Tendencias

Home

Nación

Artículo

- Foto: fotografía: 123RF.

laboral

Trabajo en casa, a punto de ser una realidad en Colombia

¿No es lo mismo teletrabajo que trabajo en casa? Conozca cuáles son las reglas claras con las que se podría trabajar desde casa en situaciones extremas como la pandemia del coronavirus.

La pandemia supuso un cambio en la dinámica de las personas. Mientras rigió el aislamiento preventivo obligatorio, la gran mayoría de los trabajadores tuvieron que adaptar el escritorio o la biblioteca de su casa para trabajar y solo aquellos que laboraban en la cadena de servicios esenciales siguieron con su rutina usual. De hecho, nueve meses después, una gran porción de la fuerza laboral en Colombia continúa trabajando desde casa y otros tantos han regresado a trabajar.

Este cambio en la dinámica no solo ha sido un reto para los trabajadores, sino también para las empresas. El teletrabajo estaba puesto sobre la mesa hacía unos años, pero no se creía que llegaría a implementarse tan pronto y, de hecho, dista del trabajo en casa. Es por ello que en el Congreso de la República avanza una propuesta para poner los puntos sobre las íes del trabajo en casa en condiciones excepcionales como la actual, propuesta que ya fue reglamentada y que está a punto de convertirse en realidad en Colombia.

Pero, ¿cómo funcionará el trabajo en casa en Colombia? SEMANA Noticias habló con el senador de Cambio Radical Carlos Fernando Motoa, quien explicó en qué consiste este proyecto de ley.

Para entender en qué consiste esta iniciativa, primero hay que esclarecer las diferencias que existen entre el trabajo en casa y el teletrabajo.

“Las diferencias son varias: primero, el teletrabajo es una modalidad especial de contrato laboral; el trabajo en casa es una habilitación que hace el empleador a los trabajadores cuando en circunstancias excepcionales, ocasionales o especiales no pueden adelantar sus funciones desde el sitio de trabajo habitual y lo tienen que hacer desde el hogar. Segundo, la temporalidad: el teletrabajo tiene una temporalidad que lo presenta en el mismo contrato que suscribe el empleador y el trabajador, mientras que el trabajo en casa es una excepción y, como excepción, tiene que estar claramente determinado cuánto va a ser esa temporalidad. La ley establece un plazo máximo de tres meses prorrogable por otros tres meses –máximo son seis meses–. El teletrabajo es de acuerdo a lo que las partes convengan. Tercero, la normatividad: el teletrabajo tiene una norma especial, una norma de 2008, la Ley 1221, mientras que el trabajo en casa tiene como antecedentes normativos el Decreto 491, que fue uno que expidió el Gobierno en estado de emergencia por la crisis sanitaria y una circular del Ministerio de Trabajo”, aseguró Motoa.

El senador explicó que las características entre el teletrabajo y el trabajo en casa también varían.

“El teletrabajo está íntimamente ligado a la utilización de herramientas tecnológicas, mientras que en el trabajo en casa no necesariamente se necesitan esas herramientas. El teletrabajo no reconoce recargos nocturnos ni horas extra, ni se establece como tal una jornada laboral, mientras que el trabajo en casa respeta todos los derechos, obligaciones del trabajador y, por supuesto, se garantiza el cumplimiento de esas funciones del trabajo en casa solamente en el horario habitual de la jornada laboral”, explicó.

En desarrollo, espere más información.