Tendencias

Home

Nación

Artículo

Los indígenas dicen que seguirán con su ruta de liberación porque es un deber ancestral.
Los indígenas dicen que seguirán con su ruta de liberación porque es un deber ancestral. - Foto: archivo semana

regiones

Afros versus indígenas: la nueva bomba social que estalló en el Cauca por disputas de tierras

Las confrontaciones entre estas dos comunidades por invasiones de tierras en el norte del Cauca se salieron de control. Reclaman más presencia de autoridades.

El video del hecho que disparó las alarmas en las comunidades afrodescendientes del norte del Cauca dura apenas 90 segundos. En la pieza audiovisual, que se viralizó rápidamente, hay un grupo de indígenas que acorrala a trabajadores afros de ingenios cañeros, los atacan con artefactos explosivos caseros de baja intensidad y hasta con armas de fuego, según el relato de quien graba: “Le dieron a uno”, dice. Posteriormente, se ve a varias personas sostener el cuerpo de un herido.

Ese hecho, registrado la semana pasada en unos predios de Guachené, norte del Cauca, no pasó desapercibido entre la comunidad afrodescendiente, que por más de 200 años ha ocupado esos terrenos. Los ánimos se exacerbaron tanto que en varios sectores ya se habla de una “respuesta a los indígenas porque no nos vamos a dejar”.

La situación es compleja: desde el anuncio de Gustavo Petro como presidente de Colombia, los indígenas de este sector del país iniciaron una escalada de acciones para ocupar predios donde se cultiva caña de azúcar, que, según ellos, pertenecen a los ingenios. Sin embargo, muchos de esos terrenos y grandes haciendas que los indígenas quieren ocupar no son de grandes terratenientes, como ellos los llaman, sino de particulares –en su mayoría afros– que alquilan los predios para la siembra de caña e, igualmente, trabajan para los ingenios.

Por eso, hace más de un mes las confrontaciones suben cada día de nivel. Por un lado, los afros defendiendo sus tierras y, por otro lado, los indígenas queriendo invadir para llevar a cabo su estrategia de “liberación de la Madre Tierra”. “Ellos vienen aquí creyendo que todo les pertenece y no nos escuchan, solo quieren que nos vayamos, y nosotros también tenemos derechos porque hemos estado aquí siempre. No nos vamos a dejar y, si hay que responder, respondemos como sea”, dice uno de los líderes afros consultados por SEMANA.

Las comunidades afros señalan que no se irán de sus territorios ni abandonarán sus tierras.
Las comunidades afros señalan que no se irán de sus territorios ni abandonarán sus tierras. - Foto: archivo semana

La situación escaló a tal grado que la comunidad afro se ha organizado en grupos de choque –con vigilancia permanente– para repeler los intentos de invasión de los colectivos indígenas. “Ya sabemos cómo actúan: primero mandan a unos poquitos encapuchados y luego llegan en manada lanzando gas lacrimógeno y hasta bala”, agrega el líder.

En menos de un mes, los indígenas invadieron más de diez grandes predios cañeros. El último fue la Hacienda Japio, en zona rural de Santander de Quilichao. “La gente está dispuesta a hacerse matar por defender sus terrenos. Ellos nos quitan la tierra, el trabajo, porque sin ingenios qué vamos a hacer, de qué vamos a vivir, nos quieren quitar todo. Y para ellos es algo más, porque no necesitan trabajar, ya que tienen enormes ayudas del Estado, pero nosotros no”, dice otro de los líderes, que por amenazas en su contra pide omitir su identidad.

“Nadie dice nada”

”Líderes indígenas y afros se han encontrado en varias mesas de conciliación en las que no se ha resuelto nada. Miembros del Consejo Regional Indígena del Cauca (Cric) dicen que ellos no están detrás de las invasiones, pero, cuando los consejos comunitarios afrocolombianos les piden actuar como garantes de la vida y derechos humanos, guardan silencio.

Así las cosas, solo es cuestión de tiempo para que el suroccidente del país asista a un capítulo inédito en su historia de violencia: enfrentamientos entre afros e indígenas por tierras.