Tendencias

Home

Nación

Artículo

Gabriel Enrique Gonzalez, Nilo Cundinamarca
Gabriel Enrique González fue capturado por sobornar a policías y recapturado por el asesinato de su hijo. - Foto: Guillermo Torres

nación

Infame: Gabriel Enrique González confesó que mató a su propio hijo de 5 años, el padre asesinó al niño asfixiándolo con una almohada

El pequeño Gabriel Esteban fue asesinado por su padre en un hotel de Melgar, en el Tolima.

Las dudas respecto de la muerte del pequeño Gabriel Esteban González se acabaron. Su padre reconoció que lo asesinó mientras se vengaba de la mamá del niño. Gabriel Enrique González fue capturado por sobornar a policías y recapturado por el asesinato de su hijo.

En audiencias concentradas, la Fiscalía imputó cargos por homicidio, por el asesinato del pequeño Gabriel Esteban, su propio hijo, a quien llevó, desde la ciudad de Bogotá, hasta el municipio de Melgar, en el departamento de Tolima. El cuerpo del niño fue encontrado en una habitación de hotel en esa zona del país. El hombre le confesó a su expareja que mató al niño que tenían en común.

El sujeto, ahora confeso asesino, trató de escapar de las autoridades mientras ofrecía $50.000 a dos patrulleros de la Policía de Tránsito que lo ubicaron en una vía que comunica a los municipios de Melgar y Girardot. En ese momento los uniformados lo capturaron por el delito de cohecho y en audiencias concentradas la Fiscalía le imputó cargos, que también aceptó sin titubear.

Gabriel Enrique González fue, según su propia confesión, el responsable de asesinar a su hijo, asfixiándolo con una almohada en la habitación de hotel donde se hospedaron el pasado domingo. El crimen ocurrió en la madrugada del lunes, mientras el niño estaba durmiendo. El asesino, luego de completar el homicidio, le envió un mensaje a su expareja y madre del menor, donde advirtió dónde se encontraba y que había hecho.

La Fiscalía explicó en la imputación de cargos cómo después de asesinar al niño permaneció junto al cuerpo por casi tres horas, luego salió del hotel con la excusa de buscar un sitio para desayunar, se fue con la llave de la habitación y nunca regresó. Posteriormente, la Policía llegó al hotel e hizo el macabro hallazgo.

En las audiencias preliminares, la Fiscalía presentó el material de prueba en contra del asesino, al punto de que no dudó en reconocer su responsabilidad, en admitir que fue él quien, en esa habitación de hotel, atacó al pequeño Gabriel Esteban, lo asfixió y luego dejó abandonado el cuerpo del niño para que la Policía lo encontrara.

Las evidencias incluyen declaraciones, principalmente de la mamá del niño, también de los vecinos de la familia, que fueron testigos de las constantes agresiones del asesino en contra de la mujer y el niño, al punto de que fue denunciado en reiteradas oportunidades, incluso con supuestas advertencias de la comisaría de familia de la localidad de Usme en el sur de Bogotá.

Los investigadores de la seccional de Fiscalía en el Tolima también presentaron ante el juez de garantías los videos de seguridad del hotel, donde se hospedó el asesino y el niño. En esas imágenes se observa de qué forma el hombre presentó los documentos y solicitó una habitación. Luego, al siguiente día, salió sin dar mayores detalles.

Después de aceptar su responsabilidad, la Fiscalía pidió a un juez una medida de aseguramiento para el confeso asesino. Es claro, luego de admitir que es el asesino del pequeño Gabriel Esteban, que su padre y asesino representa un peligro para la sociedad y debe estar en una cárcel mientras avanza el proceso en su contra.