vacuna de coronavirus

Pfizer pide autorización en Argentina para su vacuna contra el coronavirus

El Gobierno argentino planea comenzar a vacunar en la primera quincena de enero.


Tras haber recibido el aval de Reino Unido para comercializar su vacuna contra el coronavirus en ese país, la farmacéutica estadounidense Pfizer presentó una solicitud ante la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) de Argentina para que autorice el uso de la sustancia en ese país.

Así lo informó el ministro de Salud argentino, Ginés González García, quien explicó a la prensa que el miércoles “se presentó en el Anmat Pfizer para autorizar la vacuna en Argentina. Eso exige toda la documentación de todos los estudios que se han hecho”.

En declaraciones a radio Rivadavia, el ministro no anticipó cuánto tiempo tomará el trámite, pero estimó que la vacuna obtendrá el visto bueno en Argentina, tras haberlo obtenido en Inglaterra.

“Si la aprobó el Reino Unido yo estoy convencido de que tiene holgadamente todo lo que tiene que tener, pero no puedo anticiparlo porque no depende de mí, es una decisión técnica”, precisó González García.

El Reino Unido se convirtió este miércoles en el primer país del mundo que aprueba la vacuna desarrollada por Pfizer junto al alemán BioNTech.

La Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios (MHRA) británica aseguró que, pese a la rapidez de su aprobación, esta se hizo respetando todos los protocolos y sin precipitación.

El ministro de Salud argentino, Ginés González García, explicó que la solicitud de Pfizer ante el Anmat se presentó el miércoles.
El ministro de Salud argentino, Ginés González García, explicó que la solicitud de Pfizer ante el Anmat se presentó el miércoles. - Foto:

El ministro González García había dicho la semana pasada que el gobierno argentino planeaba comenzar a vacunar en la primera quincena de enero, siempre y cuando estén disponibles las vacunas.

Argentina tiene una tasa de letalidad que está entre las más altas del mundo, con casi 39.000 muertos y 1,43 millón de infectados en un país de 44 millones de habitantes.

El país participó en pruebas de voluntarios de la fase 3 de la vacuna de Pfizer/BioNTech, así como de la del grupo chino Sinopharm.

Además, junto a México, acordó que producirá la vacuna que desarrolla la Universidad de Oxford con la farmacéutica británica AstraZeneca para su distribución en América Latina, en caso de que supere la fase 3.

Firmó también un acuerdo con el proyecto Sputnik, del Instituto de Investigación ruso de Epidemiología y Microbiología Gamaleya.

El gobierno argentino pretende disponer de 60 millones de vacunas e inocular al 100% de los argentinos.

El plan de emergencia de Brasil

La Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria de Brasil (Anvisa) divulgó el miércoles los criterios que exigirá para aprobar el uso de emergencia de vacunas contra el covid-19, que experimenta un rebrote en este país, el segundo con más muertos por la pandemia.

Esa solicitud solo podrán hacerla los fabricantes cuyas vacunas están en la última fase de pruebas en Brasil, indicó en rueda de prensa Gustavo Mendes, gerente general de medicamentos y productos biológicos de la agencia reguladora.

Ese es el caso de cuatro farmacéuticas, aunque ninguna de ellas ha formulado hasta ahora esa solicitud, informó Anvisa. Se trata de AstraZeneca/Oxford, Pfizer/BioNTech, CoronaVac y Janssen, que realizan la tercera y última fase de test.

La vacuna de Pfizer y BioNTech comenzará a aplicarse en el Reino Unido en las próximas semanas. Además, podría comenzar a ponerse en la Unión Europea antes de finalizar el 2020.
La solicitud de emergencia para comercializar vacunas de covid-19 en Brasil solo la podrán tramitar los fabricantes cuyas vacunas están en la última fase de pruebas en Brasil - Foto: AFP

El uso de emergencia, en caso de aprobarse, se reservará a un público específico, según las características de cada vacuna, y esa autorización no debe confundirse con el registro sanitario necesario para que una vacuna pueda utilizarse en toda la población, precisó Mendes.

Los inmunizantes autorizados para uso de emergencia no podrán ser comercializados y sólo serán administrados por el sistema público de salud, añadió.

Brasil, con 212 millones de habitantes, tiene 6,4 millones de contagios y más de 174.000 muertos a causa del nuevo coronavirus.

El Ministerio de Salud anunció el martes un cronograma preliminar que contempla que cuando se aprueba el uso general de una vacuna sus primeros beneficiarios serán los trabajadores de la salud, las personas mayores de 75 años o mayores de 60 que viven en asilos o instituciones psiquiátricas y los indígenas.

El plan no ofreció detalles sobre plazos ni logística. En 2021, Brasil debe recibir 42 millones de dosis en el marco de la iniciativa internacional Covax Facility y otras 100 millones de dosis de la vacuna producida por AstraZeneca/Oxford. Este acuerdo permitiría, según el Ministerio de la Salud, producir otras 160 millones de dosis en territorio nacional en el segundo semestre.

Con información de AFP.