Tendencias
El brigadier general Carlos Triana, director de la Policía Metropolitana de Bogotá, y Aníbal Fernández de Soto, secretario de seguridad del Distrito
El brigadier general Carlos Triana, director de la Policía Metropolitana de Bogotá, y Aníbal Fernández de Soto, secretario de seguridad del Distrito - Foto: SEMANA

nación

“Es la estructura del crimen llamada Tren de Aragua”: Policía revela detalles del nuevo hallazgo macabro en Bogotá

El brigadier general Carlos Triana, director de la Policía Metropolitana de Bogotá, se estrenó en el cargo contando pormenores de esta nueva masacre.

El brigadier general Carlos Triana, quien acaba de ser nombrado director de la Policía Metropolitana de Bogotá, entregó pormenores de la nueva masacre perpetrada en Bogotá. En la localidad de Kennedy, sur de Bogotá, fueron hallados los cuerpos de tres personas dentro de bolsas de basura, específicamente en el barrio El Amparo.

Los cuerpos fueron encontrados por las autoridades sobre la 1:00 a. m. y al parecer, según el primer reporte de la Policía, los cadáveres ―todos hombres― presentaban signos de tortura. Hasta el momento se sabe que las tres personas asesinadas habían salido de la cárcel hace algunos días y las primeras hipótesis apuntan a que sería un ajuste de cuentas a manos de la banda Tren de Aragua, la banda criminal que surgió en Venezuela y se instaló en Bogotá y ha perpetrado varias atrocidades con la misma modalidad.

Aníbal Fernández de Soto, secretario de seguridad del Distrito, aseguró que, efectivamente, fue el denominado grupo criminal Tren de Aragua el que perpetró este y otros hechos. “Está intentando copar espacios de rentas ilícitas en la ciudad de Bogotá, en otras ciudades y en otros países”, agregó el funcionario, al indicar que la banda criminal cruza fronteras.

El brigadier general Carlos Triana indicó, por su parte, que se ofrece desde ahora una recompensa de 50 millones de pesos por quien suministre información que lleve a la captura y neutralización de esta organización delictiva. De paso ―dijo―, estos hechos tan impactantes opacan la reducción de homicidios que, sostuvo, se está registrando en la capital. “Vamos a trabajar con Interpol en el marco de la investigación criminal. La intención es individualizar a estas estructuras”, agregó. “Es una organización transnacional”, insistió.

De acuerdo con el oficial, seis hechos se han registrado en Bogotá y 19 homicidios se han perpetrado con esta macabra modalidad. Por eso, se trabaja con Interpol para lograr capturarlos y desmantelar esta organización criminal.

SEMANA ha dado a conocer, a través de varios informes, cómo opera esta peligrosa banda delincuencial. El grupo criminal del Tren de Aragua se metió a las entrañas de la capital y mediante el terror quiere apoderarse de la ciudad. Sus integrantes son despiadados asesinos que exhiben en video sus crímenes. Tienen la orden, desde Venezuela, de matar a los “prestados”, término al que se refieren para hablar de delincuentes de otras organizaciones. Los secuestran, los torturan y los trituran para meterlos en bolsas. Ese es su sello criminal.

La orden de matar estaba a cargo de alias Alfredito, un diminutivo que poco se compadece con la psicosis asesina de este criminal. Los testimonios advierten que los homicidios en la localidad de Kennedy, sur de Bogotá, tienen a este sujeto como perpetrador, con una sentencia tras cada asesinato: van por más “prestados”.

Los investigadores de homicidios encontraron patrones comunes en los estudios de necropsia que ayudaron a establecer si el asesino era el mismo. Los signos de violencia, en extremo agresivos, demostraron que existe un conocimiento forense y una experiencia en ese tipo de torturas.

Las víctimas son secuestradas, les fracturan los brazos, las piernas, la mandíbula y las amarran por la espalda de modo tal que cuando se cansan de padecer y sueltan el cuerpo se ahorcan. “Ellos tienen una técnica, que seguramente reciben con entrenamiento, intentan imitar elementos criminales de Centroamérica usados por Los Maras, luego meterlos en bolsas es para deshacerse de la evidencia”, dijo un investigador a SEMANA.

Rafael Alfredo Brito, alias Alfredito, fue capturado junto a Víctor Manuel Salazar, alias Capi, los dos señalados de un brutal asesinato de un joven en la localidad de Kennedy, en el sector conocido como La 38, una larga calle que se convirtió en frontera invisible y donde se concentra, a plena vista, la más compleja criminalidad de ese sector. Todos saben y denuncian lo que ocurre allí, pero no pasa nada, la ausencia del Distrito es perturbadora.

Alias Alfredito tiene 24 años de edad, nació en Venezuela y llegó a Colombia con la orden directa de matar. En el brazo carga un tatuaje con la frase “Solo Dios puede juzgarme”, irónico para alguien que decide quién vive y quién muere. Su barbarie arrancó con una tragedia. Su esposa e hijo fueron asesinados en Venezuela y convirtió su dolor en una aterradora venganza; se autodenominó, de manera incoherente, como la “gasolina del tren de Aragua”.

Los testimonios que obtuvo la Fiscalía en la investigación por los homicidios y cuerpos embolsados en Bogotá dejan a este asesino como un peligroso delincuente que solo rinde cuentas a los cabecillas del Tren de Aragua en Venezuela. Es el brazo armado de esta organización criminal y aparece en los videos que graban los sicarios como prueba de sus actividades, también como trofeo que exhiben en burdeles para advertir que están presentes y que la orden que tienen es matar.

El mismo alias Alfredito, de acuerdo con los investigadores, aseguró ser responsable de 46 asesinatos en Bogotá. Las pruebas de su sevicia y locura fueron grabadas por sus propios compatriotas, mientras torturaban a otro ciudadano venezolano que, ahorcado, les decía “Yo robo celulares, no vendo nada”, con la ilusión de que le perdonaran la vida. Luego su cuerpo fue encontrado en una bolsa, asfixiado y triturado.