política

“Seguimos esperando que se esclarezca la verdad”: la carta del uribismo a las FARC

Paloma Valencia, María Fernanda Cabal y José Obdulio Gaviria, entre otros líderes del uribismo, le enviaron una carta a las FARC. Les recuerdan que el ‘no’ ganó en el plebiscito y les piden a sus exintegrantes que reconozcan sus responsabilidades.


Congresistas del Centro Democrático le enviaron una carta a los exintegrantes de las FARC que se desmovilizaron por cuenta del acuerdo de paz. En la misiva les piden que reconozcan sus crímenes.

La carta es enviada cuando se cumplen cuatro años de la victoria del ‘no’ en el plebiscito, en octubre de 2016. Los congresistas uribistas dicen que el ‘no’ ganó, “pese a que se disminuyeron las exigencias para el triunfo del plebiscito por el ‘sí’, pese a la campaña mediática a favor del ‘sí’, el uso de recursos estatales en esa campaña, el apoyo de medios y gremios económicos, de la presión de la comunidad internacional y las amenazas de un recrudecimiento de la violencia si no se aprobaba”.

“De nada sirvieron las peticiones que se tuvieran en cuenta las preocupaciones de la mayoría de los colombianos”, agregan.

“Seguimos esperando que se esclarezca la verdad, que se asuman las responsabilidades, valga la redundancia, por parte de los responsables. Seguimos esperando que se respeten a las víctimas, que se les reconozcan los hechos y se pague algún tipo de pena por los delitos cometidos”, les dicen los congresistas del Centro Democrático a las FARC.

La carta recuerda algunos hechos de violencia cometidos por las FARC, como el asesinato de Consuelo Araújo Noguera en 2001, la masacre de Bojayá, el atentado contra el club El Nogal y el asesinato de los 11 diputados del Valle, entre otros.

Así mismo, piden que se esclarezcan los hechos por temas. En narcotráfico piden que reconozcan estos hechos y cuenten toda la información sobre las rutas y el modus operandi sobre este hecho, los cultivos ilícitos y las relaciones “con carteles nacionales e internacionales”.

En el caso de los temas políticos, piden “la verdad sobre la combinación de las fuerzas de lucha”, la responsabilidad de las distintas organizaciones políticas, entre otras. En lo que tiene que ver con las víctimas, vuelven a mencionar los abortos forzados, la extorsión, los secuestros y las ejecuciones extrajudiciales.

Igualmente, hacen referencia a los crímenes de lesa humanidad en los que recapitulan el secuestro de Fernando Araújo en el año 2000 y el de Alan Jara y Gloria Polanco en 2001; el de Jorge Eduardo Gechem Turbay en 2002, y el de Íngrid Betancourt y Clara Rojas, en 2002.

La carta está firmada por los senadores del Centro Democrático Paloma Valencia, José Obdulio Gaviria, María Fernanda Cabal, Alejandro Corrales y Santiago Valencia.

La carta se da, además, luego de que las FARC reconocieran en los últimos días que cometieron el magnicidio del líder conservador Álvaro Gómez Hurtado.

Así mismo, este llamado se une a otras voces que les han pedido a las FARC que cuenten toda la verdad y reconozcan los delitos cometidos.

Desde sectores defensores del Acuerdo de Paz se ha hecho este llamado, aunque de manera distinta. El mismo expresidente Juan Manuel Santos o Humberto de la Calle han pedido que se reconozcan los hechos o perderán los beneficios que contempla la justicia transicional.