orden público

Disidencias de las Farc desafían al ministro de Defensa y a la cúpula militar: a plena luz del día reaparecen y hacen “retén” cerca a Tibú

A menos de 48 horas de que Diego Molano, ministro de Defensa, anunciara el envío de tropas para brindar seguridad a Tibú, Norte de Santander, los disidentes de las Farc volvieron a tomarse el municipio.


A plena luz del día, se ven a hombres vestidos de camuflado portando la bandera de Colombia en su brazo, identificándose con miembros de las disidencias de las Farc, y con armas de largo alcance, controlando a la población civil que se moviliza por el lugar. Instalan retenes para demostrar su autoridad, no les importa intimidar con fusiles a menores de edad.

Los transeúntes no se ven extrañados, quizás, como dice el alcalde del municipio, ya están acostumbrados a ver su presencia en las calles. Este domingo 16 de julio, miembros del frente 33 de las disidencias detuvieron cuanta moto, camioneta, automóvil, o cualquier otro vehículo se movía por el lugar, no solo los conductores y pasajeros tenían que darle un reporte de dónde y para dónde se dirigían, sino que además los requisaban. Lo hacían con la intención de demostrar que eran ellos y no el Estado quien ejercía control en el territorio, De hecho, toda la jornada la dejaron grabada en videos que luego filtraron a las redes sociales.

Lo hicieron a manera de respuesta al ministro de Defensa, Diego Molano, quien, a través de su cuenta oficial de Twitter, calificó la presencia de los disidentes de las Farc en Tibú como “inaceptable”, pues el pasado jueves, se veía a los subversivos parados frente la alcaldía de Tibú, supuestamente brindando seguridad.

Molano hace menos de 48 horas les ordenó al Ejército Nacional y a la Policía Nacional llevar a cabo una operación que garantice la seguridad de este municipio. “He dado la orden a @COL_EJERCITO y @PoliciaColombia de ejecutar de inmediato una operación que consolide la seguridad en este municipio”, indicó el alto funcionario y recalcó que su posición era sin tregua y que la “fuerza pública debe estar en ofensiva permanente en Catatumbo”.

En el video que grabaron desde el frente 33 quisieron demostrar que ellos siguen mandando en esa región. “Nos encontramos a solo tres minutos del casco urbano de Tibú. Prestando la seguridad en las zonas veredales de este bello municipio. Y seguiremos con nuestros patrullajes porque la mayor intención de nosotros es mantener el pueblo catatumbero con seguridad ya que el estado no la presta”, dijo uno de los hombres que oculta su rostro con pasamontañas y mientras carga su fusil junto a otros tres hombres.

Argumenta que el frente 33 llenará el espacio que ha dejado libre el Estado, sin mejorar las carreteras, la salud para los pobladores y la educación de los menores. Le envían un mensaje directo al ministro de Justicia: “Seguiremos aquí, en pie de lucha esperando las fuerzas especiales que va a mandar el ministro de Defensa. Vencer o morir”, finalizó el subversivo.

Caber recordar que 24 horas antes de ese mensaje, el general Eduardo Zapateiro, comandante del Ejército Nacional, estuvo en Norte de Santander y desde allí presidió un consejo de seguridad con las autoridades regionales. Entre los compromisos que se plantearon estaba el apoyar a la Policía Nacional en el casco urbano y rural de Tibú.

También dijo que la presencia de sus tropas sería permanente, con una inteligencia dominante que la liderará la Policía y la Fiscalía, para llegar a las personas que firman el video “de forma rápida, posiblemente son milicianos que viven en el casco urbano, que se visten, salen de las casas y hacen el evento intimidando a la población civil”, dijo el alto mando.

Zapateiro se comprometió a no llegar solo con armas sino con acción integral, acompañando al comercio y llevando la presencia del Gaula.