abuso

El caso de abuso que originó protesta en una universidad de Medellín

Una motocicleta de un agente de tránsito fue quemada a las afueras de la institución de educación superior.


Una estudiante del Politécnico Jaime Isaza Cadavid de Medellín denunció ante las directivas de la institución y la Fiscalía General de la Nación el acoso sexual del que fue víctima por parte de un docente de la institución, cuando ella se desempeñaba como monitora de un semillero educativo.

Angie Hernández expuso su caso en redes sociales, donde otras mujeres manifestaron ser también víctimas del docente, a pesar de que ellas no interpusieron la denuncia.

Los hechos se presentaron el pasado 11 de marzo cuando Angie asistió a una reunión programada por su jefe. Para ese entonces, la institución se mantenía bajo el modelo de alternancia. “Yo asistí a la reunión, lo que pasó fue que él me encerró, se sentó al frente mío, cerrándome el paso y empezó a tocarme literalmente, a tocarme el pecho”, relató.

La mujer aseguró que anteriormente el hombre mostraba indicios de acoso, pero no prestaba atención a esto, para no perturbar su trabajo; además, creía que no pasaría de ahí. “Yo le decía que no, que parara, que eso me incomodaba demasiado. Yo creo que nadie espera que un docente le haga acoso sexual y menos en la universidad, que es un lugar seguro, donde uno debe de estar protegido”, agregó la víctima.

El mismo día el hombre guardó dinero en su bolso y, además, le preguntaba insistentemente cuál era la talla de su sostén y le obligaba a permanecer en el espacio de trabajo. La mujer entró en pánico y prefirió contarle a su grupo de amigos cercanos; finalmente, decidió hacer la denuncia pública.

“De mi parte yo voy hacer hasta lo imposible para que a él y a todos los profesores que hagan esto los sancionen”, expresó la víctima, que manifestó que el fiscal que tomó el caso, luego de revisar las pruebas, dio a entender que la mujer se le había “insinuado” al docente.

A raíz de esta situación, la mujer desistió de su monitoría. Entre tanto, la institución emitió un comunicado en el que indicó que, “rechazamos enfáticamente cualquier comportamiento inadecuado por parte de cualquier integrante de la comunidad”.

Además, invitó a otras mujeres que hayan sido víctimas para que emprendan las rutas legales necesarias. Hernández comentó que “el rector está sumamente preocupado por eso. Inmediatamente se dieron cuenta me llamaron, me citaron, ellos tienen las pruebas, tienen todo y no ha sido el único caso, solo que ha sido el único caso denunciado”.

Aunque la institución ha estado al tanto de la situación, un grupo de manifestantes decidió tomar sus propias acciones frente a estos casos de abuso presentados al interior, exigen que se tomen medidas urgentes de investigación y que los señalados sean expulsados.

Entre tanto, la víctima esta recibiendo asesoría psicosocial y jurídica en la universidad. Finalmente, reitera su llamado a todas las mujeres para que no guarden silencio. “Lo que les pase, que lo cuenten, no están solas (...) nadie debe ser abusado y menos en su propia universidad”, dice.

La protesta

Alumnos del Politécnico Jaime Isaza Cadavid protestan a las afueras del centro universitario ubicado en el barrio El Poblado de Medellín.

Los manifestantes bloquean la Avenida Las Vegas, en sentido norte-sur, con una motocicleta que incineraron para que los vehículos no transiten por uno de los principales corredores viales del Área Metropolitana del Valle de Aburrá.

De acuerdo con la Secretaría de Seguridad y Convivencia de Medellín, la vía está cerrada y la Policía Nacional monitorea la situación de alteración del orden público.

Si bien no se han reportado enfrentamientos con la Fuerza Pública, en las inmediaciones del sitio hace presencia el Escuadrón Móvil Antidisturbios asignado a la institución.

De momento, no hay un pronunciamiento oficial del Politécnico Jaime Isaza Cadavid.