Tormentas en el horizonte


El Presidente Francois Mitterrand reiteró el 4 de abril su decisión de seguir impulsando el proceso de reestructuración de la industria francesa a pesar de los riesgos sociales, en particular la supresión de miles de empleos que comporta la modernización tecnológica. "Supresión pero no despido, pues todas las personas que pierdan su puesto de trabajo mantendrán su contrato, debido a que el Estado garantiza la continuación de su enrolamiento laboral, evitando todo licenciamiento", afirmó el mandatario. Tras las grandes movilizaciones campesinas de la semana pasada en la zona de La Lorraine, los trabajadores de la siderurgia bloquearon rutas y organizaron numerosas protestas por la decisión gubernamental de suprimir unos 20 mil empleos en la siderurgia, considerada deficitaria desde hace dos décadas.--