Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×
Semana Videos

Filtrar:

VIDEO

Vicky Dávila lee su columna 'Uribe dio la cara'

Aunque afirma que por esto no se le debe agradecer, Vicky Dávila destaca el hecho de que el expresidente Uribe se hubiera presentado a darle la cara a la justicia. Según ella, esto acaba con el mito de los exmandatarios intocables y contrasta con la actitud de quienes pretenden enterrar sus procesos.

Con la imagen de Álvaro Uribe entrando a la Corte Suprema de Justicia, se derrumbó el mito de que el expresidente y senador más poderoso de las últimas décadas en Colombia es un intocable. El martes 8 de octubre, Uribe salió de esa lista vergonzosa. Uribe, el paisa finquero y montador de caballo, no podía permanecer en el podio de intocables donde están solo los aristócratas, los de apellido, los del “circulito bogotano”, los amigos de sus amigos, los de toda la vida, los mamertos finos o los millonarios que lo manejan todo. Eso está bien; lo malo es que el salón de los intocables sigue repleto y a pocos les importa. 

Para la izquierda, esta semana compareció ante la Justicia un monstruo culpable de todos los males de este país. Para la derecha, acudió la víctima de una disputa ideológica que se convirtió en un caso judicial, su símbolo político al que quieren fulminar con tal de complacer a la empoderada izquierda. 

Lea la columna completa aquí

Cargando Comentarios...

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1958

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.