Home

Medellín

Artículo

Edificio Continental Towers  Medellín
Edificio Continental Towers Medellín - Foto: A.P.I

nación

Impresionante: así cayó el edificio Continental Towers de Medellín, en menos de un minuto

El alcalde distrital, Daniel Quintero, catalogó la obra como “símbolo de corrupción”.

A las 10:32 de la mañana sonó, oficialmente, la alarma que dio aviso sobre la detonación del exclusivo edificio Continental Towers de Medellín. En total, 116 apartamentos quedaron totalmente destruidos con un potencial de 250 kilos de explosivos.

“Lo difícil que es acabar con un símbolo de la corrupción y de todo el daño que nos hicieron y que le hicieron a muchas familias”, dijo el alcalde de Medellín, Daniel Quintero, antes de dar paso con la destrucción de la infraestructura.

Previamente, el mandatario distrital rindió un sentido homenaje a las víctimas mortales de edificios que han presentado fallas en su construcción, como el Space, que colapsó en la noche del 12 de octubre de 2016.

“La plata por encima de la vida”, expresó Quintero.

Luego de la detonación, el mandatario entregó un parte de tranquilidad: “La implosión se ha ejecutado con éxito. Ya se está restableciendo los servicios de gas y agua en las zonas aledañas. Ha quedado levantada una torre de ascensores que será derribada entre hoy y mañana con maquinaria amarilla”.

También agregó: “uno no se elige como alcalde para tener que tumbar cosas. Los que vivimos los tiempos de Pablo Escobar todavía recordamos las bombas que ponían en los edificios y para nosotros en símbolo de tragedia. Pero yo quiero representar en esta caída un símbolo de vida, de esperanza sobre el futuro de Antioquia y de Colombia”.

La implosión del edificio Continental Towers estaba programada para las 10 de la mañana. Sin embargo, el proceso estuvo retrasado por la presencia de ciudadanos en las zonas aledañas al perímetro de influencia.

La intervención estuvo a cargo de la misma compañía que tumbó las torres de Space en 2014: Atila Implosiones S. A. S., con el respaldo del Departamento Administrativo de Gestión del Riesgo de Desastres y el Ejército Nacional.

Quintero aprovechó para rememorar lo acontecido con anteriores edificaciones, exaltando que hoy en día se respeta aún más el trabajo del ingeniero.

“Todo esto que pasó es porque se hizo caso omiso a la voz de los ingenieros que dieron sus alertas, pero en esos tiempo los políticos y los financieros eran los que gobernaban las decisiones técnicas. Hemos vuelto al pasado, pero al bueno. Quiero celebrar los aprendizajes que nos han dejado esto”.

¿Por qué detonaron el edificio?

Una radiografía realizada por la firma Castañeda Muñoz, Ingeniería Civil S. A. S., contratada por el Departamento Administrativo de Gestión del Riesgo de Desastres de la ciudad, dio cuenta del estado en el que se encontraba la estructura. Las conclusiones son escandalosas y planteó como única opción la detonación urgente de todas las columnas de esta urbanización.

En primer lugar, el grupo de expertos afirmó que en la obra hubo una redistribución de la carga vertical y se aumentaron significativamente las demandas de fuerza en algunas partes de la estructura para mantenerla de pie. A ese escenario se llegó luego de que se removieran algunos muros de mampostería que hacían parte de la resistencia.

Estos elementos le daban soporte a los pisos y rampas. Varias denuncias públicas emitidas por los propietarios del conjunto relacionan a fleteros en la destrucción del inmueble. En varias imágenes registradas en las redes sociales han quedado en evidencia los ilegales mientras desvalijan partes de las viviendas, porque no había vigilancia para frenarlos.

En una parte del archivo se lee que las mediciones topográficas revelan un movimiento de la estructura con dirección sur – occidental, hacia el sector donde fueron construidas las rampas de los parqueaderos. Este escenario obligó al distrito que la implosión sería antes de cerrar noviembre, pero la logística no estaba lista.

“Las cargas actuantes generan demandas que sobrepasan las resistencias nominales y están muy cerca de las resistencias confiables (teóricas) de varios elementos, y se está alcanzando una condición muy cercana a un estado de equilibrio inestable de la estructura”, registraron las unidades técnicas de la firma de ingenieros contratada.

En los recorridos adelantados por los especialistas también se dictaminó que en la parte inferior de algunos sectores hubo fisuras en las columnas.

Otro de los argumentos que causó estruendo tiene que ver con la amenaza que representa para las personas: “La estructura está sufriendo movimientos que generan demandas de fuerzas y desplazamientos adicionales en varios elementos de la edificación. Eventualmente, estas demandas podrían anticipar un colapso de la edificación”, explicaron en su momento.