judicial

Exsenador Pulgar sigue hospitalizado y su estado de salud es un misterio

El excongresista, condenado por intentar sobornar a un juez, se enfermó mientras se adelantaba el trámite para trasladarlo a la cárcel La Picota de Bogotá.


En un completo misterio se convirtió el estado de salud del exsenador Eduardo Pulgar Daza, quien ya cumple ocho días hospitalizado en la clínica La Misericordia de Barranquilla.

Por el momento, ni el Instituto Penitenciario y Carcelario (Inpec) sabe con exactitud cuál es el diagnóstico del excongresista del partido de La U, quien cumple una condena de cuatro años y 10 meses de prisión por intentar sobornar a un juez de la República.

En la mañana del pasado 24 de marzo, Pulgar fue trasladado de urgencia a la clínica tras presentar un dolor en el pecho y presión arterial alta. En un comunicado, el mismo Inpec reveló que se encontraba en valoración y se esperaba el dictamen médico.

Desde esa fecha no se pudo saber nada más. La Clínica señaló que el diagnóstico de un paciente es reservado y solamente le puede ser informado a sus familiares más cercanos o, en caso de los privados de la libertad, a las autoridades carcelarias o abogado de confianza.

Información preliminar sobre el caso señala que el exsenador estaría presentando un “trastorno mixto” de “ansiedad-depresión”, lo que afecta su salud física y mental. Debido a sus antecedentes se señala que presenta una crisis hipertensiva, síndrome coronario agudo tipo angina inestable y arritmia cardíaca.

El dolor en el pecho por el que se ordenó su traslado a urgencias es permanente, por lo que se ordenaron una serie de exámenes con el fin de establecer el origen de su malestar y tomar medidas de fondo.

El malestar de Pulgar se presentó justo en el momento en el que se adelantaba todo el trámite para ser trasladado del batallón militar de Malambo (Atlántico) a la cárcel La Picota de Bogotá.

Esto después de que un juez rechazara la acción de tutela presentada en contra de la orden de traslado emitida por el Inpec para cambiar su lugar de reclusión para que siga cumpliendo su condena por los delitos de tráfico de influencias de servidor público en concurso heterogéneo con el delito de cohecho por ofrecer.

El pasado martes, la Procuraduría General destituyó e inhabilitó por 12 años para ejercer cargos púbicos por ofrecerle 200 millones de pesos al juez promiscuo municipal de Usiacurí (Atlántico), Andrés Fernando Rodríguez Caez, en hechos registrados en 2017.

Pulgar habría presentado este soborno con el fin de beneficiar a un grupo de amigos que luchaban por el manejo de la Universidad Metropolitana de Barranquilla. A esto se le suma la pérdida de investidura decretada por el Consejo de Estado.