Home

Nación

Artículo

Para lograr la liberación, la misión humanitaria debió llegar hasta una de las zonas más alejada del municipio de Tumaco
Pertenecen a diferentes comunidades del pacífico nariñense y fueron retenidos por ese grupo armado ilegal después de enfrentamientos sostenidos en esa región del país. - Foto: Cortesía Defensoría del Pueblo

nación

Liberados 18 jóvenes de Tumaco que estaban en poder de las disidencias de las Farc

Para lograr la liberación, la misión humanitaria debió llegar hasta una de las zonas más alejadas de ese municipio.

En zona rural del municipio de Tumaco, Nariño, y gracias a una misión humanitaria de la Defensoría del Pueblo, fueron liberados 18 jóvenes que estaban en poder de la columna Iván Ríos perteneciente a la Segunda Marquetalia de las disidencias de las Farc.

Estas personas pertenecen a diferentes comunidades del pacífico nariñense y fueron retenidas por ese grupo armado ilegal después de enfrentamientos sostenidos en esa región del país. El defensor del Pueblo, Carlos Camargo, confirmó que la misión humanitaria se llevó a cabo en conjunto con la Personería Municipal de Tumaco.

“Después de la liberación por parte del grupo armado ilegal, la misión humanitaria adelantó una verificación de las condiciones de salud de los 18 jóvenes y estableció la ruta de protección de derechos para estas personas, a la que eventualmente podrán acceder, de acuerdo con el marco normativo nacional, para su posterior traslado y reencuentro con sus familias”, indicó.

Para lograr la liberación, la misión humanitaria debió llegar hasta una de las zonas más alejada del municipio de Tumaco, explicó Carlos Camargo, quien recalcó que “desde la Defensoría del Pueblo, seguiremos disponiendo de todos nuestros canales humanitarios y nuestra capacidad institucional para facilitar desde los territorios las liberaciones y el retorno seguro de las personas que se encuentran en poder de grupos armados ilegales, para que puedan volver a estar con sus familias lo más pronto posible”.

El funcionario llamó a los grupos armados ilegales para que continúen en el camino de mostrar gestos de paz y acciones que demuestren su voluntad de no continuar con las confrontaciones armadas y de concretar un cese al fuego unilateral para no se siga poniendo en riesgo a las comunidades de las zonas alejadas del país.

Este es el segundo grupo de jóvenes que es liberado en el último mes en esta región del país, ya que a finales de octubre fueron 16 los que recobraron su libertad, para un total de 34 personas en estas dos acciones.

“Nuestro país requiere muestras de paz como la liberación de todas las personas que se encuentran en poder de los grupos armados ilegales, para que puedan avanzar los diálogos para la terminación del conflicto armado que viene proponiendo el Gobierno nacional”, concluyó Carlos Camargo.

Estos son los detalles de la liberación de los 16 jóvenes detenidos por la Segunda Marquetalia

El último fin de semana del pasado mes de octubre en Tumaco, Nariño, se dio un hecho sin precedentes. Un grupo ilegal llamó a las entidades Defensoras de Derechos Humanos para entregar a más de una decena de jóvenes, entre los 18 y 25 años, que estaban retenidos por ellos, luego de que en combates con otra organización criminal se los hubiera llevado en contra de su voluntad.

La liberación estuvo enmarcada en una gestión humanitaria que se planeó de manera conjunta entre la Oficina del Alto Comisionado para la Paz, el Comité Internacional de la Cruz Roja, la Diócesis de Tumaco y la Defensoría del Pueblo. Se produjo en zona rural del pacífico nariñense, luego de acercamientos adelantados entre el Gobierno nacional y la Segunda Marquetalia Farc, quienes manifestaron que, como gesto de paz y respaldo a la propuesta de paz total del Gobierno, entregarían a un personal capturado durante combates contra el Frente 30 Comando Coordinador de Occidente.

Eso es algo que destacan los defensores de derechos humanos, pues tradicionalmente lo que sucede es que o los grupos ilegales, al retener a los que consideran sus enemigos, los torturan y/o asesinan a manera de retaliación o, incluso, en algunas oportunidades los convencen para que trabajen a su favor. Sin embargo, en esta oportunidad lo que hicieron fue facilitar que estos jóvenes se reencontraran con su familia.