Home

Nación

Artículo

El testigo clave del caso Javier Ordóñez denuncia a policías del CAI Villa Luz
El testigo clave del caso Javier Ordóñez denuncia a policías del CAI Villa Luz - Foto: SEMANA

nación

“Temo por mi vida”: la carta completa del testigo clave del caso Javier Ordóñez

En un documento enviado a la Fiscalía, el hombre deja constancia de que no tiene ningún enemigo diferente a los policías que lo han amenazado, Juan Camilo Lloreda y Damián Rodríguez, y los hace responsables por lo que le pueda suceder.

El testigo clave por el caso de la muerte de Javier Ordóñez a manos de policías del CAI de Villa Luz denunció este martes a Juan Camilo Lloreda y a Damián Rodríguez, dos de los patrulleros que participaron en el cuestionado operativo la noche del pasado martes.

En un documento enviado a la Fiscalía, conocido por SEMANA, el hombre confiesa que está escondido porque teme por su vida, mientras los uniformados que le causaron la muerte a su amigo siguen libres.

En la carta, dirigida al fiscal general Francisco Barbosa, el hombre, cuya identidad es protegida por seguridad, denunció amenazas en su contra e incluso una falsa denuncia por parte de los agentes Lloreda y Rodríguez.

Carta a la Fiscalía de testigo clave del caso Javier Ordóñez
Carta a la Fiscalía de testigo clave del caso Javier Ordóñez - Foto: SEMANA

El testigo explica que, en el CAI de Villa Luz, en la localidad de Engativá, cerca de la medianoche del 9 de septiembre el patrullero Lloreda lo dejó incomunicado y le quitó sus papeles de identificación, diciéndole que no tenía “derecho a una llamada, que me calle y que tiene todos mis datos para ubicarme”, todo en medio de una detención de la cual, denuncia, no le informan la razón.

“Al manifestarles a los policías repetidas veces que no golpearan más a Javier, el patrullero Lloreda me da un puño en la cabeza. Rodríguez me insulta y me dice que me calle, que tienen todos mis datos y que saben cómo ubicarme, que no tengo derecho a nada”, relata.

Dice, incluso, que a mitad de la noche una persona que habría presenciado la escena se acercó al CAI a preguntar por él, pero el patrullero Lloreda “negó” que estuviera allí.

En la misiva, dice el denunciante, “el patrullero Lloreda, al ver que Javier Ordóñez se encuentra muerto, se le ocurre inventarse una denuncia en contra mía por el delito de violencia contra servidor público, que es desmentida inmediatamente por todos los videos que circulan en las redes”.

En su relato, el testigo clave del caso que desató una oleada de indignación y de protestas los últimos días en varias ciudades del país, dice que en la noche de los hechos fue conducido a la URI de La Granja, donde otro policía, a quien no pudo identificar, lo amenazó recordándole que “tienen todos sus datos”.

La carta cierra dejando constancia de que no tiene “ningún enemigo diferente a los policías” que lo han amenazado y confiesa que teme por su vida: “Tengo mucho miedo por mi vida, siento que me pueden matar, por lo que me pueda suceder y hago responsables a los patrulleros Juan camilo Lloreda y Damián Rodríguez”.

En audios conocidos por SEMANA, el hombre explica que en este momento se encuentra escondido, pues, tras la suspensión de cinco uniformados implicados en el caso, cree que “están libres y pueden hacer cualquier acto en contra de mi vida”, por lo que le pide protección y, a los entes de control, que no lo dejen solo.