nación

La Iglesia católica de Cali dice estar lista para mediar en diálogos entre el Gobierno y el ELN

El arzobispo Darío de Jesús Monsalve se puso a disposición para trabajar en una salida a este conflicto.


La Iglesia católica en Cali, por medio de monseñor Darío de Jesús Monsalve, arzobispo de la ciudad, se ofreció como mediadora entre el gobierno del presidente electo Gustavo Petro y el Ejército de Liberación Nacional.

El objetivo de Monsalve es que se reanuden los diálogos suspendidos desde 2019, tras el atentado que el ELN cometió en enero de ese año contra la Escuela General Santander, en Bogotá.

Luego de la victoria del líder del Pacto Histórico en las urnas, esta guerrilla manifestó su voluntad de reactivar las negociaciones: “El ELN mantiene activo su sistema de lucha y resistencia política y militar, pero también su plena disposición para avanzar en un Proceso de Paz que dé continuidad a la Mesa de Conversaciones iniciada en Quito en febrero de 2017″, dijo el grupo armado en un comunicado.

Teniendo en cuenta la posición del ELN y la voluntad manifestada por Petro de retomar las conversaciones, el arzobispo de Cali se puso a disposición para ayudar a retomar los diálogos que propicien un posible desarme.

Aseguró que anhela contribuir en esta causa, pues considera que “nos hemos ganado una confianza grande con la gente que está en esas orillas de las organizaciones armadas, tanto de la guerrilla como paramilitares”, dijo Monsalve, quien pronto se convertirá en obispo emérito.

“No sabemos cómo se planteará el futuro inmediato, pero el llamado es a que nos unamos en una corriente de esperanza y dejemos los odios para desarmar al país. Hay que desarmar la sociedad y que el monopolio de las armas solo esté en el Estado”, añadió.

En esa misma línea se pronunció el arzobispo de Buenaventura, Rubén Darío Jaramillo, quien dijo que el conflicto entre el Gobierno y el ELN debe tener una salida negociada. “Estamos dispuestos a sentarnos en la mesa para ayudar en la construcción de la paz de este país; yo creo que no podemos cerrar las puertas”, afirmó.

Desde que se rompió la mesa de diálogo, integrantes del ELN han permanecido en La Habana, Cuba, a la espera de que se apliquen los protocolos para salir de la isla. Sin embargo, ese proceso nunca se cumplió y los guerrilleros manifestaron que esperarían al nuevo gobierno para determinar el futuro.

Petro ha dicho que haría una mesa de conversaciones para buscar una salida negociada al conflicto, aunque aclaró que sería un diálogo corto. Es decir, sería una negociación de no más de seis meses y la noticia podría anunciarse después del 7 de agosto.