judicial

Capturan a alias Cachetes y otros presuntos disidentes de las Farc en Caquetá

Este hombre sería el responsable de varios homicidios de excombatientes de las Farc y sus familias.


Luego de la disputa que hay de grupos armados en las regiones por el control territorial, que ha quedado en evidencia en los últimos años con masacres y homicidios selectivos, el Gobierno nacional ha adelantado líneas de investigación que demuestran que muchas de las víctimas son personas que están en la ilegalidad y los crímenes se dan por ajuste de cuentas. Otro grupo de víctimas es de excombatientes de las Farc, asesinados por los disidentes de esta guerrilla, por motivos similares.

Iniciando el año 2022, la fuerza pública ha aumentado los esfuerzos operacionales, con más de 8.000 uniformados del Ejército, con el objetivo de afectar las estructuras dedicadas al crimen, delitos transnacionales como el narcotráfico y la extracción ilícita de yacimientos mineros en la Amazonia colombiana.

Tropas del Ejército Nacional anunciaron este domingo que, de manera conjunta con la Armada, la Fuerza Aérea, la Policía y la Fiscalía, capturaron a cuatro hombres que serían importantes cabecillas de grupos armados organizados residuales, los cuales estarían delinquiendo en los departamentos de Caquetá y Putumayo y serían responsables de los homicidios selectivos y colectivos de dichas regiones.

Alias Cachetes es uno de los detenidos. Esa captura se dio en el casco urbano de Florencia, Caquetá. Este hombre es el presunto cabecilla de comisión de la estructura Carolina Ramírez, de las disidencias de las Farc. Cachetes sería el responsable de los delitos de homicidio agravado, fabricación, tráfico, porte o tenencia de armas de fuego, desplazamiento forzado agravado, así como concierto para delinquir agravado.

Junto a él cayó alias Macury, cabecilla de comisión perteneciente al GAO-r Estructura Carolina Ramírez, quien era requerido mediante orden judicial por los delitos de tortura, homicidio agravado, tentativa de homicidio, desplazamiento forzado y concierto para delinquir, entre otros delitos identificados por las autoridades judiciales.

Tanto alias Cachetes como alias Macury serían los responsables de ejecutar los homicidios contra excombatientes de las extintas Farc y sus familias, así como de población civil y miembros de la Fuerza Pública.

Otro que fue capturado durante la arremetida militar que se adelantó en la capital de Caquetá es alias Rondón, quien delinquía en la estructura Miller Perdomo, un brazo más de las disidencias que se desempeñaba dentro de la organización en temas de armas y finanzas, pues las órdenes de captura que recaían sobre él están relacionadas con los delitos de concierto para delinquir agravado, extorsión, fabricación, tráfico o porte de armas de fuego de uso privativo de las Fuerzas Militares.

En San Vicente del Caguán se escondía otro de los cabecillas, alias Herney, quien militaba en la estructura Jorge Briceño, del grupo residual organizado, y tendrá que responder por los delitos de homicidio agravado, fabricación, tráfico, porte o tenencia de armas de fuego, terrorismo y concierto para delinquir agravado.

La fuerza pública celebra estas capturas porque dice que se les pone un freno a las acciones criminales que afectan a la población civil, especialmente de los habitantes de los departamentos de Caquetá y Putumayo, afectados por la violencia y la criminalidad, al tiempo que se logra afectar considerablemente la estructura logística del narcotráfico, al igual que la encargada de enviar droga hacia Brasil, a través del río Caquetá.

Cabe recordar que un mes atrás el Gobierno nacional confirmó que una caravana que movilizaba a excombatientes de las Farc en el traslado de La Macarena (Meta) a El Doncello (Caquetá) fue atacada, al parecer, por miembros de las disidencias.

Un vocero de la Agencia para la Reincorporación y la Normalización le señaló a SEMANA que uno de los camiones con enseres fue quemado, mientras que se espera que el Ejército Nacional encargado de la seguridad entregue un reporte del incidente.

“La caravana humanitaria fue atacada con ráfagas de fusil y la incineración de un camión, hay miedo y los firmantes buscan refugio en fincas. Queremos salir con vida”, se indicó desde la cuenta de Twitter del grupo de reincorporados, Centro Poblado Urías Rondón.