mundo

Oleada de cancelación de vuelos en Estados Unidos, esta es la razón

La situación más complicada se registró en el aeropuerto O’Hare de Chicago, donde un 12 % de operaciones debió suspenderse mientras que otro 35 % sufrió demoras significativas.


Los viajeros en los Estados Unidos vivieron un fin de semana complicado en materia de vuelos debido a la cancelación y retraso en las operaciones por torrenciales aguaceros que afectan a varios aeropuertos de ese país.

Así lo dio a conocer el sitio web FlightAware, que hace un seguimiento a la operación aérea detallando que solo el domingo se cancelaron más de 850 vuelos, mientras que más de 4.000 sufrieron retrasos.

La situación más complicada se registró en el aeropuerto O’Hare de Chicago, donde un 12 % de operaciones debieron suspenderse mientras que otro 35 % sufrió demoras significativas.

De acuerdo con las autoridades, se registró un incremento de las lluvias en Chicago, la ciudad más grande del Estado de Illinois, que es conocida como la Ciudad de los Vientos y es la tercera más poblada del país, después de Nueva York y Los Ángeles.

Incluso, ante el aumento de las lluvias en esa zona, se alertó sobre inundaciones en el condado de Cook.

Pero la situación también afectó a los viajeros durante la jornada del pasado sábado, donde se produjeron un total de 657 cancelaciones de vuelos y 7.267 retrasos tanto dentro como desde y hacia los Estados Unidos.

FlightAware reportó que ese fue el caso de la compañía American Airlines, que tuvo que cancelar el 4 % de sus vuelos, mientras que el 24 % de su operación sufrió retrasos.

En el caso de la empresa United, tuvo un 4 % de sus vuelos cancelados y un 23 % de retrasos. Le siguió Delta con un 2 % de cancelaciones y un 22 % de retrasos.

Finalmente, el portal informó que el 41 % de los vuelos de JetBlue y el 36 % de los de Southwest sufrieron demoras significativas, lo que afectó el traslado de pasajeros a sus sitios de destino.

Número de muertos por las inundaciones en Kentucky se eleva a 37

Entre tanto, la cifra de muertos por las inundaciones en el oriente de Kentucky ascendió a 37 la pasada semana, mientras nuevas lluvias complicaron las operaciones de limpieza, búsqueda y rescate,

“Estamos terminando el día con más noticias devastadoras en el este de Kentucky. Podemos confirmar que la cifra de muertos se ha elevado a 37, con muchos todavía desaparecidos”, escribió en Twitter el gobernador del estado, Andy Beshear.

Hizo un llamado a los ciudadanos: “hacemos por esas familias y unámonos para rodear con nuestros brazos a nuestros amigos de Kentucky”, tras varios días de emergencia.

HAZARD, KY - 06 DE AGOSTO: Linda Engle Chaffins, de 70 años, espera a un representante de FEMA junto a la carretera en el condado de Perry, Kentucky, cerca de Hazard el 6 de agosto de 2022. Miles de residentes del este de Kentucky han perdido sus hogares después de que las devastadoras tormentas de lluvia se hayan inundado la zona durante la última semana. El número de muertos se sitúa en 37 personas. Michael Swensen/Getty Images/AFP (Foto de Michael Swensen/GETTY IMAGES NORTH AMERICA/Getty Images vía AFP)
Miles de residentes del este de Kentucky han perdido sus hogares después de que las devastadoras tormentas de lluvia se hayan inundado la zona durante la última semana. Michael Swensen/Getty Images/AFP - Foto: Getty Images via AFP

Beshear aseguró que se espera que el número de muertos siga aumentando a medida que los equipos de búsqueda y rescate se desplieguen por las zonas inundadas y recuperen más cadáveres, una tarea obstaculizada por las lluvias registradas el pasado lunes.

“Hay potencial de tormentas severas hoy en todas las áreas afectadas”, aseguró el gobernador.

El Servicio Meteorológico Nacional emitió alertas de inundación en la mayor parte del oriente de Kentucky advirtiendo que “se esperaba el movimiento de un complejo de tormentas sobre la región”.

“Fuertes lluvias podrían derivar en inundaciones repentinas y es posible que tengan lugar tormentas eléctricas severas”, informó el organismo.

Algunas zonas acumularon más de 20 centímetros de lluvia en un período de 24 horas lo que provocó inundaciones repentinas.

El nivel de agua de la bifurcación norte del río Kentucky en Whitesburg subió hasta los 6 metros en cuestión de horas, muy por encima de su récord anterior (4,5 metros).

Algunas zonas de la región montañosa de los Apalaches siguen siendo inaccesibles tras las inundaciones que convirtieron las carreteras en ríos, arrastraron puentes y destrozaron casas.

Las inundaciones afectaron a una región de Kentucky que ya sufría una pobreza extrema, provocada por el declive de la industria del carbón, que era el corazón de su economía.

El estado ya vivió una situación catastrófica en diciembre de 2021, cuando un tornado arrasó con el oeste del estado y murieron 60 personas.

El presidente, Joe Biden, emitió recientemente una declaración de catástrofe para el estado, para que la ayuda federal complemente los esfuerzos de recuperación estatales y locales.

Las inundaciones del este de Kentucky son las últimas de una serie de fenómenos meteorológicos extremos que, según científicos, son una señal inequívoca del cambio climático.

Con información de AFP