judicial

Hipopótamos como especie invasora en Colombia, un debate que no tiene fin y está en los tribunales

El Consejo de Estado admitió una demanda que pide reversar la decisión del Ministerio de Ambiente, de declararlos una especie invasora y controlar su reproducción, al considerar que se desconoce la ley que prohíbe el maltrato animal en Colombia.


En el auge del narcotráfico en Colombia en la década de los ochenta, Pablo Escobar Gaviria quiso, como una más de sus excentricidades, tener su propio zoológico en la Hacienda Nápoles. El jefe del Cartel de Medellín movió todo su dinero e influencias para ingresar al país todo tipo de animales, entre ellos hipopótamos.

El narco, según contaron varios de sus allegados, estaba fascinado por el poder de estos animales y quería que hicieran parte de su colección. Escobar les mandó a modificar parte de su hacienda para que los hipopótamos nadaran a sus anchas y se alimentaran sin ningún tipo de problemas.

Con la caída del narcotraficante, en 1993, y los malos manejos que el Estado le dio a sus bienes, los hipopótamos se reprodujeron sin control alguno, generando graves problemáticas en la región. Los jornaleros a quienes el Estado les adjudicó el manejo de Nápoles fueron atacados por estos animales, quienes se caracterizan por ser territoriales y agresivos.

En febrero de este año, tras muchos ires y venires, el Comité Técnico Nacional de Especies Introducidas y/o Transportadas Invasoras, liderado por el Ministerio de Ambiente, declaró a los hipopótamos como una especie invasora en el territorio nacional. Esto debido a que no son originarios de la región y fueron introducidos por la fuerza y de manera ilegal.

La decisión se tomó tras un informe hecho por el Instituto Humboldt y el Instituto de Ciencias de la Universidad Nacional que concluyó que existió una reproducción masiva y no controlada de esta especie que pone en riesgo a la comunidad. Los cálculos indican que 130 hipopótamos deambulan por el Magdalena.

Esto genera “riesgos ambientales” en los ecosistemas que afectan a las especies nativos. Con esta calificación, el Gobierno podía tomar medidas de fondo para controlar a la especie identificada y evitar su reproducción, además de otras acciones para evitar al máximo que ataquen a la población.

Sin embargo, recientemente, la Sección Primera del Consejo de Estado admitió para su estudio una demanda que pide revisar la resolución emitida por el Ministerio de Ambiente al considerar que se omitió la legislación (Ley 1774 de 2016) que ordenan la protección de los animales en todo el territorio nacional.

Consejo de Estado admitió demanda que pide anular resolución que declaró a los hipopótamos como especie invasora.
Consejo de Estado admitió demanda que pide anular resolución que declaró a los hipopótamos como especie invasora. - Foto: Cortesía

Esto debido a que son seres sintientes y no pueden ser sacrificados sin justa causa. “(….) No sea posible adoptar medidas prevención, control y manejo de la especie que le desconozcan su condición de seres sintientes y la aplicación de los principios de bienestar, protección animal y de solidaridad social” (sic).

Cuestiona el hecho que fue el mismo Estado el que incurrió, durante años, en una omisión. Primero, al permitir el ingreso ilegal de los hipopótamos –que fueron traídos desde África- y la falta de control para su reproducción.

“Permitieron el ingreso ilegal de los cuatro individuos iniciales (tres hembras y un macho) y que luego de la muerte de Pablo Escobar permitieron la proliferación de la especie y su expansión territorial”, precisa la demanda radicada por el abogado Luis Domingo Gómez Maldonado.

Con ponencia del magistrado Oswaldo Giraldo López, el máximo tribunal de lo contencioso administrativo le notificó al Ministerio de Ambiente, la Procuraduría General y la Agencia Nacional de Defensa Jurídica del Estado que respondan a las pretensiones de la demanda y, de ser el caso, aporten evidencia sobre el caso.