Home

Nación

Artículo

La Asamblea de Santander estuvo presente en el municipio donde manifestaron su rechazo al fracking.
La Asamblea de Santander estuvo presente en el municipio donde manifestaron su rechazo al fracking. - Foto: Asamblea Santander en Puerto Wilches

fracking

Asamblea de Santander rechaza el ‘fracking’ en Puerto Wilches

La manifestación fue hecha durante sesión descentralizada que la corporación realizó en Puerto Wilches, donde se tiene proyectado realizar los dos pilotos de fracturación hidráulico.

Ante la discusión que se ha levantado alrededor de los pilotos de fracking que se pretenden desarrollar en Puerto Wilches, Santander, la asamblea departamental realizó una sesión descentralizada en el municipio donde escuchó por unas ocho horas diversas opiniones frente a este método de extracción.

La intención de los diputados era conocer de primera mano la realidad que se vive en la localidad y sentar su postura frente a las decisiones que desde el Gobierno nacional se están tomando frente a este tipo de prácticas.

El diputado Ferley Sierra, proponente del debate, compartió que las comunidades estaban contentas por tener este espacio y recibir la institucionalidad del departamento y específicamente sentando su posición en contra del fracking de manera unánime.

“El proyecto de fracking lo que necesita es la licencia social, que es la que no se tiene en este momento”, dijo el corporado, y explicó que por unanimidad la corporación rechazó esta práctica en el territorio y esto “lo que envía es un mensaje para todo el país, de que todo el departamento está en contra del fracking”.

Sierra compartió que la Gobernación también rechazó este método extractivo a través del secretario del Interior, quien estuvo presente durante la sesión. Agregó que la corporación firmó una proposición que será enviada al presidente, a la Agencia Nacional de Hidrocarburos, al Ministerio de Minas y al Congreso de la República para darle fuerza al proyecto de ley que busca prohibir el fracking en el país.

Justamente, el documento de la Asamblea hace un llamado para que el Gobierno nacional “ratifique su compromiso ambiental manifestado ante organismos internacionales, suspendiendo la realización de los PPII en nuestro territorio, y evitando la posibilidad de explotar los yacimientos no convencionales e implementar la técnica del fracking en nuestro departamento”. Y en el mismo se resalta “la importancia de proteger los ecosistemas de importancia ecológica que abundan en nuestro territorio y la biodiversidad que los habita, que son nuestra verdadera riqueza”.

Durante la sesión se escucharon múltiples voces de la comunidad.
Durante la sesión se escucharon múltiples voces de la comunidad. - Foto: Asamblea Santander en Puerto Wilches

Sierra resaltó que la posición unánime es una muestra de la defensa que desde la institucionalidad se busca hacer del departamento y de los ecosistemas del mismo. “Este es un mensaje bastante claro”. Reiteró que la licencia social es la más importante y con la que deben contar este tipo de proyectos, pero esta propuesta no la tiene.

Óscar Sampayo, integrante de la Alianza Colombia Libre de Fracking, celebró la presencia de la Asamblea en el municipio y la posición que tomaron frente a la fracturación hidráulica, e invitó a las diferentes instancias departamentales, al gobernador y a los alcaldes de Bucaramanga, Barrancabermeja y Puerto Wilches para que se pronuncien frente al tema y conocer sus posturas.

Hasta el momento, el Gobierno nacional ha aprobado la realización de dos proyectos piloto de fracking en el país y ambos están en el municipio de Puerto Wilches. El tema ha sido discutido en diferentes espacios y ha generado situaciones de riesgo para quienes se oponen a esta práctica. Algunos líderes del municipio han recibido amenazas y han sido intimidados por la posición que defienden.

Por ahora el tema sigue servido sobre la mesa y se adelantan labores de socialización con la comunidad para que se conozca en qué consiste este método de extracción. La preocupación de las asociaciones que han manifestado su rechazo a esta práctica es el impacto ambiental en el municipio y en la región.