especial

Seguridad, un lío mayor: estas son las propuestas que pasan a segunda vuelta

Desde lo rural, es claro el incremento de grupos ilegales que se dan el lujo de decretar paros armados. Las ciudades son acorraladas por las protestas, la delincuencia, el microtráfico y los atracos en extremo violentos.


La propuesta de Gustavo Petro

Estoy muy contento con la sociedad colombiana. Ha reaccionado bien, quiere un cambio que podemos hacer de forma conjunta, gobernando para todos
Estoy muy contento con la sociedad colombiana. Ha reaccionado bien, quiere un cambio que podemos hacer de forma conjunta, gobernando para todos - Foto: juan carlos sierra-semana

Cambios en las Fuerzas Militares: El candidato a la presidencia por el Pacto Histórico, Gustavo Petro, se refiere a la manera de actuar del sector Defensa, que incluye al Ministerio y a las Fuerzas Militares y de Policía como “la política de la muerte”. Plantea lo que denomina “seguridad humana”, que consiste en una reforma progresiva, pero profunda: eliminación del servicio militar obligatorio, desmonte del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad), reestructuración de la Policía y de la Unidad Nacional de Protección (UNP).

En el caso de la Policía, asegura que eliminará el vínculo con el Ministerio de Defensa y la reubicará en el Ministerio del Interior o de Justicia, como ocurre en Alemania y Estados Unidos. Dice que le pondrá coto a la comprobada corrupción, abuso de la fuerza y acuerdos oscuros y delictivos con paramilitares y organizaciones armadas ilegales. Califica esta reforma como prioritaria, al referirse a constantes y sistemáticos abusos contra la población civil, como, asegura, ocurrió en el paro nacional. Plantea que los actos de servicio no recaigan exclusivamente en la justicia penal militar, para superar la impunidad.

Acuerdo de paz: Petro se compromete a cumplir “a cabalidad” todo lo firmado en el acuerdo de paz, protegiendo a excombatientes que se encuentran en los espacios territoriales, y fomentar los emprendimientos que se han puesto en marcha. “Recuperaremos el tiempo perdido, cesará la violencia contra los firmantes de paz”.

En el tema, que cobija cuatro páginas de su programa de gobierno, anuncia la reanudación de las negociaciones con el ELN “para finiquitar la existencia de la insurgencia armada en Colombia a través de diálogo político”.

Aunque no se refiere al polémico tema del “perdón social”, sí habla la necesidad “de abrir espacios de negociación judicial y sometimiento colectivo a la justicia sobre la base del desmonte de sus actividades”, haciendo referencia a “los grupos multicrimen, sucesores del paramilitarismo y articulados en su mayoría al narcotráfico”.

Crisis carcelaria: Es una “papa caliente”. Ningún gobierno ha logrado reducir el hacinamiento, los internos viven en condiciones insalubres e inhumanas, y los casos de corrupción en el Inpec son pan de cada día. En su programa no hace referencia a la reestructuración del Inpec; pero propone la creación de cárceles restaurativas municipales y la promoción de sanciones pedagógicas en centros de atención para adolescentes.

Plantea “una paz urbana de abajo hacia arriba, en una espiral ascendente-incluyente, que va desde el diálogo restaurativo entre víctima-victimario-comunidad, reparando las relaciones rotas, hasta la convivencia familiar y barrial, mejorando la seguridad ciudadana”.

Bandas criminales: Es uno de los puntos centrales de su propuesta, habla de diálogo y el sometimiento para lograr el desmantelamiento del crimen organizado de grupos “multicrimen” y organizaciones ligadas al tráfico de drogas. Para Petro, es necesario modificar “el paradigma de la guerra contra las drogas”, por lo que promueve la regulación y reparación integral a las víctimas. Esto con el fin de desmantelar de manera pacífica y eficaz los grupos multicrimen.

Propuesta de Rodolfo Hernández

Estamos a nada de tenerlo todo, nada está perdido (…). Estamos cansados todos los colombianos de trabajar y que nos quiten todo
Estamos a nada de tenerlo todo, nada está perdido (…). Estamos cansados todos los colombianos de trabajar y que nos quiten todo - Foto: juan carlos sierra - semana

Cambios en las Fuerzas Militares: El exalcalde de Bucaramanga Rodolfo Hernández, quien ha registrado una remontada y acortó distancia con la punta, ha planteado la necesidad de establecer un nuevo concepto de seguridad nacional. En su programa de gobierno, de 76 páginas, propone aumentar los salarios de todos los integrantes activos de las Fuerzas Militares y darles garantías jurídicas.

También, impulsar la investigación, la innovación y el desarrollo de proyectos tecnológicos nacionales en procura de minimizar la dependencia de terceros países.

En uno de sus puntos, pide revisar y depurar a la Policía Nacional para recuperar la confianza en ella. Esto, al citar los casos de abuso de autoridad ocurridos principalmente durante las protestas. Por eso, asegura que los miembros de la fuerza pública involucrados en violaciones a los derechos serán retirados, al tiempo que el derecho a la protesta será protegido.

Acuerdo de paz: Hernández toca la implementación completa del acuerdo de paz, dándoles las garantías a los excombatientes y sus emprendimientos. Para esto, la fuerza pública se deberá encargar de defender a todos los firmantes que continúan con la voluntad de seguir en legalidad.

El exalcalde anuncia la búsqueda de un acercamiento con la guerrilla del ELN para lograr un híbrido con el acuerdo firmado en 2016. “Basta un otrosí en el que se incluya a esta organización como firmante del acuerdo. No se establecerán nuevas mesas de negociación que impliquen interminables conversaciones”.

Así pues, el ingeniero Hernández cierra prácticamente la posibilidad de una salida negociada, pues el ELN ha reiterado que tiene su propia agenda para un eventual diálogo.

Crisis carcelaria: En las 15 propuestas del exmandatario de la capital santandereana, se destaca la reestructuración del Inpec, mejorando las condiciones de sus funcionarios y empleados, además del fortalecimiento de la infraestructura carcelaria en Colombia. Plantea lo que denomina “ciudad resocializadora” con trabajo desde las prisiones, que optimice recursos y realmente permita la inclusión de los presos a la sociedad, y que las cárceles no sean “universidades del crimen”.

En uno de los puntos menciona la reubicación de las prisiones en lugares en los que los internos puedan realizar actividades agropecuarias e industriales como modo de resocialización. “Cero tolerancia con la criminalidad aplicará también en la cárcel”.

Bandas criminales: Hernández destaca la necesidad de combatir los grupos armados ilegales, así como las bandas dedicadas a los llamados delitos menores. Para esto, manifiesta, es preciso fortalecer las labores entre las ramas legislativa y judicial con el fin de lograr mayor efectividad en los procesos.En el plan anuncia la nueva creación de un concepto global de seguridad de la nación para atender aspectos relacionados con la defensa del país, en el cual tendrán prioridad los temas que se presenten en la zona rural.