En una cárcel de Medellín hay una empresa cuyo talento humano está integrado por los internos del mismo penal y son ejemplo de emprendimiento.
En una cárcel de Medellín hay una empresa cuyo talento humano está integrado por los internos del mismo penal y son ejemplo de emprendimiento. - Foto: Fiscalía

nación

Producto desarrollado por detenidos en Antioquia tiene certificado de calidad ISO

En una cárcel de Medellín hay una empresa cuyo talento humano está integrado por los internos del mismo penal y son ejemplo de emprendimiento. Se trata de mallas para construcción.

Un emprendimiento de resocialización en la cárcel de Bellavista, en el departamento de Antioquia, ahora es una empresa conformada por los internos del penal. Se unieron y empezaron a fabricar mallas para construcción, de tan buena calidad que ya tiene certificado ISO 9001 de alta calidad.

Los gaviones son mallas que se usan en la construcción y que en la cárcel de Bellavista se diseñan y producen con un listado amplio de clientes, todos garantizan la calidad del producto que tiene sello: Made In Prisión.

Los internos que están en la última fase de sus sentencias condenatorias pasan a los procesos de resocialización y en el caso de Bellavista, se incluyen en esta empresa que, para orgullo de los internos y del Inpec, se convirtió en un producto de exportación.

Los beneficiados con este proyecto advierten la importancia de la iniciativa y de cómo, con su trabajo, no sólo reciben una retribución económica, que se consigna directamente a sus familias, sino que encontraron un oficio, una profesión que en el futuro y en libertad, podrán desarrollar.

“Invitamos a conocer nuestro proyecto productivo, dedicado a la elaboración de canastillas para gavión dirigidas a la industria de la construcción, contamos con un sistema de gestión de calidad certificado bajo la norma ISO 9001 2015, demostrando nuestra eficacia y mejoramiento continúo”, señaló un interno que hace parte del proyecto productivo.

Este proceso de resocialización se convierte en otra iniciativa que, desde la dirección del Inpec, se impulsa con el propósito de ampliar las posibilidades de desarrollo y trabajo para quienes se encuentran privados de la libertad. Una oportunidad de aprovechar las segundas oportunidades.

“El proyecto está concebido como la última etapa de reinserción social para las personas privadas de la libertad que llegan a laborar, obteniendo como beneficio la integración social positiva, rebaja de pena, además de recibir un aporte económico que nos permite apoyar a nuestras familias”, resató un interno beneficiado con el proyecto.

En una cárcel de Medellín hay una empresa cuyo talento humano está integrado por los internos del mismo penal y son ejemplo de emprendimiento.
En una cárcel de Medellín hay una empresa cuyo talento humano está integrado por los internos del mismo penal y son ejemplo de emprendimiento. - Foto: Fiscalía

La empresa de los internos se ganó el certificado de calidad, gracias a su trabajo, al diseño y que, incluso en la cárcel, tienen toda la maquinaria para desarrollar un producto que sale de prisión y llega a las obras o proyectos de construcción. Se trata, quizás, del primer emprendimiento, en Colombia, desarrollado en la cárcel que tiene las certificaciones de calidad en este nivel.

“Somos productivos y competitivos en el mercado, queremos más y con la ayuda de la comunidad las instituciones y el estado podemos lograr lo queremos impulsar nuestro proyecto para dar a conocer nuestro potencial y las ganas de salir adelante se trata de contribuir en nuestra resocialización “, dijo el interno que orgullo cuenta los logros de esta iniciativa.

La empresa que se desarrolla desde la cárcel de Bellavista, es otra iniciativa que se mantiene y que crece en el interior de un penal. El Inpec lidera importantes iniciativas parecidas en diferentes sectores que se convierten en el impulso necesario en ese tránsito entre la detención y la libertad.

En una cárcel de Medellín hay una empresa cuyo talento humano está integrado por los internos del mismo penal y son ejemplo de emprendimiento.
En una cárcel de Medellín hay una empresa cuyo talento humano está integrado por los internos del mismo penal y son ejemplo de emprendimiento. - Foto: Fiscalía

El Inpec cuenta con programas de resocialización en áreas del conocimiento, las artes, la cultura, las confecciones, las artesanías y otros escenarios que claramente fortalecen las posibilidades que tienen los privados de la libertad para edificar las bases y las alternativas de su regreso a las calles.

Noticias relacionadas