Tendencias

Home

Nación

Artículo

video

Tik Tak: plumones de ganso en el palacio del cambio

El país no sale de su asombro ante ciertos lujos de las dotaciones de las casas presidencial y vice presidencial. Claro: es que Colombia Compra Eficiente se creó para cuidar los gastos, no los gustos. Escuche a María Isabel Rueda.

Suena el primer Tik Tak de hoy lunes 3 de octubre en SEMANA y suena por los lados de las sorpresivas compras millonarias de electrodomésticos y de lencería para las viviendas privadas del presidente Petro y de la vicepresidente Francia Márquez.

Sorpresivas, no porque las casas privadas no requieran de dotación, como un televisor, o con una cobija, o una sábana, una licuadora, o una sandwichera, o una estufa, o una cafetera, o una aspiradora, o una lámpara de mesa y otra de pie, cosas que figuran en la lista. Lo que uno se pregunta es si esas compras en el gobierno del cambio son razonables en sus precios y lujosas especificaciones.

Cierto es que una persona requiere un televisor, pero no uno de 85 pulgadas por valor de 27 millones y medio. Y es cierto que con alguna cobija se tiene que tapar en la cama, pero no con un plumón de plumas de ganso por valor de cuatro y pico millones de pesos.

Hoy se consiguen, por cierto, alternativas muy parecidas, mucho más baratas en el mercado y además antialérgicas, al contrario de las plumas, sobre todo para el presidente Petro, que sufre tanto en sus vías respiratorias... Y claro que los plumones necesitan su funda, su duvet, pero no de 500 hilos, los más finos del mercado por valor de 2′890,000.

Ahora, no entiendo lo de la licuadora digital de diez velocidades por valor de 920.230 pesos, porque yo acabo de comprar una licuadora por 180.000 pesos con exactamente las mismas especificaciones: digital de diez velocidades.

Las compras fueron autorizadas por el Dapre, cuyo director Mauricio Lizcano salió con la explicación de que amoblar las casas privadas es un deber del Dapre y que las compras se hicieron a través de la tienda virtual de Colombia Compra Eficiente, que es un mecanismo transparente, dice Lizcano.

Con una fallita o con dos. La primera: que en este caso, como los precios no fueron los más baratos, pues es evidente que no está prestando la función el Dapre, y el segundo detallito o la segunda fallita puede ser que Colombia Compra Eficiente cuando diseñaron la entidad no lo hicieron a prueba de gustos lujosos.

Claro, una sábana con un número normal de hilos vale una cosa, pero si es de 500 hilos, vale otra. Pero vamos a la definición de qué es Colombia Compra Eficiente, porque como justificación de su creación, el Gobierno de Colombia reconoce que la compra y la contratación pública son un asunto estratégico, por lo cual crea Colombia Compre Eficiente mediante el Decreto Ley 4170 de 2011 para crear políticas unificadas que sirvan de guía a los administradores de compras y que permitan monitorear y evaluar el desempeño del sistema y generar mayor transparencia en las compras.

O sea, que un lápiz no cueste más en una entidad que en otra entidad, y generar una entidad rectora que provea un soporte adecuado para ejecutar el Plan de Desarrollo. Y siguen tres funciones más, todas dirigidas a que no se roben el dinero público inflando los precios de las compras. Pero no está pensada la entidad para impedir compras de cobijas de plumas de ganso, ni estufas con superficies de cerámica, ni sartenes Imusa a precios de sartenes de William Sonoma en Nueva York.