justicia

Álvaro Uribe: diez mentiras que usó para sustentar su renuncia al Senado

SEMANA en Vivo, con María Jimena Duzán, analiza las principales falsedades o afirmaciones sin sustento que dijo el expresidente en la entrevista en la que se fue lanza en ristre contra la Justicia.


Este martes, Álvaro Uribe Vélez tomó la primera decisión en su nueva estrategia de defensa. Renunció al Senado con el argumento de que la Corte Suprema, la entidad que lleva su caso y que le impuso casa por cárcel como medida de aseguramiento, no es imparcial, tiene un "sesgo político" y no le ha dado garantías en su proceso por presunta manipulación de testigos y fraude procesal. 

En sus entrevistas, sus comunicados y la carta que entregó al presidente del Senado, Arturo Char, Uribe ha sostenido una serie de afirmaciones categóricas que, según los invitados a SEMANA en Vivo, el programa de María Jimena Duzán, le apuntan a deslegitimar la justicia para no seguir siendo investigado por la Corte Suprema de Justicia. 

Muchas de sus afirmaciones, según los panelistas de este debate, son contrarias a la verdad procesal o carecen de sustento. El exministro Yesid Reyes, el exmagistrado César Julio Valencia Copete, la periodista Juanita León y el congresista Gustavo Bolívar expusieron en el programa de María Jimena Duzán cuáles son estas contradicciones. 

Vea el programa en vivo:

La renuncia al Senado de Uribe tiene un antecedente. En 2018, cuando la Corte decidió llamarlo a rendir indagatoria por el mismo caso, Uribe escribió su carta de renuncia al Senado –la cual luego retiró–, y cuando la prensa le preguntó si con esa movida pretendía salir de la órbita de los magistrados, el entonces senador respondió: "Nunca ha pasado por mi mente evadir a la Corte Suprema de Justicia. No hay una decisión que vaya a tomar que pretenda eludir a la Corte". Y agregó: “En mi designio de vida está combatir la infamia, desde la libertad o desde la cárcel. Y que se sepa toda la verdad”. Esa postura ahora cambió y es por eso que el expresidente y sus abogados en los últimos días se han empeñado en afirmar que los magistrados están actuando en “venganza” y que no ofrecen ninguna garantía. 

De esa forma, el expresidente busca instalar la idea de que no está evadiendo a la Corte, sino que no tuvo opción distinta porque tal instancia no está procediendo en derecho. Para apuntillar esa tesis, Uribe arrancó una ronda de entrevistas con afirmaciones polémicas. Estas son las diez afirmaciones más endebles o contrarias a la verdad que ha lanzado el expresidente:

 
UNO:  Esta es la misma Corte que trató de "tumbar" a Uribe 2009. 

El expresidente descalificó de plano al magistrado instructor César Reyes y a los otros cuatro togados que conforman la Sala de Instrucción que conoce su caso, señalando que en la práctica son los mismos juristas con que él tuvo agrios enfrentamientos durante sus dos periodos en la Presidencia (2002 a 2010).

Aunque la Sala de Instrucción y la Sala de Juzgamiento son órganos nuevos –creados en 2018– y autónomos de la Sala Penal, para Uribe todos son la misma cosa y están “sesgados ideológicamente”. 

En realidad los magistrados que conforman estas dos salas no tienen dependencia jerárquica en la Sala Penal. Incluso la mayoría de los magistrados que chocaron con el gobierno Uribe hace una década ya salieron de la Sala Penal por periodo cumplido. 

Al respecto, el exmagistrado César Julio Copete, integrante de la Corte Suprema en 2009, señaló que los choques con el gobierno Uribe se dieron cuando el Alto Tribunal tomó decisiones contra los parapolíticos. Y recordó el 26 de septiembre de 2007 que el entonces presidente Uribe llamó a Valencia para reclamarle airado por la medida que acababa de tomar la Corte contra su primo Mario Uribe. “El presidente tuvo una reacción violenta”, recordó.

DOS: La Corte actúa en venganza y tiene "secuestrado" al expresidente. 

Esta fue una de las primeras afirmaciones que hizo Uribe en la entrevista con Vicky Dávila y María Isabel Rueda el domingo pasado a través de SEMANA TV. “Lo de la Corte Suprema fue un procedimiento mafioso”, dijo Uribe para indicar que su detención es contraria al derecho. Con ese señalamiento, el exmandatario lanzó lodo sobre los cinco magistrados integrantes de la Sala de Instrucción que le impusieron la medida de aseguramiento. Y aún más.

El exsenador fue hacia atrás y cuestionó también a José Luis Barceló y a Luis Antonio Hernández, integrantes de la Sala Penal que en 2018 decidieron compulsar copias para que lo investigaran. Uribe aseguró que la Corte Suprema ha actuado con sesgo ideológico y siguiendo la línea que supuestamente dicta la guerrilla de las Farc. Ese planteamiento es falso de cabo a rabo. Uribe no presentó ninguna evidencia para graduar de mafiosos a los magistrados, simplemente se limitó a hacer esos señalamientos. Trató de presentar su opinión como un hecho. 

Así mismo, afirmar que Uribe detenido en las 1.500 hectáreas que tiene la fabulosa hacienda El Ubérrimo, en Córdoba, es un “secuestrado”, resulta contrario a toda evidencia. De hecho, el expresidente pudo hablar tres horas en la entrevista porque no tiene ninguna restricción al respecto.

Todos los panelistas invitados a SEMANA en Vivo coincidieron en que el proceso judicial en Colombia ofrece amplias garantías y diversas herramientas para que quien esté inconforme con la apreciación de los jueces recurra las decisiones dentro del propio proceso. 

El exministro de Justicia y penalista, Yesid Reyes, advirtió que deslegitimar la justicia es un paso muy peligroso porque de esa forma se incita a la violencia, y eso en un país como Colombia es aún más delicado. “Si alguna persona que está siendo investigada tiene la certeza o la creencia de que no le están respetando los derechos, tiene muchos recursos legales dentro del proceso o incluso por fuera con mecanismos como la tutela”, señaló Reyes.  

TRES: La Corte considera que Uribe es un peligro para la sociedad.

Falso, la medida de aseguramiento contra el expresidente no se fundamenta en ese argumento que el mandatario y sus abogados han repetido. En realidad, la detención domiciliaria ordenada por la Corte se basa en que las evidencias y los hallazgos de la investigación dan cuenta que el expresidente, presuntamente, ha tratado de obstruir la justicia presentando testigos falsos para llevar a error a los magistrados. 

Sobre este punto, el senador Gustavo Bolívar recordó que la Corte Suprema de Justicia, en el comunicado con el que informó sobre la medida de detención contra Uribe, señaló que “la prueba indiciaria es abundante, clara, inequívoca y concluyente”. El congresista opositor agregó: "Creo que Uribe está asustado con el material probatorio que tiene la Corte".

“No entiendo por qué cuando una decisión es a favor, vienen aplausos; y si es en contra, vienen los infundios”, comentó Valencia Copete.

CUATRO: Iván Cepeda es "un joven senador de las Farc".

Esa ha sido repetida hasta la saciedad por el expresidente Uribe. Incluso la extendió a los magistrados al señalar que estos en su caso no están actuando en derecho, sino con un sesgo ideológico complaciente de las pretenciones de la extinta guerrilla. Uribe, al "poner" a su adversario político como integrante de la nueva generación de las Farc, tampoco aportó ninguna prueba al respecto. Solo señaló que en el computador de Raúl Reyes aparecía su nombre.

Sobre este argumento de Uribe, el senador Bolívar señaló que es una maniobra para estigmatizar. "En su momento, el propio Iván Cepeda le envió una fuerte carta a las Farc en la que rechazó que esa guerrilla hubiera usado el nombre de su padre para bautizar una estructura", comentó Bolívar, quien recalcó que el senador del Polo es honorable.

“El caballo de batalla de Uribe en sus dos periodos como presidente y en el intento del tercer periodo, fueron las Farc. Eso es lo que le da réditos electorales y, al no haber Farc, se queda sin discurso. Por eso ahora que no hay Farc insisten en acabar con la JEP y en dañar la paz”, dijo Bolívar.   

CINCO: El testigo Juan Guillermo Monsalve cambió de versión

Este es quizás el testigo más famoso del caso Cepeda versus Uribe. Monsalve y Pablo Hernán Sierra son los testigos que originaron el caso. En 2011, el congresista Iván Cepeda conoció que estos delincuentes, quienes purgan largas sentencias, habían testificado que el Bloque Metro de las Autodefensas se creó en la hacienda Guacharacas a mediados de los 90 con el auspicio del entonces gobernador Álvaro Uribe.

Cepeda presentó en el Congreso esos testimonios y eso llevó a Uribe a denunciarlo ante la Corte Suprema. En sus recientes declaraciones, Uribe señaló que Monsalve no fue paramilitar y que su versión ha cambiado. El expediente del caso Uribe versus Cepeda muestra que el testigo no ha cambiado su versión, sino que la defensa del expresidente ha pretendido que este se retracte sin que eso ocurra hasta ahora.

La Corte Suprema, tras hacer constataciones sobre las afirmaciones de Monsalve, concluyó que la versión del testigo tiene sustento. De hecho, en el auto de la Sala Penal de 2018, los magistrados ordenaron investigar qué ha ocurrido con los expedientes en los que Monsalve rindió originalmente su versión.

Lo dicho por Monsalve también fue sustento para que la Fiscalía revocara la resolución inhibitoria que había en el búnker a favor del exgobernador Uribe por presuntos nexos con los paramilitares responsables de la masacre de El Aro. Sobre este punto, el senador Bolívar señaló que el caso actual contra Uribe –por presunta manipulación de testigos y fraude procesal– no es ni de lejos el más delicado que hay contra el exmandatario.     

SEIS: El proceso contra Uribe es obra de Juan Manuel Santos

La Corte, tras investigar varios años, llegó a dos grandes conclusiones: que el senador Cepeda no incurrió en manipulación de testigos, y que Uribe, probablemente, sí. Ese fue el famoso momento en 2018 cuando se produjo la voltereta de roles entre denunciante e investigado. A partir de entonces Uribe pasó a ser sospechoso y Cepeda víctima.

Los panelistas de SEMANA en Vivo consideraron que el argumento de Uribe según el cual detrás de su caso no hay pruebas sino la mano siniestra de sus adversarios políticos, concretamente del expresidente Juan Manuel Santos, es infundada. Se trata, más bien, de un esfuerzo por sacar el asunto del terreno judicial y trasladarlo a la arena política. 

“Hay muchos abogados a los que les gusta llevar los procesos a la luz pública, eso a mí no me parece necesariamente malo, lo que no puede ser admintido bajo ningún caso es desprestigiar a las instituciones y a los jueces ”, señaló el exministro Reyes. Por su parte, Juanita León consideró que con ese argumento se trata también de abrirle paso al referendo con que el uribismo pretende una serie de reformas, incluyendo una recomposición de la rama judicial.

SIETE: El testigo Monsalve no es paramilitar

Uribe asegura que el testigo clave, Juan Guillermo Monsalve, nunca formó parte del Bloque Metro y señala que ello lo prueba el hecho de que el testigo no fue admitido ni en Justicia y Paz, ni en la JEP. Pero el expresidente se choca con una realidad procesal distinta. Pues, como ya se explicó, la Corte Suprema de Justicia –ayer la Sala Penal y más recientemente la Sala de Instrucción– hasta ahora encuentran creíble que las afirmaciones de Monsalve sobre su pertenencia al Bloque Metro.

Las constataciones preliminares han llevado a los jueces a esa conclusión. Otra cosa es que Uribe, como argumento de defensa, considere que el testigo que lo señala carece de sustento. “Es entendible que haya disconformidad, pero lo que está muy mal es desprestigiar a los jueces y tratarlos de delincuentes. Eso no puede pasar en un estado de derecho”, dijo el exmagistrado Valencia.

OCHO:  La Corte no quiso escuchar al Tuso Sierra

La defensa del expresidente, y el propio encartado, han insistido en los últimos días con la afirmación de que la Sala de Instrucción no quiso escuchar al exparamilitar extraditado Juan Carlos ‘el Tuso‘ Sierra. En realidad, a este individuo se le citó y, cuando todo estaba listo para escuchar su testimonio, no se pudo concretar porque el propio declarante manifestó que el compromiso se le cruzaba con otra diligencia judicial.

Sobre la polémica en torno al Tuso Sierra, María Jimena Duzán leyó el aparte de la decisión de la Corte en el que se afirma que Uribe, personal y directamente o por intermedio de terceros, procuró conseguir la declaración del Tuso. Los abogados de Uribe rechazan que la Corte afirme que "personal y directamente" el expresidente trató de contactar al Tuso. Pero olvidan que en el mismo aparte la decisión también señala "o a través de terceros". 

Juanita León recordó que hay una interceptación entre Uribe y Cadena en la que el primero le pide buscar al exparamilitar Juan Carlos ‘el Tuso‘ Sierra y obtener su testimonio. La directora de la Silla Vacía señaló que "es triste que un expresidente de la República tenga que acudir a delincuentes para acreditar sus versiones". 

Sobre este punto, el exmagistrado Valencia Copete dijo: “El Tuso vuelve y juega, eso viene desde 2007… Más allá de si lo contactó o no, de si fue de cerca o de lejos, hay que dejar actuar a los jueces. Las providencias se impugnan dentro del proceso, no a través de medios de comunicación o de chismes. Hay que respetar la autonomía de los jueces, si estos aprecian equivocadamente hay que impugnar”

NUEVE: La Corte no cuenta con pruebas

Uribe Vélez cuestionó con severidad que "sin pruebas" los magistrados lo pusieron en casa por cárcel. El exmandatario señaló que en el voluminoso expediente no hay una sola evidencia que lo comprometa, sino solo inferencias subjetivas, y en virtud de ello pidió que se levante la reserva del expediente para que la ciudadanía pueda conocer los elementos.

Sobre el punto, los panelistas nuevamente señalaron la comunicación de la Corte Suprema según la cual la prueba indiciaria en que se basa la resolución de situación jurídica de Uribe es abundante, clara, inequívoca y concluyente. Y al respecto, el exministro Reyes explicó que los “indicios” son medios de prueba dentro del proceso penal.  

Este martes también se conoció una declaración del exmagistrado José Luis Barceló, quien fue el presidente de la Sala Penal en 2018 cuando este órgano ordenó investigar a Uribe y absolver a Cepeda por presunta manipulación de testigos.

Barceló, contra quien se ha despachado Uribe en sus recientes entrevistas, consideró: "Los ataques a la Corte Suprema de Justicia llevan 15 años. La Corte ha condenado a más de 80 congresistas por sus vínculos con la parapolítica y vínculos con grupo armados contra la ley (…). Las acciones de su momento hasta ahora se enfocan en salir a decir que son perseguidos políticos e inocentes; que la Corte ha servido de puente para los intereses de la contraparte política. Discurso trillado, mandado a recoger”, cuestionó el exmagistrado. 

DIEZ: Los magistrados cambiaron la votación, la decisión original era otra...

Otro de los "sustentos" de Uribe para señalar que la Corte tuvo un "procedimiento mafioso" es que ve con sospecha la unanimidad frente a la providencia que le impuso casa por cárcel cuando antes de la decisión habría dos magistrados por el sí, dos por el no y uno indeciso. En realidad, esa consideración es solo especulación.

Solo los cinco magistrados que conforman la Sala de Instrucción que tomó la decisión saben a ciencia cierta qué observaciones tenían cada uno frente al proyecto que presentó el magistrado instructor César Reyes y qué postura adoptarían. Y esa realidad solo se materializó cuando se concluyeron las deliberaciones y se votó. Antes de conocerse la decisión se comentó mucho sobre la posibilidad de que la Sala de Instrucción tuviera que acudir a un conjuez en caso de que no hubieran los cuatro votos que exige el reglamento para tomar decisión en algún sentido. La realidad es que la Corte tampoco tuvo que acudir a ese escenario.

"Malo si hay unanimidad y malo si no. Donde se hubieran presentado salvamentos de voto, el uribismo estaría diciendo que los indicios no son claros con ese argumento", dijo el senador Bolívar.

“En los tribunales colegiados es absolutamente normal que haya deliberaciones. Esas discusiones son justamente para mejorar la decisión. Pero eso no significa que sea un procedimiento mafioso. Si no hay unanimidad, tampoco eso indicaría nada malo”, concluyó el exministro Reyes.