Tendencias
Las protestas en Irán siguen, a pesar de la represión de la policía y el gobierno
Las protestas en Irán siguen, a pesar de la represión de la policía y el gobierno. - Foto: AFP / Geoff Robins

mundo

Siguen las protestas en Irán: hay fallecidos, heridos y en algunos videos se ve a la Policía ceder ante los manifestantes

El presidente iraní, el ultraconservador Ebrahim Raisi, afirmó que había que lidiar “con decisión” con quienes estaban detrás de la violencia.

Nuevas protestas estallaron en Irán por la muerte de una joven detenida por la policía de la moral, pese a la sangrienta represión de las fuerzas de seguridad, que ha dejado al menos 41 muertos, según cifras oficiales.

El principal partido reformista de Irán exhortó al Estado a acabar con la obligación para las mujeres de llevar velo en público. El supuesto uso “inapropiado” del pañuelo islámico fue lo que provocó la detención de la joven fallecida, Mahsa Amini, de 22 años.

Cientos de manifestantes han sido arrestados, junto con activistas reformistas y al menos 17 periodistas, según el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ), entre ellos Niloufar Hamedi, del diario reformista Shargh, que informó sobre la muerte de Amini.

La televisión estatal anunció que el número de muertos ascendía a 41 víctimas. También transmitió imágenes de “alborotadores” en las calles del norte y oeste de Teherán, así como en “algunas provincias”, y dijo que estos habían incendiado propiedades públicas y privadas.

En otras imágenes se puede ver como los manifestantes se abren paso ante los cuerpos de seguridad, quienes al ver la multitud avanzar sobre ellos, deben dejarlos pasar, cediendo ante los gritos de protesta de los ciudadanos inconformes con el régimen establecido.

Sin embargo, las víctimas mortales parecen seguir en crecimiento. El grupo Iran Human Rights elevó el número de muertos a 54, excluyendo al personal de seguridad, y afirmó que, en muchos casos, las autoridades habían condicionado la devolución de los cuerpos de los fallecidos a sus familias a que aceptaran entierros secretos.

La ONG con sede en Oslo dijo que la mayoría de las muertes se habían producido en las provincias del Mar Caspio de Guilán y Mazandarán. La plataforma de monitor de internet NetBlocks informó que ahora Skype está restringido en el país, como parte del apagón de las comunicaciones que ya afecta a otras plataformas y redes sociales como Instagram, WhatsApp y LinkedIn.

Las autoridades han reportado oleadas de arrestos: el jefe de policía de Guilán anunció “la detención de 739 alborotadores, incluidas 60 mujeres”, solo en esa provincia. Las protestas estallaron nuevamente el sábado por la noche en la capital de esa provincia, Rasht, así como en varias partes de Teherán, según videos publicados en las redes sociales.

La policía antidisturbios se desplegó en gran número en el norte de Teherán dijeron testigos. Según la ONG kurda de defensa de los derechos Hengaw, con sede en Noruega, los manifestantes “han tomado el control” de partes de la ciudad de Oshnavieh, en la provincia de Azerbaiyán Occidental.

El poder judicial iraní reconoció que los manifestantes habían “atacado tres bases de Basij”, una milicia islámica que trabaja a órdenes del Estado, en Oshnaviyeh, pero negó que las fuerzas de seguridad hubieran perdido el control de la ciudad. El presidente iraní, el ultraconservador Ebrahim Raisi, afirmó que había que lidiar “con decisión” con quienes estaban detrás de la violencia.

Su comentario llegaba poco después de que Amnistía Internacional alertara del “riesgo de un derramamiento de sangre aún mayor” facilitado por un “apagón deliberado de internet” por parte de las autoridades, en un intento de dificultar las manifestaciones y de evitar que las imágenes de la represión lleguen al exterior.

La ONG con sede en Londres afirmó que las pruebas reunidas en 20 ciudades de Irán apuntan a “un terrible patrón de las fuerzas de seguridad iraníes que disparan deliberada e ilegalmente munición real contra los manifestantes”. En algunas imágenes del viernes se veía a las fuerzas de seguridad en las ciudades de Piranshahr, Mahabad y Urmia disparando con lo que parecía ser munición real contra personas desarmadas.

*Con información de AFP.