Tendencias
Las comunidades indígenas del Alto Baudó son las más afectadas por los enfrentamientos entre las AGC y el ELN. - Foto: Federico Ríos / SEMANA

nación

Alto Baudó en crisis: crece desplazamiento tras decapitaciones

El alcalde del municipio, Ulises Palacio, asegura que desde el año pasado viven una crisis sin precedentes por desplazamiento forzado. Son 2.700 personas, dice.

Alto Baudó es un municipio chochoano inmerso en la selva más tupida, asediado desde hace más de veinte años por grupos paramilitares al servicio del narcotráfico y de la minería ilegal que lo arruinan todo a su paso. La violencia les ha sido cercana a las decenas de resguardos indígenas y comunidades afro, pero desde este fin de semana, cuando hombres de las Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC) decapitaron a cinco personas en el corregimiento de Chachajo, todo se convirtió en terror.

El alcalde del municipio, Ulises Palacios, le dijo a SEMANA que la mayoría de desplazados han llegado a Pie de Pató, cabecera municipal que desde el año pasado ha recibido miles de personas que han huido de sus territorios por los enfrentamientos de las AGC con el ELN, quienes luchan por las rutas de cocaína que llevan al Pacífico.

“Han llegado miembros comunidades indígenas, sobre todo del resguardo Puerto Alegre y La Divisa; estamos hablando de 160 de unas familias, pero esto es un refuerzo, porque desde el año anterior se habían desplazado unas 150 familias. También recibimos a mucha gente de Chachajo. Estamos hablando de unas 2.700 personas desplazadas”, dijo el alcalde.  

Pese al gran drama que se vive en el Alto Baudó, el alcalde Palacios asegura que no han recibido ninguna ayuda del Gobierno Nacional y que por ahora solo han tenido el apoyo de la Unidad de Víctimas, agencias de cooperación internacional y del Ejército, que ha desplegado tropas en la zona.

“Ha habido decapitados y mutilados, cinco víctimas en los últimos días. Se trata de personas que sí son de la región, no puedo dar fe de que estaban en el conflicto o no, son de la región. La gente tiene mucho miedo y nosotros estamos solos, estamos a más de un día de camino Quibdó. Esperamos la visita del señor gobernador”.