Tendencias

Home

Nación

Artículo

- Foto: Esteban Vega La-Rotta

nación

Juicio contra Rodolfo Hernández, por caso de corrupción, iniciará el 21 de julio

El exalcalde de Bucaramanga se declaró inocente del delito que le imputó la Fiscalía por el denominado caso Vitalogic.

Para el próximo 21 de julio quedó programado el inicio del juicio penal contra el exalcalde de Bucaramanga y actual candidato a la Presidencia, Rodolfo Hernández, por el denominado caso Vitalogic. Esto después que este lunes se adelantara la audiencia preparatoria en la que se definieron las pruebas documentales y testimoniales que serán tenidas en cuenta para del desarrollo del proceso.

Tras la pregunta del juez décimo de conocimiento de Bucaramanga, Hernández –quien se encontraba con sus dos abogados– rechazó los cargos y se declaró inocente del delito de celebración indebida de contratos. Según el escrito de acusación, en 2017 el entonces mandatario habría participado en un direccionamiento para la entrega de un millonario contrato a la empresa Vitalogic.

Para esto habría orquestado una estrategia junto a su hijo Luis Carlos Hernández Oliveros para afectar todo el proceso de licitación convocado por la Empresa de Aseo de Bucaramanga (Emab) y la Alcaldía, y beneficiar exclusivamente a la empresa Vialogic, cuyo representante era Jorge Hernán Alarcón.

La Fiscalía General señala que Hernández y su hijo habrían alterado el trámite para la adjudicación directa del Contrato de Consultoría 096 de 2016, el cual tenía como objetivo la elaboración y evaluación técnico ambiental, financiera y jurídica, para la implementación de nuevas tecnologías en el sitio de disposición final de los residuos sólidos del relleno sanitario El Carrasco, ubicado en el municipio de Girón.

Para lograr su cometido, se habrían ejercido presiones sobre la junta directiva de la Empresa de Aseso para que se le adjudicara el contrato avaluado en 336 millones de pesos a Vitalogic. Para sostener la acusación, el ente investigador cuenta con interceptaciones telefónicas y registros de chats en los que se evidenciaría el lobby ejercido para favorecer a esta empresa.

Este lunes se conoció que José Manuel Barrera Arias, exgerente de la Emab anunció que se está en proceso para la firma de un preacuerdo con la Fiscalía General, por el cual aceptaría cargos y podría ser testigos en los proceso penales y disciplinarios por este caso de corrupción.

Pese a que Barrera se declaró inocente de los cargos formulados este lunes, lo cierto es que está muy cerca de finiquitar la negociación con el ente investigador. Este preacuerdo es clave puesto que el exgerente de la Emab fue clave en el proceso de licitación del cuestionado contrato.

Por su parte, Rubén Enrique Anaya, jefe de Disposición Final de la Emab; César Fontecha, exdirector jurídico; Abelardo Durán Leiva, exsubgerente técnico y operativo, y Abigail León, exsubdirectora administrativa y financiera, se declararon inocentes de los cargos de contrato sin cumplimiento de requisitos legales e interés indebido en la celebración de contratos.

Las pruebas

En la audiencia preparatoria se anunció que se tendrá en cuenta como prueba el pliego de cargos (llamado a juicio disciplinario) emitido por la Procuraduría General en octubre de 2021 en contra de Hernández por estos mismos hechos de corrupción.

Igualmente, se solicitó que sean tenidas en cuenta una serie de conversaciones telefónicas y por WhatsApp, las cuales fueron interceptadas por orden judicial, y en las cuales quedaría en evidencia el pacto de las comisiones exigidas entre el hijo de Rodolfo Hernández (Luis Carlos Hernández Oliveros) y dos funcionarios más de la Alcaldía de Bucaramanga y Vitalogic, entre ellos Carlos Gutiérrez y Jorge Hernán Alarcón.

Así como la denuncia radicada en 2017 en la que se citaba que el entonces alcalde de Bucaramanga y su hijo habían planeado y puesto en marcha una estrategia para que se modificaran los pliego de condiciones de este contrato, para así favorecer en el proceso licitatorio a la empresa que se comprometiera a pagar millonarias comisiones para que resultara beneficiada con el convenio en el manejo de las basuras en la capital de Santander.

Además, se citaron las hojas de vida que presuntamente habrían sido falsificadas para que participaran en el proceso de licitación del millonario contrato, así como las estrategias que se habrían puesto en marcha con el único fin que Vitalogic fuera la empresa elegida por cumplir los requisitos exigidos.

Todas estas irregularidades en el proceso de licitación llevaron a que se suspendiera el trámite y se declarara desierto el caso, puesto que Vitalogic fue la única que se presentó para participar por el contrato de concesión.