nación

“No se entrometa”: concejal de Soacha a denunciante de muertes en CAI de San Mateo

El concejal de Bogotá Diego Cancino ha venido denunciando que hubo negligencia por parte de los uniformados de la Policía para socorrer a los nueve jóvenes que murieron tras la conflagración en dicho CAI.


A través de un video, Carlos Ospina, presidente del Concejo de Soacha, le pidió a Diego Cancino, cabildante de Bogotá y quien denunció la muerte de nueve jóvenes tras un incendio ocurrido el 4 de septiembre en el CAI de San Mateo en Soacha, que “deje en paz” al municipio y que mejor se ocupe de lo que acontece en la ciudad.

“No creo que sea conveniente, señor Cancino, usted, concejal de Bogotá, que se entrometa en cosas que no le competen como es lo del municipio de Soacha. (...) No sabía, concejal Cancino, que usted era juez de la república y que ya había condenado a la Policía. No sabemos qué pasó en el lamentable accidente del 4 de septiembre en San Mateo. No podemos prejuzgar lo que ocurrió ese día”, dijo Ospina a través de un video publicado en la página en Facebook del Concejo de Soacha.

Además, el concejal de Soacha le dijo al cabildante Cancino que se encontraba “muy sentido” por lo que él había dicho, recalcando que si iba a interferir en situaciones de ese municipio, que fuera para algo que beneficiara a sus pobladores. “Lo invito para que mire lo que pasa la Autopista Sur. Lo invito para que más bien se preocupe por lo que está pasando allá en Bogotá y deje un poco en paz a Soacha y no ofenda a Soacha. Esperamos sus excusas, señor Cancino; si se va a entrometer que sea en cosas que sean para el beneficio de nuestro municipio”, agregó Ospina.

En Vicky en Semana, el concejal de Bogotá Diego Cancino dijo que lo que ocurrido el 4 de septiembre del presente año en el CAI de San Mateo de Soacha fue una “hoguera humana” e indicó que el comandante de la Policía de Cundinamarca, el coronel César Castro, no ha asumido la responsabilidad de este hecho donde murieron nueve personas.

“Estos son hechos dolorosísimos. Lo que sucedió acá es que antes del 4 de septiembre, estos muchachos que habían cometido ilegalidades y que algunos ya estaban judicializados y otros no por delitos menores y otros por delitos de alta envergadura, estaban sufriendo torturas, maltratos físicos, y les daban comida cada cuatro-cinco días y estaban sufriendo de hambre”, indicó el concejal.

El cabildante explicó que el 4 de septiembre, día en que se presentó el incendio en ese CAI, llegaron las madres de los jóvenes a visitarlos en horas de la mañana, pero no las dejaron entrar al lugar. Ante ello, una de las personas que estaba al interior de la estación de policía decidió encender un colchón, lo que generó la conflagración.

“En vez de que la Policía apacigüe el fuego, pues hay una llamarada mucho más fuerte y después vemos la escena de madres absolutamente desesperadas clamando por la vida de los muchachos porque no las dejaban entrar, y lo que dicen estas madres como testimonio, es que los policías decían ‘ojalá se mueran esas gonorreas, ojalá esas ratas inmundas se pudran. Y no las dejaban entrar’”, agregó Cancino.

El concejal se preguntó por qué los policías no utilizaron los extintores para apagar las llamas y por el contrario esperaron a que varias personas resultaran heridas ahí en el CAI, y luego murieran debido a las graves quemaduras que sufrieron.

“Estos muchachos, muchos de estos cuerpos, tienen combustión de gasolina en sus cuerpos. De dónde sale la gasolina y por qué se usó. Acá hay muchas preguntas que nosotros tenemos y que el comandante no ha dado respuesta y estamos exigiendo ante la Procuraduría y Fiscalía que hagan las investigaciones del caso”, afirmó el cabildante, quien además dijo que no puede haber impunidad y por el contrario se debe llevar a cabo una reforma al interior de la Policía Nacional.

Al respecto, César Castro, comandante de la Policía de Cundinamarca, aseguró que los uniformados del CAI realizaron las actividades necesarias para sacar a las personas que estaban al interior de la estación en medio del incendio. Aclaró que eran 11 los jóvenes que estaban privados de la libertad en ese lugar por varios delitos.

“Se prestó la actividad correspondiente para sacar a las personas que estaban ahí retenidas, aquí no escatimamos esfuerzos para hacer lo pertinente y poder romper el candado que estaba sosteniendo la reja. Además, hay un video donde se observa que ellos habían hecho esto al parecer premeditado, habían amarrado con sábanas la parte de encima de la reja, entonces eso tampoco ayudó que el ejercicio fuera tan rápido”, agregó el comandante de la Policía de Cundinamarca.

Así mismo, explicó que hubo alguna demora en la evacuación de los jóvenes, ya que el candado que estaba asegurando la reja se selló debido al fuego. También afirmó que ninguna persona murió en el lugar, y que todos salieron con vida hacia los hospitales.

“Las familias estaban pidiendo visitas en la sala de retenidos, una situación que por pandemia no era posible y además por el tema de las instalaciones no es permitido para realizar visitas. Por eso se le estaba colaborando a los mismos retenidos para que hicieran llamadas a las familias, de que tuvieran contacto, comunicación con ellos”, afirmó el oficial, quien además dijo que el incendio se presentó tras una asonada.