Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Opinión

  • | 2019/08/11 00:27

    Bicentenario

    Sentado en primera fila de la celebración, condecorado y feliz, aunque sin abusar, el jefe del Comando Sur de los Estados Unidos. Feliz independencia.

COMPARTIR

Escucha este artículo
ES EN

*El audio de este artículo está hecho con inteligencia artificial.

“Me ruborizo al decirlo: la independencia es el único bien que hemos adquirido, a costa de todos los demás”. Simón Bolívar ante el Congreso, 1830.

Era, nos dijo por la televisión la voz engolada del locutor militar, una “alegoría al Ejército”. ¿Alegoría? Y, ah, esa pasión por sustituir por “a” todas las demás preposiciones de la lengua castellana, como en “rock al parque”. Esta conmemoración –y el presidente Duque nos anunció que vendrían muchas más durante todo su cuatrenio– fue una desvergonzada pantomima de humillación ante el Ejército. A continuación vendría la lluvia de condecoraciones con doscientos años de retraso: a las banderas de los batallones y, uno por uno, a todos los generales de la cúpula militar, encabezados por Nicacio Martínez, el comandante del Ejército sospechoso de falsos positivos.

Puede leer: Misión y visión

Bueno: también hace doscientos años el general patriota Santander había mandado fusilar a todos los realistas vencidos y prisioneros en ese puente de Boyacá.

Tambores y trompetas.

Y luego, los discursos.

El del gobernador de Boyacá, vestido de ostentosa ruana patriótica: “Gracias al Dios de los Ejércitos por permitirnos ser el gobernador: ¡Viva Boyacá!”. El de la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez, que en vez de a Dios le dio las gracias a su marido y después, uno por uno, también al presidente, a su señora, a su mamá, a su hermano, a los generales, a sus esposas, a los gobernadores y a sus esposas y aun a sus hijos no nacidos, al alcalde de Bogotá con una medalla al cuello (¿por qué?). Al de Tunja, al de Ventaquemada, al almirante del Comando Sur de los Estados Unidos (¿por qué?) y a su esposa. Y a los ministros del gobierno, y a los arzobispos y obispos, y al registrador nacional, y al presidente de la SAC (¿?), y “a las palenqueras y los gitanos que hoy nos acompañan”, y “a nuestros héroes” (otra vez los militares), y, una vez más, “en especial a mi esposo, a mi hija y a mi yerno”, por habernos librado de “las cadenas del yugo colonial”. Mucho uso de las palabras “histórico”, “icónico” y “emblemático”. Y “¡gracias, presidente, por su compromiso y su liderazgo!”.

Le puede interesar: Aviones de guerra

En el fondo, el melancólico paisaje de colinas, pardo y gris, del puente de Boyacá.

Y finalmente (¿o todavía no?) el presidente Iván Duque. A gritos, como suele. Los saludos. A la vicepresidenta, a su esposo, a su padre, a su familia, a los gobernadores y alcaldes y a sus esposas, al registrador, al procurador, “a los héroes de la patria aquí presentes” (aunque disfrazados de soldaditos españoles de opereta de hace dos siglos, de rojo y azul, con triples botones de oro), y “a mi madre, a mi querida esposa, a mi hermano Andrés…”, a los “centauros indomables”, a las “madres heroínas”, a la mujer colombiana en general, a los hermanos venezolanos, a “esa misma ciudadanía llena de alborozo que no tuvo ningún reparo para doblegar la tiranía”, al ADN de nuestra sociedad… “¡Somos más colombianos que nunca!”, clamó Duque, saludando “lo grande que es nuestra gente” con el curioso argumento aritmético de que “hemos transitado de un millón doscientos mil en 1825 a una nación de 48 millones de colombianos”.

Sentado en primera fila de la celebración, condecorado y feliz, aunque sin abusar, el jefe del Comando Sur de los Estados Unidos. Feliz independencia.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1954

PORTADA

Recta final apretada por la Alcaldía de Bogotá

En la lucha por las alcaldías se cierra la pelea en Bogotá y Cali. En Medellín el puntero toma ventaja. En Barranquilla hay un virtual ganador y en Bucaramanga cualquier cosa puede pasar.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1954

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.