estados unidos

Veto de Rusia y China frenó propuesta de nuevas sanciones contra Corea del Norte presentada por EE. UU. en la ONU

Desde Rusia y China abogaron porque Estados Unidos vuelva a intentar la vía diplomática para hablar con Corea del Norte sobre sus ejercicios militares.


En propuesta, así terminó este jueves en el seno del Consejo de Seguridad una iniciativa presentada por Estados Unidos para endurecer las sanciones en contra de Corea del Norte, como represalia por los nuevos ensayos de misiles adelantados en los últimos días. La razón es que, pese al visto bueno de los otros 13 miembros, permanentes y no permanentes del organismo, dos de los miembros permanentes, con derecho al veto, lo hicieron efectivo, truncando la emisión de la resolución.

Los países encargados de frenar la aspiración de Estados Unidos fueron Rusia y China; Estados que se opusieron a que se le implementaran las sanciones, que versaban sobre una restricción a la capacidad que se otorga a ese país para la compra de petróleo crudo y refinado, con lo que se buscaba presionar al régimen de Pyongyang.

Según recogen medios internacionales como la Agencia AFP, algunas de las delegaciones presentes en el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), advirtieron que el panorama desatado era un escenario que ya estaba previsto, y pese a haber emitido su voto positivo, afirmaban que era conocido que, someter a votación la iniciativa de Estados Unidos, era un proceso accesorio, pues la factibilidad de que fuera vetada por Rusia y China, se sabía era alta.

Sobre el particular, miembros de cuerpos diplomáticos presentes en el Consejo de Seguridad, habían afirmado que lo ocurrido es solo muestra del deseo de Estados Unidos por expresar su descontento y rechazo a los ensayos balísticos de Corea del Norte, aún sabiendo que las sanciones propuestas no prosperarían.

La acción, que buscaba censurar o condenar a Estados Unidos con su propuesta de resolución, se refiere al reciente ejercicio militar adelantado por Corea del Norte, con el lanzamiento de misiles, que es visto como un acto disuasorio o de amenaza, y que representa un riesgo real para aliados importantes de EE. UU. como Japón y Corea del Sur.

En ese sentido, las pruebas armamentísticas de Corea del Norte son vistas como “una amenaza para la paz y la seguridad de la comunidad internacional en conjunto”.

Dicha posición sobre el peligro que representa Corea del Norte para el Sistema Internacional, había sido expuesto previo a la reunión del Consejo de Seguridad por la embajadora estadounidense ante dicho órgano, Linda Thomas-Greenfield, quien apelaba a la aprobación de las sanciones.

En ese mismo sentido, el embajador chino en dicho espacio, Zhang Jun, advirtió que el deseo de Estados Unidos, respaldado por la mayoría de los miembros actuales del Consejo de Seguridad, solamente evidencia la posición de Washington en detrimento de la posibilidad de que las diferencias diplomáticas sean resueltas o abordadas a través de los canales del diálogo y la “reconciliación”.

Así, el Gobierno de Pekín se manifestó en contravía de las sanciones que pretende instaurar o fortalecer EE. UU., afirmando que estas tampoco son medidas que logran responder de forma satisfactoria a la crisis o situación de tensión que se vive internacionalmente.

Para China, la eventual emisión de una resolución de castigo por parte de la ONU, solamente serviría para “empeorar la situación”, refiriendo que antes de solucionar la situación, sí convertiría al continente asiático en un escenario de confrontación y tensión aún peor.

En ese mismo sentido, y en contravía de la opción de las sanciones, la delegación China instó a Estados Unidos a tomar otras vías que considera más efectivas, y antes que imponer medidas de castigo, le apueste a buscar espacios de encuentro: así, China instó a Estados Unidos a buscar reinstalar los espacios de diálogo directo con el régimen de PyongYang; postura que fue respaldada a su vez por la delegación rusa que elevó un llamado al diálogo.

En declaraciones recogidas por medios internacionales, el embajador ruso en la ONU, Vassily Nebenzia, dijo que “parece que nuestros colegas estadounidenses y occidentales sufren el equivalente del bloqueo del escritor. Parecen no tener ninguna respuesta a las situaciones de crisis más que introducir nuevas sanciones”, declaró.

El temor que despierta Corea del Norte

Aunque la resolución y sanciones propuestas por Estados Unidos contra el régimen de Pyongyang versan sobre bloqueos a las importaciones norcoreanas de productos como combustibles minerales, relojes, y tabaco, estas también estaban encaminadas a endurecer la lucha contra acciones en escenarios cibernéticos por parte de Pyongyang.

Según precisan medios internacionales, tras el veto a estas nuevas sanciones, se presenta un creciente temor sobre la oportunidad que tendrá el Consejo de Seguridad, pese a que sus resoluciones tienen carácter vinculante, para hacer cumplir lo dispuesto ya en providencias emanadas del órgano en 2017.

En aquel entonces, y a través de tres resoluciones aprobadas por los miembros, se buscó frenar a Corea del Norte a través de obstáculos económicos, afectando algunos de los canales de comercio que tiene para su abastecimiento, como castigo a las pruebas nucleares y balísticas.

Uno de los principales temores frente al avance militar de Corea del Norte, se refiere a la oportunidad de ese país de desarrollar armas que combinan la tecnología nuclear y los misiles, a través de la conformación de misiles con cabezas nucleares.

El hecho, que volvió a prender las alarmas de occidente frente al avance militar de Corea del Norte, se refiere a una prueba de misiles realizada en días pasados, con armas de poder intercontinental, en momentos en los que el presidente Biden visitaba territorio asiático.

*Con información de AFP.