Home

Nación

Artículo

Extorsión y secuestro
Operación Turquesa contra extorsión y secuestro. | Foto: cortesía Gaula Policía

Nación

Capturan, en gigantesco operativo, a 64 integrantes de 11 organizaciones criminales; cayeron hombres de la Segunda Marquetalia, extorsionistas y secuestradores

La denominada Operación Turquesa se planeó durante más de un año y medio.

28 de diciembre de 2022

El trabajo articulado entre el Gaula de la Policía, las Fuerzas Militares y la Fiscalía permitió dar un golpe contundente contra las organizaciones criminales Segunda Marquetalia, Carlos Patiño, Los Chatas, La Oficina, Los Mondongueros, Machete, Los de la M, Los Moto Ratones, Los Beleños y Los Mexicanos, que según las autoridades tenían asolados vastos sectores de las principales ciudades del país y también desarrollaban sus actividades delincuenciales en las regiones.

Durante cerca de 18 meses de operaciones de inteligencia técnica y humana, con la presencia de efectivos encubiertos y sigiloso seguimiento, la coordinación entre la tres entidades logró que cayeran simultáneamente los presuntos responsables de miles de criminales a lo largo y ancho de Colombia.

“Mediante 58 allanamientos se logró la captura de 64 personas, la incautación de 134 elementos entre armas de fuego, vehículos, celulares, munición de diferentes calibres y la aprehensión de dos adolescentes; estas acciones impactan a las organizaciones multicrimen de ciudades como Cali y Medellín, y departamentos como Risaralda, Atlántico, Huila, Chocó, Quindío, Bolívar y Cauca”, reveló el coronel Giovanni Cristancho Zambrano, director del Gaula de la Policía Nacional.

“Durante 12 meses, nuestros investigadores del Gaula, les siguieron el paso a los integrantes de esta organización, logrando identificar que, para evadir su captura y conseguir el sometimiento de las víctimas, se valían de altares donde llevaban a cabo ritos de magia negra y santería para supuesta protección”, confirmó el oficial.

Cayeron siete miembros de Los Moto Ratones, que operaban especialmente en Sabanalarga, Atlántico, y eran señalados de meter por debajo de las puertas de los negocios una serie de panfletos extorsivos, mientras que otros siete de la llamada Segunda Marquetalia, disidencias de las Farc, fueron capturados en Pitalito, Huila, donde, al parecer, extorsionaban a comerciantes y ganaderos exigiendo hasta 80 millones de pesos por no declararlos objetivo militar.

En el departamento de Cauca capturaron a seis personas que integrarían la banda Carlos Patiño, responsables, según las autoridades, de secuestros, homicidios y hurtos contra empresarios y comerciantes en esta región, a quienes les exigían millonarias sumas de dinero, y quienes habrían perpetrado el secuestro de una enfermera que luego fue liberada y por quien exigían un rescate de dos mil millones de pesos.

Igualmente, y en otra acción sin precedentes, cuyos operativos se desarrollaron en las ciudades de Bogotá, Cali, Medellín y doce departamentos, también se logró poner a disposición de las autoridades una serie de bienes que estarían ocupados o en poder de los presuntos delincuentes, quienes, según las autoridades, hacían presencia de forma permanente, recurriendo a la intimidación y amenazas de muerte contra sus víctimas.

“Destacamos la extinción de dominio de 72 bienes inmuebles, 31 bienes muebles, 19 ocupaciones a establecimientos de comercio, avaluados en 51.000 millones de pesos, afectando las economías criminales de 18 grupos delincuenciales. Invitamos a la comunidad a denunciar de manera segura cualquier hecho delictivo relacionado con el secuestro y extorsión, a través de nuestra línea gratuita 165 y además sumarse a nuestra campaña “Yo no pago, yo denuncio”, reveló el coronel Cristancho.

Esta acción permitió afectar de manera considerable las finanzas de organizaciones al margen de la ley, entre las que se destacan Clan del Golfo, La terraza, Faraonas, Los Richard, Los Constru, Mate, Burbuja, La 38, Los vigilantes, Los primos, La dignidad, La línea, Los cadena Fase II, Los australes, Los costeños, Los mexicanos y Los palmeños, quienes también son señalados por las autoridades como presuntos responsables de extorsiones y secuestros a lo largo y ancho del país.