Home

Medellín

Artículo

Un enfrentamiento entre grupos armados irregulares en la frontera entre Colombia y Venezuela dejó cuatro civiles muertos en el corregimiento de Banco de Arena en Norte de Santander.
Enfrentamientos entre el ELN y Clan del Golfo atemorizan a Antioquia. - Foto: Getty Images

antioquia

“Hay 18 muertos”: denuncian matanza en Antioquia por enfrentamientos entre el Clan del Golfo y el ELN

Ambas estructuras ilegales están combatiendo el control del territorio en los municipios de Valdivia y Yarumal.

Hay miedo en el norte de Antioquia por los enfrentamientos que sostienen desde hace doce días el Clan del Golfo y el Ejército de Liberación Nacional (ELN). Mientras el Ministerio Público advierte sobre la presencia de 18 cuerpos sin vida que no han sido recuperados producto de las balaceras, la fuerza pública sólo tiene evidencia de dos cadáveres que se encuentran en una morgue.

El centro de confrontación es la vereda La Cruz del municipio de Valdivia. Históricamente, el control de las rentas ilegales ha sido acaparado por el ELN. Sin embargo, desde hace dos semanas los hombres que comandó alias Otoniel invadieron su territorio y se están defendiendo hasta la muerte. Al parecer, las víctimas mortales serían de las AGC y no superarían los 20 años.

Las rutas para mover el narcotráfico es el punto de la discordia. Desde esta zona hay conexión directa con las subregiones del nordeste y Bajo Cauca. La comunidad está en medio de la violenta confrontación, sometidas a un confinamiento. Con base en los testimonios recopilados por la Personería, las parcelas habrían sido minadas por los ilegales para hacerse contrapeso.

Se sospecha que el ELN tiene el respaldo operativo de las disidencias de las Farc. Las tres estructuras armadas ilegales comparten el mismo perímetro. Les llama la atención la ubicación estratégica para llenar sus bolsillos de dinero. Los combatientes se están abasteciendo de armas entre los municipios de Valdivia y Yarumal. Cada día los campesinos escuchan más detonaciones.

Temor en Urabá y Chocó por grafitis de las AGC
Grafitis de las AGC. - Foto: Cortesía

Contrario a lo que se ha especulado, esto no tiene relación con el paro minero que se adelanta en el territorio, pero ambos grupos tienen posiciones diferentes. Las Autodefensas Gaitanistas de Colombia lo respalda, el Ejército de Liberación Nacional está molesto por el cese de actividades, ya que tiene pérdidas: no tiene a quién cobrarle extorsiones porque no están extrayendo oro.

El narcotráfico es lo que está en juego. El primer reporte del Ministerio Público advierte sobre la violación de los derechos humanos de manera repetitiva y las condiciones de seguridad no estarían permitiendo una reacción inmediata de la institucionalidad. La Personería aseguró que los campesinos se mantendrían abandonados por el Estado y que pesa es la ley de los delincuentes.

“Acá no estamos exagerando. Lo que pasa en la vereda no es una hipérbole. Hay muchísimos muertos y la opinión pública debe saberlo”, comentó la entidad. Los habitantes han contabilizado hasta 18 cadáveres, pero no se atreven a levantarlos. Tampoco lo hacen las autoridades judiciales porque no hay garantías. Solo este jueves, los organismos de socorro recuperaron dos cuerpos.

Muchos estarían en descomposición e irreconocibles por el tiempo en que han estado expuestos al sol y al agua. Sin embargo, el Ejército Nacional no respalda esta tesis a razón de que no hay evidencia sólida de esos hallazgos. De manera oficial, solo se tienen confirmados dos muertos relacionados con los enfrentamientos que mantienen el Clan del Golfo junto al ELN.

Varios gobernadores del departamento de Arauca han sido investigaos por sus posibles nexos con el grupo ilegal del ELN.
ELN. - Foto: A.P.I.

Por petición de la Procuraduría General de la Nación, en las próximas horas se citará a un consejo extraordinario de seguridad para evaluar las condiciones del territorio y planear una intervención para mitigar los riesgos de los civiles. Este escenario no es nuevo. Las organizaciones delincuenciales, históricamente, han impuesto las reglas del juego en esta zona de Valdivia.

Paralelamente a esta emergencia, las autoridades están controlando las alteraciones del orden público que armaron las Autodefensas Gaitanistas de Colombia en el Bajo Cauca antioqueño. Ya no se reportan bloqueos en los ejes viales y los comerciantes volvieron a abrir las puertas, pero siguen las amenazas de los ilegales para confinar a la población civil en medio del paro minero.

ELN. - Foto: Archivo Semana