política

“No te dejés empalagar del dulcecito del poder”: consejo a Petro | ¿Quién se lo dio?

El padre Salvador Medina, quien celebró el triunfo de Gustavo Petro –uno de sus alumnos destacados de filosofía–, le pidió que en cuatro años traspase el poder a otro.


El sacerdote Salvador Medina recibió a SEMANA. Él fue uno de los profesores que le dio clases a Gustavo Petro en el colegio La Salle de Zipaquirá, Cundinamarca, hace más de cuatro décadas.

Lo recuerda como uno de los estudiantes más destacados académicamente, con alto sentido social y capacidad de análisis. Se siente orgulloso al decir que es profesor de un presidente de la Republica. Se reencontraron hace unos meses en Zipaquirá, durante el cierre de campaña de primera vuelta. Fue un encuentro emotivo, que se evidenció en un largo abrazo.

El padre confía en que la “política del amor” de la que habla Petro es adecuada para cerrar las brechas en una sociedad con múltiples necesidades. Además, estaba convencido de que era el candidato más preparado en la contienda electoral. Con el afecto y orgullo que le profesa y sin dejar de la lado la línea de los consejos de un maestro, le dijo: “Hombre, Petro, ya te lo dije en la tarima de Zipaquirá, no te dejés empalagar del dulcecito del poder. Eso quiere decir, que se cumplen los cuatro años de mandato y organizamos para traspasar el poder a otro que continúe el camino”.

El profesor es un cura la comunidad misioneros de la Consolata, que ha viajado por el mundo entero viendo las necesidades más precarias que afronta la humanidad, e indica que en todos los continentes hay temor a que lleguen a gobernar movimientos de izquierda, “porque muchos dicen que la izquierda del continente se quiere perpetuar en el poder. En el África escuchaba lo mismo: que sube un presidente y ya no se quiere bajar y eso es verdad. Por eso entonces, esta democracia por la cual todos luchamos, en la cual creemos, exige esa rotación”, explicó.

Indicó que un solo individuo no debería permanecer, sino un sistema. “Colombia ya se cansó de estar siempre con los mismos y dijo cambiemos. Porque el país está conformado por organismos vivos y también necesitan nuevos oxígenos y nuevas ideas”, manifestó el sacerdote.

Invitó al nuevo presidente a hacer bien el bien, como lo enseñó el padre José Allamaro, fundador de su comunidad religiosa. Destacó que Petro en el Senado hizo un buen trabajo, poniendo en el debate temas de corrupción. Medina manifestó que lo que le hace a su exalumno es un llamado a la humildad y una invitación a decir: ”Tengo visión, tengo liderazgo, tengo seguidores, pero eso no me hace el comandante, sino el servidor, y para eso se necesita humildad”, le recalca el sacerdote al presidente electo.

“Somos de barro, hermano, por eso con esa humildad, y con esa vocación de servicio que tienes junto con esa inteligencia te vuelvo a agradecer por ofrecer la vida al servicio de los demás”, el sacerdote está convencido que lo que hace Petro no es fácil y que la mayoría de las veces ha sido capaz de arriesgar su vida por el bien común.

Acotó que, sin querer poner en el mismo nivel a Jesucristo y Petro, los dos han hablado de la “política del amor” y han sido señalados por cuestionar el sistema tradicional.

Durante la entrevista con SEMANA agregó que se siente orgulloso de saber que las semillas que sembró como maestro empiezan a dar frutos que no sabe si él a sus más de 70 años alcance a cosechar, pero que con seguridad otras generaciones sí lo harán.

Envió un mensaje a las personas que tienen miedo a que en lugar de dividir se sumen a hacer una oposición que ayude a crecer el país. También dijo que espera que Gustavo Petro ahora que es presidente lo invite a conocer la Casa de Nariño.