Tendencias

Home

Nación

Artículo

Juan Manuel Galán y Sergio Fajardo.
Juan Manuel Galán y Sergio Fajardo. - Foto: SEMANA

elecciones 2022

El rol protagónico del Nuevo Liberalismo en programa de gobierno de Sergio Fajardo

Juan Manuel Galán le contó a SEMANA los detalles de la extensa reunión que sostuvo el candidato presidencial con la colectividad que lidera.

Apenas se conocieron los resultados de las consultas del 13 de marzo, se sabía que Juan Manuel Galán y el Nuevo Liberalismo no iban a escatimar en su apoyo a Sergio Fajardo. Incluso, la cercanía entre las dos figuras influyó en la elección de Luis Gilberto Murillo como fórmula vicepresidencial del ganador de la Coalición Centro Esperanza. Ahora, con el agua al cuello por la ventaja que les sacan en las encuestas, buscan seducir al voto abstencionista para la primera vuelta presidencial.

Como parte de la suma de apoyos y el replanteamiento de la estrategia, Fajardo se reunió con Galán y otras figuras importantes del Nuevo Liberalismo. Entre ellas destacaron Mábel Lara, Julia Miranda, Miguel Silva, Carlos Fernando Galán, Sandra Borda y Germán Ricaurte.

“Fue una reunión muy extensa donde todos tuvimos la oportunidad de expresar nuestras inquietudes e ideas sobre la campaña. Está en una definición estratégica de lo que van a ser estas próximas semanas. El rol del Nuevo Liberalismo va a ser especialmente acercar sectores liberales y liderazgos territoriales que tengan que ver con una propuesta de cambio alejada de Gustavo Petro”, dijo Juan Manuel Galán, en conversación con SEMANA.

La reunión entre Sergio Fajardo y el Nuevo Liberalismo.
La reunión entre Sergio Fajardo y el Nuevo Liberalismo. - Foto: Sergio Fajardo

La extensa reunión, entre otras cosas, asignó roles específicos para algunas de las cabezas visibles de la recientemente resucitada colectividad. En primer lugar, Sandra Borda, académica y excandidata al Senado, hará el aporte programático desde la campaña de Galán hacia la campaña de Fajardo.

Todo esto, asegura Galán, estará enfocado en la formulación de una nueva política de drogas. Este era su diferencial y ahora se lo otorga a Fajardo.

“Nosotros tenemos la mejor propuesta y puede ser incluida en el gobierno de coalición de Sergio Fajardo”, agregó.

Alejandro Gaviria, exprecandidato, fue nombrado director programático de la campaña. Borda seguramente deberá asumir estos temas junto al exrector de la Universidad de los Andes. Aún no se conoce cuál será el mecanismo de articulación entre ambos exmiembros del plantel de la institución.

Mábel Lara, cabeza de lista al Senado, se dedicará a recorrer el país junto a Luis Gilberto Murillo, fórmula de Fajardo. La presencia podría tener un impacto poderoso para la campaña y el acompañamiento en las giras promete ser constante.

Carlos Fernando Galán, quien también le apuntó al Senado, estará frente a la organización política territorial de Bogotá.

“En los eventos que va a hacer la campaña en Bogotá, la convocatoria de los miembros del Nuevo Liberalismo en la ciudad. Para que asistan y se organicen las localidades, donde históricamente se ha logrado una votación significativa de opinión. Es fundamental conquistarlos”, agregó el director del partido.

La estrategia de Fajardo, la cual llaman “remontada”, estaría enfocada en lograr el voto abstencionista. Una buena parte de estos ciudadanos estaría en Bogotá, para quienes se está ajustando la narrativa de campaña. Todo esto, bajo el reconocimiento de las propuestas que la gente quiere escuchar. Todo esto será parte del trabajo de Carlos Fernando, quien ya se ha visto trabajando en mensajes de redes sociales a favor del aspirante.

Otro objetivo, claramente, son los votantes que comienzan a pensar en el voto útil desde la primera vuelta. Una buena parte, también de acuerdo con lo que el mismo Federico Gutiérrez ha expresado, se fueron a la derecha. Le apuntan a seducirlos o recuperarlos y tienen un par de semanas para trepar en las encuestas.

Por ahora la Coalición Centro Esperanza, contra todo pronóstico que anticipaba una ruptura fulminante, recorre el país con las misiones bien repartidas. Buscan que Fajardo emocione y gane adeptos, pero hasta ahora se queda petrificado entre el tercer y cuarto puesto en intención de voto.