elecciones 2022

Ciudadanos en Sucre fueron a votar con los puestos electorales inundados

Los habitantes del sur de este departamento no se dejaron vencer de las condiciones climáticas para ejercer su derecho al voto en estas elecciones presidenciales.


Este 29 de mayo los colombianos se acercaron a las urnas con el objetivo de elegir a su nuevo presidente. Sin embargo, contrario a lo que sucede en las grandes urbes del país, en algunas zonas alejadas del territorio nacional las personas han tenido que pasar por varias peripecias para poder ejercer su derecho al voto; las inundaciones son algunas de estas.

Este es el caso de los habitantes de varias zonas del sur del departamento de Sucre, en la costa Caribe colombiana, que han tenido que llegar con los pantalones remangados hasta las rodillas para poder sufragar en estas elecciones presidenciales. En sitios como el corregimiento de Calzón Blanco, en el municipio de Sucre, el agua ha hecho que las personas tengan que, incluso, subirse a las mesas para poder votar y así proteger el material electoral suministrado por la Registraduría Nacional.

Por su parte, en el corregimiento de Cuiva, ubicado en el municipio de San Benito Abad, los habitantes no se dejaron vencer de las inundaciones, creando puentes de madera improvisados que conectan las principales vías de la zona, y de esta forma poder llegar sanos y a tiempo para cumplir con su deber cívico.

De esta manera, ni siquiera el agua ha podido detener a los habitantes de Sucre, especialmente en La Mojana y San Jorge, dos de las subregiones más afectadas por las inundaciones en esta zona del país. Además, es importante reconocer que el orden público ha sido uno de los factores que más ha ofrecido tranquilidad a los ciudadanos, por lo que con el agua hasta las rodillas, pero en paz, los sucreños han podido hacer hasta lo imposible para votar en estas elecciones.

“Sí, están concurriendo electores a esos puestos de votación, aun bajo estas condiciones. Las elecciones hasta este mediodía han transcurrido de manera normal y con una tranquilidad absoluta desde el punto de vista de orden público”, explicó José Fredy Aguilera, coordinador de la MOE encargado de la auditoría electoral en 18 municipios de Sucre.

¿Fraude electoral?

Sin embargo, la tranquilidad demostrada por los habitantes de Sucre no se ha vivido en otros territorios de Colombia, en los que ya se ha empezado a hablar de fraude electoral. Incluso, algunos políticos, como la senadora del Centro Democrático, María Fernanda Cabal, han informado que dicho fraude se estaría gestando, incluso, desde la participación de algunos observadores internacionales a los que la congresista tildó de “socialistas”.

“¡Urgente! Revisamos la lista de observadores internacionales y detectamos a los socialistas, que vinieron a acompañar las elecciones presidenciales con su sesgo de izquierda. ¡Abro hilo con Transform! Europe, un Think Tank abiertamente de izquierda”, indicó Cabal en el mensaje con el que abrió un hilo de Twitter explicando el tema.

“Frente Amplio (Uruguay): se define como una fuerza política uruguaya con definición popular, progresista, democrática, socialista, antioligárquica, antiimperialista, antirracista y antipatriarcal, Parlamento Centroamericano (Parlacen): principios de intervención y desmilitarización”, escribió Cabal en la red social.

No obstante, las denuncias no llegaron solamente desde el uribismo, pues el senador petrista Armando Benedetti también lanzó algunas críticas, en su caso específico, a la falta de transparencia durante las elecciones.

“¿Ya se está construyendo el fraude? Acaban de tumbarle a la campaña Petro Presidente 8 mil testigos electorales que ya habían sido acreditados en marzo. Aquí únicamente se puede confiar en el voto masivo de los colombianos”, expresó Benedetti en Twitter.

Y luego agregó: “No hay transparencia en estas elecciones, hoy la Registraduría no brindó transparencia. Nunca sabremos si hubo fraude o no porque no dejaron ver el software de T&G que es el que hace el preconteo, ni se contrató la auditoría internacional. ¡Aquí hay gato encerrado!”.