Tendencias

Home

Nación

Artículo

En Cajicá, Cundinamarca, fue encontrado el cuerpo sin vida de un profesor que habría sido reportado como desaparecido dos meses atrás.
En Cajicá, Cundinamarca, fue encontrado el cuerpo sin vida de un profesor que habría sido reportado como desaparecido dos meses atrás. - Foto: Getty Images

judicial

Fiscalía pide 40 años de cárcel contra implicado en el crimen del profesor sepultado en su propia casa

Orlando Alberto Rojas fue acusado de haber asesinado al docente para quedarse con sus bienes.

Poco a poco se van conociendo nuevas pistas del atroz crimen del profesor Gamaniel Álvarez, cuyo cuerpo sin vida fue sepultado en medio de una improvisada placa de cemento en la cocina de su propia casa en el municipio de Cajicá (Cundinamarca). En mayo pasado, tras varios meses de búsqueda, fue capturado Orlando Alberto Rojas, conocido con el sobrenombre del Pecoso.

La evidencia señala que Rojas le arrendó una habitación al docente y fue la última persona que tuvo cualquier tipo de contacto con él a finales de noviembre de 2021. El Pecoso, según revelaron las pruebas documentales, habría saqueado además las cuentas bancarias del profesor de matemáticas y danzas con su tarjeta de crédito.

Para borrar cualquier tipo de evidencia, Rojas le habría mentido a los familiares del docente sobre su paradero, enviando mensajes por medio de su WhatsApp o hasta fingiendo su voz en las llamadas telefónicas que le hacían. Para los investigadores, fue esta misma persona la que compró el cemento y las herramientas en una ferretería del municipio para enterrar el cuerpo sin vida del profesor Gamaniel y hacer la pared.

En un principio, el hombre tuvo la clara intención de incinerar el cuerpo, para desaparecer la evidencia. El dictamen forense practicado a la víctima da cuenta de quemaduras en el 29% del cuerpo. Sin embargo, los fuertes olores que emanaban de la vivienda hicieron que los vecinos alertaron a las autoridades.

“La evidencia recaudada por los investigadores permitió establecer que, una vez cometido el homicidio en el baño de la vivienda del profesor, alias Pecas, habría procedido a lavar y limpiar la sangre alterando la escena del crimen para ocultar lo sucedido”, señaló en su momento Luisa Fernanda Obando, delegada para la Seguridad Territorial.

Capturan a Orlando Alberto Rojas Bedoya, alias Pecas, como presunto asesino del profesor Gamaliel Enrique Álvarez y cuyo cuerpo fue sepultado en una pared de una vivienda ubicada en Cajicá, Cundinamarca.
Capturan a Orlando Alberto Rojas Bedoya, alias Pecas, como presunto asesino del profesor Gamaliel Enrique Álvarez y cuyo cuerpo fue sepultado en una pared de una vivienda ubicada en Cajicá, Cundinamarca. - Foto: Fiscalía

Como quemar el cuerpo fue un plan frustrado, el presunto asesino optó por construir una bóveda en una pared de la casa y allí meter a la víctima con el ánimo de evitar ser descubierto por las autoridades, que luego de adelantar la investigación estableció el lugar donde ocultaron el cuerpo.

El informe preliminar del Instituto de Medicina Legal reveló que el cuerpo tenía signos de herida provocada por arma blanca en el cuello y maltrato físico. Los hallazgos apuntaron a que enterraron bajo una planta de cemento a Gamaliel Álvarez, luego de que se desangrara. La prueba documental indica que Gamaniel fue asesinado con arma blanca.

Según la investigación, Rojas Bedoya también hurtó una motocicleta de propiedad del docente de 43 años, la cual habría sido vendida en 15 millones de pesos. Todos estos movimientos quedaron registrados en las cuentas bancarias de Rojas.

“La Fiscalía estableció que de la cuenta bancaria del profesor se realizaron movimientos de dinero por montos inusitados o superiores, posterior a su muerte. Los registros de la entidad financiera y de los establecimientos comerciales donde se realizaron las transacciones, indican que el presunto responsable sería Rojas Bedoya”, explicó la Fiscalía.

La Fiscalía General acusó al Pecoso por los delitos de homicidio agravado con ocultamiento, alteración o destrucción de elemento material probatorio; hurto calificado, falsedad en documento privado y fraude procesal. Para el ente investigador, Rojas fue el autor material e intelectual de este asesinato.

Por la gravedad de los delitos, la sevicia y la forma en cómo se intentó desviar la investigación, el fiscal del caso pidió una condena de 40 años de prisión en contra del procesado. Pese a la evidencia, El Pecoso se ha declarado inocente de estos hechos.