Home

Nación

Artículo

Ofelia Niño, secretaria de Educación de Boyacá, reacciona a las denuncias de racismo en una institución educativa.
Ofelia Niño, secretaria de Educación de Boyacá, reacciona a las denuncias de racismo en una institución educativa. - Foto: SEMANA, Gobernación de Boyacá

nación

“Nos preocupa, no teníamos este caso en el radar”: secretaria de Educación de Boyacá sobre presunta violencia racista en colegio municipal

Ofelia Niño reaccionó en SEMANA sobre las denuncias de presunto racismo y abuso sexual en una institución educativa del municipio de Paya.

En exclusiva, SEMANA expuso las denuncias de Kerlin Murillo Mena, una profesora y madre de familia que asegura haber sido víctima de violencia racista en una institución educativa del municipio de Paya. Sus dos hijos, de 5 y 9 años, habrían sido víctimas de golpizas y abuso sexual por parte de otros estudiantes del colegio.

Ofelia Niño, secretaria de Educación de Boyacá, reaccionó en SEMANA sobre las denuncias y actualizó el estado de las investigaciones en curso.

“Una vez conocida la situación denunciada por la docente del área de inglés de la Institución Educativa el Rosario, del corregimiento de Morcote del municipio de Paya, ocurrido desde el segundo semestre del 2021, la Secretaría de Educación, con la dirección del núcleo educativo de inspección y vigilancia, hizo todos los trámites pertinentes con la institución educativa y se realizaron alrededor de seis reuniones de convivencia”, indicó la secretaria de Educación.

Las reuniones de convivencia no solo se llevaron a cabo al interior del colegio, sino también con los miembros de la comunidad en el municipio. De la misma forma, asegura que se activaron todas las rutas de atención en torno al bienestar de los menores y la docente.

“Esto desprendió en varias investigaciones, una de tipo disciplinario ante la Oficina de Control Interno Disciplinario. En este momento, se encuentra en traslado una comisión para recaudo de pruebas ante la Personería de Paya. También se encuentran abiertos procesos en Fiscalía, uno por el presunto acceso carnal violento, otro por las lesiones a los niños. Debo resaltar que, en virtud de que están inmiscuidos menores de edad, que algunos de ellos son inferiores a 14 años, no son judicializables y el tema ya lo tiene la Comisaría de Familia”, informó.

Además, aseguró que Murillo, quien fue trasladada al municipio de Chita en el mes de mayo en medio de un proceso de restablecimiento de derechos, presenta dificultades para asistir a su trabajo como docente de inglés.

“En la institución educativa de Chita se han presentado varias novedades en las situaciones administrativas, porque lo correcto es que ella estuviese en servicio activo, pero se han presentado varios permisos e incapacidades. Dice que tiene citas ante entes de control, como la Fiscalía y citas médicas. Se está estableciendo cuáles son las causas que hacen que no preste su servicio constante”, manifestó Niño.

Frente a la denuncia de racismo, que no se había presentado antes en la institución educativa de Paya, asegura que es un caso atípico en Boyacá, departamento cercano a comunidades afrodescendientes.

“Realmente me preocupó la noticia, máxime cuando Boyacá se ha destacado por ser una población muy prudente, decente y garantista de los derechos. Tenemos población negra, afrocolombiana, raizal y palenquera muy marcada en Puerto Boyacá y Cubará. Nos reunimos con ellos y no teníamos este caso en el radar y nos preocupamos, más cuando tenemos un consultivo pedagógico que está pendiente a la garantía de sus derechos”, agregó la secretaria de Educación.

Sobre las nuevas agresiones en Chita, la secretaria asegura que “no están en el radar” las denuncias de la profesora Kerlin, quien asegura que sus hijos siguen siendo objeto de golpizas.