Tendencias

Home

Nación

Artículo

En la calle 17 entre carreras 57 y 58 los habitantes de calle y recicladores se adueñaron del espacio público.
En la calle 17 entre carreras 57 y 58 los habitantes de calle y recicladores se adueñaron del espacio público. - Foto: Concejal Lucías Bastidas.

bogotá

“La calle 17 con carreras 57 y 58, en Puente Aranda, es una verdadera olla”: Lucía Bastidas

Los habitantes de calle y las bandas de microtráfico se apoderaron del lugar.

La calle 17 entre carreras 57 y 58, en la localidad de Puente Aranda, se convirtió en una verdadera olla, en donde la delincuencia, las basuras y el microtráfico se tomaron el lugar, así lo denunció la concejal de la Alianza Verde Lucía Bastidas, quien cuestiona el abandono institucional en esta zona de Bogotá.

En un principio, alrededor de 400 habitantes de calle se habían tomado el lote de lo que era la Universidad de Cundinamarca y habían armado sus cambuches al interior del mismo, pero el lote fue intervenido y recuperado por las autoridades; sin embargo, lo que generó esa intervención es que los habitantes de calle se desplazaran adueñándose de esta calle.

“El año pasado recuperaron el lote, pero desde ese entonces advertí que tuvieran cuidado porque quedaron varios habitantes de calle afuera, pues resulta que hoy en día ya no es lote sino la calle completa que está invadida por ellos”, aseguró la concejal Bastidas.

Según explicó la cabildante, ella hizo un recorrido por el lugar con diferentes entidades del Distrito para que observaran de primera mano el abandono total de esta calle en la localidad de Puente Aranda.

“Hice una visita con la Secretaría de Seguridad, con la Secretaría de Integración Social y con la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos (UAESP) y todos quedaron aterrados, hay cambuches de hasta 3 pisos, hay un tema de microtráfico, los residentes, los microempresarios están desesperados, esa es una olla completa y nada que actúan”, dijo Bastidas.

Desde el año pasado, la concejal Bastidas ha venido denunciando la problemática de esta calle que parece un basurero al aire libre y que fue tomada por la delincuencia, pero las autoridades, al parecer, no han hecho nada al respecto y mientras tanto el problema se ha venido acrecentando a tal punto de que las fachadas de los negocios están siendo marcadas con grafitis. “Eso significa que son bandas de microtráfico que hay en la zona”, precisó la concejal de la Alianza Verde.

Después de la visita hace dos semanas al lugar, las secretarías de Seguridad e Integración Social se comprometieron a adelantar una intervención, pero hasta el momento el problema continúa. De hecho, en fotos tomadas este lunes por el equipo de trabajo de la concejal Bastidas, se evidencia basuras y carretas de recicladores.

Foto tomada este lunes 4 de abril evidencia cómo la calle17 entre carreras 57 y 58 sigue en total abandono.
Foto tomada este lunes 4 de abril evidencia cómo la calle17 entre carreras 57 y 58 sigue en total abandono. - Foto: Concejal Lucías Bastidas.

“Hay niños dentro de las carretas, apenas ven que llega la institucionalidad, se desaparecen, se van, pero eso es un tema bastante grave, hay amenazas a los vecinos, compra de estupefacientes, es una callecita, pero el caos que hay ahí es incontrolable”, puntualizó la concejal.

El alcalde local de Puente Aranda Juan Pablo Beltrán, en diálogo con SEMANA, confirmó el problema que se vive en esta zona de la localidad e indicó que aunque ya avanza un proceso jurídico para poder realizar la intervención necesaria, él como autoridad no puede llevar policías y levantar los cambuches.

“Después de la recuperación que hicimos del predio de la Universidad de Cundinamarca, al lado de la cárcel Modelo, que había más de 400 personas, algunas de estas se hicieron ahí en el espacio público, porque no tenían para dónde irse. Nosotros como Distrito le hemos llevado la oferta institucional, a muchos ya se les ha dado ayudas, pero siguen ahí en sus cambuches o construcciones artesanales viviendo. Gran parte de estas personas son recicladores que venden su material en los alrededores del lugar”, explicó Beltrán.

El alcalde local puntualizó que el proceso jurídico que se está adelantando tiene una prioridad pero aún no tiene una fecha tentativa en que esa intervención se pueda llevar a cabo. “Jurídicamente está avanzando el proceso porque yo no puedo irme con más policías y recuperar ese espacio público sino que se tiene que tiene que surtir un proceso en las inspecciones de Policía, es un proceso que tiene prioridad por directriz del secretario de Gobierno y está surtiendo el debido proceso”, dijo.

Ahora bien, frente al problema de microtráfico, el alcalde Juan Pablo Beltrán aseguró que no es una problemática nueva y aunque las autoridades son consientes de la venta y compra de estupefacientes, no tienen denuncias ni evidencias concretas para ejecutar capturas.

“El microtráfico es históricamente, no solamente en esta invasión, es una zona que por tener bodegas de reciclaje y la cárcel Modelo al lado, se ha prestado para el microtráfico, pero pruebas que nos permitan dar con capturas no las tenemos, pero con la Policía sí se le ha hecho el seguimiento a las conductas que allí se presentan”, subrayó Beltrán.