nación

Desmantelan matadero ilegal en Cartago, Valle: la carne no era apta para consumo humano

Cuatro personas fueron capturadas durante el operativo.


En una diligencia de registro y allanamiento adelantado por la Policía Nacional fue descubierto un matadero clandestino para el sacrificio de cerdos en el municipio de Cartago (Valle del Cauca).

En el operativo, que fue adelantado por la Fiscalía General de la Nación, fueron capturados cuatro hombres identificados por las autoridades como: José Alexander Ocampo Ruiz, Rubén Darío Zuleta Bermúdez, Marco Antonio Bedoya Sánchez y Oswaldo Rendón Pedraza, quienes deberán responder por los delitos de maltrato animal, contaminación ambiental y corrupción de alimentos.

“Se constató que los cerdos eran sometidos a situaciones adversas y de estrés durante varios días. Posteriormente, eran sacrificados mediante métodos artesanales y en lugares no aptos para esta actividad”, informó la Fiscalía en un comunicado.

Cabe señalar que esta carne estaría siendo comercializada en municipios del norte del Valle del Cauca, Risaralda y Quindío.

Según las autoridades, el material de prueba da cuenta de que la carne obtenida en este matadero no sería apta para el consumo humano. Al parecer, no cumplía los requerimientos sanitarios exigidos para cualquier alimento, su traslado y comercialización se hacía sin conservar la cadena de frío, y no tenía autorización de las autoridades de salud o registro del Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (Invima).

“Las entidades ambientales de Cartago y del departamento emitieron concepto desfavorable, en el entendido de que detectaron vertimientos indebidos, y manejo inadecuado de los residuos y lixiviados provenientes del sacrificio”, señaló la Fiscalía.

Capturado por transporte de fauna

Las autoridades evitaron que 424 ranas venenosas fueran enviadas ilegalmente a Alemania, tras capturar en Cali al hombre que las tenía en su poder.

El detenido recolectó, en 2019, ranas Oophaga lehmanni y Oophaga histriónica (nombres científicos), especies asentadas en el Pacífico colombiano, para exportarlas ilegalmente.

Poco le importó que la Oophaga lehmanni, apetecida por traficantes de fauna, esté en peligro de extinción y que las autoridades ambientales vengan realizando campañas para intentar conservar la especie.

Las ranas iban a ser enviadas en deplorables condiciones a Alemania, pues iban a ser metidas en rollos fotográficos para camuflarlas y, de esta manera, evadir los controles en los aeropuertos.

El implicado, sobre el cual reposaba una orden de captura, fue detenido por miembros del Grupo de Carabineros y Guías Caninos de la Policía Metropolitana de Cali, en inmediaciones a la Avenida Roosevelt, sur de la ciudad.

Los agentes revisaron sus antecedentes y encontraron que la justicia lo requería por el delito de aprovechamiento de los recursos naturales renovables. Se desconoce cuál sería el fin de las 424 ranas venenosas en Alemania, pero se conoció que cuatro de ellas fueron halladas muertas al momento de ser rescatadas.

El hombre quedó a disposición de la Fiscalía General de la Nación. Entre tanto, las autoridades instaron a la ciudadanía a no adquirir fauna silvestre ni tener animales silvestres como mascotas.

La Policía Metropolitana de Cali señaló que las acciones que afecten los recursos naturales y a los animales pueden denunciarse en el celular 3168931997, línea atendida por uniformados especializados en el área ambiental.

En junio de este año, en un intento por evitar la desaparición de la rana Oophaga lehmanni, la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca (CVC) liberó en el Pacífico colombiano 29 ejemplares reproducidos bajo cuidado humano.

Diversos estudios señalan que la especie se encuentra en un peligro crítico, debido a la gran cantidad de individuos que se han extraído para el comercio ilegal, afectando su hábitat natural, no obstante, eso no sería todo, ya que se llegó a la conclusión de que a pesar de que se detenga por completo su tráfico, la población no lograría recuperarse naturalmente, por lo que su existencia se iría apagando hasta desaparecer.