justicia

A la cárcel los dos policías vinculados a la muerte de Javier Ordóñez

Los uniformados fueron enviados a la cárcel de Facatativá.


Este lunes, la juez 29 de Garantías de Bogotá envió a la cárcel a Juan Camilo Lloreda Cubillos y Harby Rodríguez Díaz, los dos policías investigados por la muerte del abogado Javier Ordóñez en el CAI de Villa Luz, Engativá, ocurrida el pasado 8 de septiembre.

La funcionaria judicial acogió la petición de la Fiscalía de dictar una medida de aseguramiento preventiva contra los uniformados, cuyos abogados pidieron que fueran enviados a la cárcel de Facatativá, un centro especial de detención.

El ente acusador imputó a los agentes los delitos de homicidio agravado y tortura agravada, pues investigadores tienen los elementos probatorios suficientes que determinarían su responsabilidad en la muerte de Ordóñez en un caso de aparente abuso policial.

De hecho, la juez insistió durante la audiencia en que el fallecimiento del abogado se dio de forma violenta y que se trató de un homicidio.

Además, reprochó la actuación de los uniformados, recordando también que el episodio generó el descontento de la ciudadanía, la chispa que encendió una protesta masiva en varios sectores de Bogotá.

Aprovechó también para afirmar que los policías están perfectamente capacitados para estar por encima de los comportamientos irracionales de la sociedad y, por tanto, no deberían comportarse de la misma manera a quienes los agreden.

En la recapitulación de los hechos, la jueza 29 dijo que los testimonios dan claridad de un asunto muy importante y que determina la gravedad del asunto: “Javier Ordóñez y sus amigos ya estaban regresando a su conjunto residencial, la actuación de los policías debió ser radicar una denuncia por agresión a servidor público y no enfrentarse al ciudadano en estado de embriaguez”.

“El comportamiento de los policías debió ser superior al de los ciudadanos, que estaban en un grado de exaltación y alterando el orden público (…) Esa actuación afectó gravemente al país, afectó la credibilidad de las instituciones en general y desató una ola de violencia alrededor de todo lo ocurrió en la muerte de Ordóñez”, dijo la juez.