justicia

El embrollo jurídico que tiene a Mancuso con un pie en Italia

Si Colombia no encuentra un nuevo requerimiento, el exjefe paramilitar será deportado a Italia el 26 de agosto. Estados Unidos no sale del asombro pues la solicitud de extradición se quedó sin piso y hay medidas que no se activaron por su sometimiento a la JEP. Duque se pronuncia


A menos de que ocurra un milagro, uno de los hombres más poderosos de las Autodefensas en Colombia será enviado desde Estados Unidos a Italia el próximo 26 de agosto sin tiquete de regreso. Algunas autoridades en Colombia y estadounidenses no salen del asombro pues, si todo sale como lo planea Salvatore Mancuso, será deportado a un país que no tiene tratado de extradición con Colombia, logrando esquivar varios requerimientos de la justicia colombiana. ¿Cómo lo logró?

Mancuso fue extraditado en el 2008 junto con otros 13 jefes paramilitares. "Conmigo extraditaron la verdad", dijo el jefe paramilitar Mancuso en cuanto aterrizó en Estados Unidos y fue trasladado a una cárcel de Atlanta. Su colaboración con la justicia colombiana nunca se interrumpió del todo y hoy acumula dos sentencias de Justicia y Paz que incluyen miles de crímenes, masacres, desapariciones forzadas, desplazamientos confesados por él. 

Le recomendamos:

Doce años después de su extradición, el exjefe del bloque Catatumbo recuperó su libertad y está a la espera, en una celda de migración, a  que se defina el siguiente paso. Con el cumplimiento de la pena en Estados Unidos, comenzó un tire y afloje entre Mancuso y la justicia colombiana: al mismo tiempo que éste pidió su deportación a Italia, la Fiscalía anunció la activación de una solicitud de extradición que hace un par de semanas se quedó, sorpresivamente, sin piso. 

La solicitud de extradición de Colombia se realizó con base a dos órdenes de captura por sentencias en firme relacionadas a secuestros y homicidios cometidos por Mancuso siendo miembro activo de las AUC. Por obvias razones y así lo ordena la Ley, la jueza Luz Marina Zamora tomó la decisión de acumularlas a las macrosentencias que fueron proferidas en el marco de Justicia y Paz en octubre y noviembre del 2014. 

Así las cosas, Colombia se quedó sin su arma más contundente para reclamar a Mancuso en extradición. Y más si se tiene en cuenta que el Tribunal de Justicia y Paz de Bogotá sustituyó a finales del año pasado las medidas de aseguramiento intramurales que se derivan de las dos macrosentencias y le concedió al exjefe para la libertad a prueba, después de conmutar el tiempo que Mancuso pasó privado de la libertad en Estados Unidos. 

Lo extraño del caso es que con tantas deudas que tiene Mancuso con la justicia colombiana, la Fiscalía acudió a las cartas más frágiles ¿Qué pasó con sus otros requerimientos judiciales? ¿Por qué la Fiscalía y el Gobierno no tuvieron encuenta otros pendientes de este jefe paramilitar con la justicia para solicitar la extradición? 

Mancuso y la JEP


Un de las deudas más delicadas que tiene Mancuso con la justicia colombiana quedó en firme el pasado 29 de enero, cuando la Corte Suprema de Justicia se pronunció implacablemente. El alto tribunal confirmó -con dos argumentos- una medida de aseguramiento proferida por el Tribunal de Justicia y Paz de Barranquilla. Y concluyó que Mancuso tiene que regresar a Colombia para responder por sus crímenes.

El requerimiento es del 21 de octubre del 2019 y se desprende de una imputación de cargos a Mancuso y a otros 64 desmovilizados de las Autodefensas por hechos criminales cometidos por el bloque Catatumbo. Esta decisión vino acompañada de la imposición de medida de aseguramiento privativa de la libertad, la cual quedó en firme al no poderse demostrar que Mancuso cumplió con los requisitos de resocialización y buen comportamiento en Estados Unidos. La Corte Suprema le dio la razón al tribunal de Barranquilla al considerar que la acreditación entregada por los abogados del exjefe para dice “copia y traducción no oficial” y por tanto no puede ser usada dentro de un trámite judicial.

Para tomar la decisión de dejar en firme la medida de aseguramiento, la corte tuvo en cuenta además el proceso que cursa en contra de Mancuso por el delito de lavado de activos cometido supuestamente después de la desmovilización. Según la Fiscalía, el exjefe paramilitar usó las empresas de seguridad de Enilce López, alias La Gata, para blanquear dineros del narcotráfico. La propia Corte Suprema de Justicia dijo que es evidente que esta operación de lavado ocurrió después de la desmovilización, pues la contabilidad de empresas como Seguridad 911 Ltda, encargada de vigilar establecimientos de chance, fue alterada entre 2003 y 2006, y presentó un incremento exagerado de ingresos a partir del 2007. Como se sabe, el grueso de las desmovilizaciones paramilitares ocurrieron entre los años 2005 y 2006. 

En contexto: 

A pesar de que el caso de lavado de activos abarca conductas gravísimas no aparece en la solicitud de extradición de Colombia a Estados Unidos. Según confirmaron fuentes a SEMANA, la Fiscalía habría renunciado a usarlo en el trámite porque son los mismos hechos con los que Mancuso pide pista en la JEP y esto obliga a que se suspenda cualquier acción en la justicia ordinaria. 


Cabe recordar que la JEP le cerró sus puertas a Salvatore Mancuso  en primera instancia, y que el exjefe paramilitar tiene la posibilidad de apelar la decisión ante el Tribunal de Apelaciones, trámite que aún no culmina.

La Ley Estatutaria de la JEP dice que la "jurisdicción ordinaria suspenderá sus actuaciones a partir del momento en que se formule la solicitud de sometimiento a la JEP y hasta tanto esta asuma competencia".


Es la primera vez que la justicia colombiana enfrenta obstáculos de este calibre para solicitar el regreso de un jefe paramilitar. Si esta estrategia le prospera a Mancuso, lo mismo podrán hacer otros exjefes paramilitares que están en lista para ser deportados. El Mellizo y Jorge 40  también esperan en cárceles de migración estadounidenses y tienen solicitudes de sometimiento a la JEP bajo el brazo. 

Algunas fuentes consultadas en la JEP señalan que en el caso de Mancuso no hay nada que le impida a la Fiscalía proceder a reclamar el cumplimiento de órdenes de captura que ya están en firme en la justicia ordinaria. La misma Corte Constitucional ha reconocido que puede haber una coexistencia jurisdiccional y solo se anulará la competencia total de la Fiscalía en el momento en que se decida su admisión. No obstante, hay total incertidumbre frente a cuál será el siguiente paso que dará la Fiscalía y el Gobierno.

Lo único cierto es que el tiquete ya tiene fecha y que el exparamilitar se metió en una grieta que pone a prueba la efectividad de tres jurisdicciones. Por ahora, Mancuso va ganando. 

Las respuestas de Duque

En entrevista con SEMANA, el presidente Iván Duque se refirió a la situación del exjefe paramilitar Salvatore Mancuso "El deseo de Colombia es que Salvatore Mancuso regrese a Colombia y pague las penas por los delitos de lesa humanidad que cometió”, señaló el mandatario.

“Él tenía deudas pendientes con Justicia y Paz y fue extraditado por narcotráfico, es un pedido que hemos hecho, es un pedido que también ha hecho la Fiscalía General de la Nación y que hemos hablado con el gobierno de los Estados Unidos”, agregó Duque.

El presidente también se refirió a las versiones sobre la estrategia de Mancuso de pisar suelo italiano, teniendo en cuenta que ese país no cuenta con acuerdos de extradición con Colombia. “Ahora bien, se ha rumorado mucho que posiblemente el señor Mancuso esté buscando irse para Italia. Y yo quiero en eso también ser claro. El señor Mancuso tiene que venir a Colombia a responder por esos crímenes de lesa humanidad y si por algún motivo llegase a territorio italiano, seré el primero... más se demora él en pisar suelo italiano, que en yo presentarle a la Corte Penal Internacional directamente una solicitud para que sea procesado por esos crímenes”, enfatizó Duque.