brasil

Tragedia ambiental no para en Brasil: 2022-1 marca récord de deforestación amazónica

Los reflectores de las asociaciones ambientalistas señalan como responsable al gobierno de Jair Bolsonaro.


Angustiantes datos reveló la agencia espacial Inpe sobre el avance de la deforestación en la región amazónica de Brasil, asegurando que en el primer semestre del año 2022 dicha situación alcanzó niveles récord, siendo el período donde mayor daño ambiental se ha registrado desde que se tiene registro de dicha medición; es decir, a partir del año 2016.

De igual modo, al término del mes de junio, según el informe, este se convirtió en el mes con mayores índices o niveles de conflagraciones de los últimos 15 años, advirtiendo a su vez que esta clase de fenómenos aumentó en cerca del 17 %, en comparación con los registros del primer semestre del año anterior (2021).

De acuerdo con referido informe, retomado por medios internacionales como la Agencia France-Presse, se estima que, entre el 1.° de enero y el 24 de junio de 2022, la deforestación en la Amazonia brasileña alcanzó altísimos niveles, calculados, según el Inpe, en un área de 3.750 km².

Según el instituto responsable de la medición, dicho dato se configura en “el peor registro semestral desde 2016″, fecha en la que se inició con el seguimiento basado en evidencias diarias que configuran el Sistema de Detección de Deforestación en Tiempo Real (Deter).

Para ilustrar el volumen del terreno deforestado, la referida agencia explicó que el área de selva afectada equivale a un territorio equiparable al de la ciudad de Río de Janeiro, una de las más grandes de Brasil.

Sobre los meses en los que avanzó de manera más acelerada el deterioro de la selva, el informe advierte que los meses de enero y febrero, “fueron los más críticos”, calculando que en dicho período se devastaron cerca de 430 km² y 199 km² de selva, correspondientemente.

Hasta el momento, según detalla el mismo informe, el período con más altos registros de deforestación de la Amazonia brasileña se había fijado en el año 2021, período en el que la cifra había alcanzado los 3.605 km², un registro que, semestre tras semestre, ha ido en crecimiento desde 2017.

Junio reportó un alto número de pérdidas de hectáreas por incendios

De acuerdo con el informe referido, la tragedia en la Amazonia estuvo marcada por el alto número de incidentes relacionados con conflagraciones, que se asocian con el consumo de vastas superficies de bosque.

La información de las autoridades da cuenta de la ocurrencia de 2.562 incendios durante el mes de junio, indicador que muestra la peor situación en lo corrido de 15 años, situación que solamente es superada por la crisis presentada en el mes de junio de 2007, cuando en la zona se reportaron 3.519 incendios, según los datos del Inpe.

Según las estadísticas del Instituto, la cifra registrada en el mes que terminó el pasado jueves, representa un incremento de esa clase de hechos, que supera en 11 % al registro obtenido en el mismo mes del año anterior, cuando el reporte da cuenta de 2.305 focos de incendio.

Sobre el total de incendios que marcaron a esa región de Brasil en el primer semestre de 2022, la cifra muestra un incremento del 17 % frente al año anterior, alcanzando un total de 7.533 eventos.

La difícil situación que se vive en la Amazonia ya ha despertado también el pronunciamiento de las diferentes entidades protectoras de la diversidad y el medioambiente, como Greenpeace, cuyo representante en Brasil, Cristiane Mazzetti, admitió, a través de una nota de prensa, que “la estación seca apenas comenzó en la Amazonia y ya se están batiendo récords de destrucción ambiental”.

Voces críticas contra Jair Bolsonaro

Tras el conocimiento del informe, y en la senda de una situación que ya se venía presentando, los reflectores apuntaron hacia el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, quien es señalado de la difícil situación que atraviesa la Amazonia, en tanto su visión de ‘desarrollo’ ha propiciado el avance de la devastación de esa región, amparada en políticas a favor de la promoción del sector agrícola y la obtención de mayores territorios cultivables.

“El impacto de esta negligencia política será la creciente pérdida de resiliencia en estos entornos, sin mencionar el daño a las comunidades locales y la salud. El escenario es muy preocupante”, afirmó a su turno Mariana Napolitano, gerente de Ciencias de WWF Brasil.

A su turno, desde Greenpeace apuntan que pese a que el uso de fuego fue prohibido por decreto presidencial del 23 de junio, en una medida que se extiende por 120 días, desde esa fecha ya se han presentado 1.113 incendios en la Amazonia.

*Con información de la AFP.