está aislado”, agregó Persico. La alianza acordó un grupo de coordinación para fijar las posiciones comunes.

Por el momento, la alianza parece determinada a mantenerse viva, como ejemplifica un tuit del secretario general de los ecologistas, Julien Bayou: “Lo que hemos construido no se detiene aquí (...) cuenten con nosotros”.

*Con información de la AFP.