nación

“La isla está completamente destruida”: médica que viajó a Providencia para atender la emergencia

El Huracán Iota destruyó el 98 % de la infraestructura de Providencia, arrasando con todo lo que encontró a su paso. 1.400 viviendas quedaron completamente destruidas y 400 con graves afectaciones.


Casas en ruinas, techos en el piso, utensilios de cocina regados por el piso, colchones llenos de agua. Ese es el panorama que hoy se ve en la isla de Providencia. Destrucción total, afirman unos. Y tienen razón. Cada día son más los testimonios desgarradores que se conocen de los sobrevivientes del Huracán Iota. Un fenómeno natural nunca antes visto en territorio colombiano que alcanzó la máxima categoría que un huracán puede alcanzar –categoría 5–, y a su vez, causó la mayor destrucción que ha podido sufrir la isla aledaña a San Andrés.

El Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina vivió el pasado fin de semana uno de los peores momentos en la historia. Fueron horas en las que los isleños tuvieron que refugiarse, en su mayoría, en los baños de sus hogares, porque el Huracán Iota levantó techos, derrumbó rejas y entró con paso firme dentro de cada una de las viviendas con miles de metros cúbicos de agua inundándolas.

“San Andrés está un poquito siguiendo su normalidad, como si no hubiera pasado nada. Yo tengo un sentimiento adentro en el pecho horrible, una cosa que no me deja estar tranquilo sabiendo que toda esa gente está allá desesperada. En San Andrés está un poco descuidado el tema de la ayuda humanitaria porque todo está concentrado en Providencia. Claro, ellos lo necesitan más que nosotros, pero toda la parte oeste, el Rincón de la Langosta hacia la punta sur, todo está abandonado por parte de todos. Providencia está mucho peor y está entrado en grado de desespero”, dijo Daniel Parra, director de cine y documentalista, a SEMANA Noticias.

Explicó que tras el devastador paso del Huracán Iota sobre la isla, hasta el momento no ha vuelto a llover y que, por lo contrario, ha estado haciendo sol. “El turismo está completamente normal. Ya están llegando las primeras imágenes de Providencia y son desgarradoras. San Andrés lo siento un poco indiferente y necesitamos más y más ayuda porque lo siento como en su normalidad y estamos en una tragedia. Sanandresanos, necesitamos ponernos las pilas con Providencia porque nosotros la isla hermana y los hermanos están para ayudarse”, destacó Parra.

Alicia Morales, médica general que trabaja en San Andrés pero que desde el día cero que se pudo llegar a Providencia después de la tragedia, llegó a Providencia para apoyar dijo que “se envió una comitiva del Hospital Local de San Andrés para poder ayudar en la salud, sobre todo por los heridos, por los traumas. La mayoría de heridos tienen traumas leves en comparación con los daños de la infraestructura observado en las imágenes. Sin embargo, la isla está completamente destruida. Tenemos adultos mayores, niños, mujeres embarazadas, la mayoría ya han sido evacuados”.

La médica explicó que la Armada ha evacuado aproximadamente 1.400 personas, un número importante de afectados si se tiene en cuenta que en Providencia habitan entre 5.000 y 6.000 personas.

Providencia Iota - 3
Providencia Iota - 3 - Foto: Iota

Dio testimonio sobre la llegada de las ayudas humanitarias a Providencia, con alimentos como lentejas y arroz, pero estos terminan siendo un obstáculo toda vez que los isleños “no tienen dónde cocinar. Hasta ayer instalaron algunas plantas eléctricas. La gente sigue sin techo, viviendo en los baños o debajo de los escombros. Necesitamos mano de obra que se ponga las pilas con la infraestructura. En Providencia ha seguido lloviendo, la gente recoge, lava y se le vuelve a mojar lo que tiene”.

Morales destacó que en promedio 25 hombres y mujeres del personal de la salud se desplazaron hasta Providencia para ayudar a sus compatriotas. “La parte administrativa del hospital, al conocer la incomunicación con Providencia se puso en comunicación con la Armada para que tuviera disponibilidad de vuelos o embarcaciones porque voluntarios del hospital querían arribar a la Isla para prestar la ayuda humanitaria. Todos nos pusimos en pie, al conocer que nuestro hospital quedó completamente destruido, a reorganizar una antigua área que tiene la Alcaldía donde se están atendiendo los pacientes y posteriormente son remitidos a San Andrés”, explicó.

En Providencia la población es mayoritariamente longeva, es por ello que la galena dijo que la mayoría de pacientes son adultos mayores, “con patologías crónicas, descompensadas debido a la falta de medicamentos para la atención de hipertensión y diabetes. Aparte tenemos la pandemia del covid, ya que en su mayoría han salido positivos para los antígenos, todos los pacientes que manifiestan síntomas respiratorios por las constantes lluvias en las que se encuentran y el hecho de no tener una adecuada higiene. No hay baños disponibles tampoco”.

Según apuntan las cifras oficiales, el Huracán Iota destruyó 1600 viviendas y otras 400 tuvieron daños parciales. Las redes de los servicios públicos se vieron gravemente afectadas, más del 98% de la infraestructura quedó destruida. Hoy por hoy las autoridades trabajan en el restablecimiento de los servicios de energía, agua y alcantarillado.