Home

Opinión

Artículo

OPINIÓN

Vargas Lleras y los “pronósticos”

En los últimos días las encuestas han sido el blanco del ataque del candidato Germán Vargas Lleras, para quien ninguno de los sondeos recientemente publicados, es decir los de las empresas Invamer, Guarumo, Centro Nacional de Consultoría y Yanhaas, reflejan la verdadera intención de voto de los colombianos.

Miguel Ceballos Arévalo, Miguel Ceballos Arévalo
4 de mayo de 2018

Para Vargas el único sondeo que en su concepto atina en sus resultados, ni siquiera es una encuesta, sino una modalidad de medición que nunca en la historia de Colombia había sido implementada. Se trata de un “pronóstico”, realizado por la encuestadora Cifras y Conceptos, cuya metodología consiste en una combinación entre la opinión y la estructura con la que contaría cada candidato, a través de los apoyos partidistas.

Lo curioso es que, de acuerdo con Cesar Caballero, cabeza de la firma que hace el “pronóstico”, este toma en cuenta las encuestas de las otras empresas encuestadoras como insumo necesario para estructurar el componente de opinión del mismo, por ello sería entonces conveniente  que el propio Caballero o alguien más de su propia campaña, le explicara al candidato Vargas Lleras que su “pronóstico” no funciona si no le reconoce el valor estadístico a las encuestas de Invamer, Guarumo, Centro Nacional de Consultoría y Yanhaas, pues de no hacerlo, habría que aceptar la absurda conclusión de que dicho “pronóstico” estaría solo basado en calcular la “estructura”, o sea la maquinaria” de Cambio Radical, de parte del Partido de la U y de parte del Partido Conservador, caso en el cual ya no sería un “pronóstico”,  sino un simple “conteo clientelista” de los votos cautivos de cada político que confiesa apoyar al candidato Vargas.

Cuando se revisa el último “pronóstico”  publicado el pasado jueves 3 de Mayo, Vargas Lleras y Petro estarían empatados en el segundo lugar después de Iván Duque, quien aparece con un  “pronóstico” de intención de voto máximo de 37,9% y mínimo de 33,7% , seguido por  Germán Vargas Lleras con un “pronóstico” de intención de voto máximo de 24,1% y mínimo de 20,8% , y por Gustavo Petro con  un “pronóstico” de intención de voto máximo de 21,6% y mínimo de 18,3%.

Este escenario resulta no menos que exótico y contradictorio, especialmente cuando el “pronóstico” se compara con las verdaderas encuestas estadísticas de las otras empresas mencionadas, incluida la de “Cifras y Conceptos”, las cuales sí cuentan con la vigilancia y control del Consejo Nacional Electoral, pues en todas ellas, sin excepción, Vargas Lleras está en el rango comprendido entre el 6% y el 8% de intención de voto, Petro entre el 24% y 31% y Duque entre el 38% y el 42%.

Para que el “pronóstico” se haga realidad, es decir que  Vargas Lleras llegue a un 24% quitándole así el segundo lugar a Petro, si se asume que la votación total para la Presidencia llegare a los 18 millones,  el ex vicepresidente tendría que triplicar a punta de “maquinaria clientelista” el 8% de intención de voto que a solo tres semanas de las elecciones le dan los sondeos estadísticos, para así pasar de 1 millón 440 mil votos a  4 millones 300 mil votos aproximadamente.

De cumplirse el “pronóstico” de Cifras y Conceptos, sería la primera vez en la historia de Colombia que todas las encuestas estadísticamente aplicadas en el país, incluida la del propio padre e inventor del famoso “pronóstico”, estarían equivocadas en un margen cercano a los 16 puntos porcentuales, lo cual, como mínimo debería implicar que el Consejo Nacional Electoral ordenara su cierre, pues no tendría presentación que continuaran operando.

Aclarando de antemano que hace más de un año ni yo, ni nadie de mi familia tenemos participación alguna en ninguna empresa encuestadora o de investigación de mercado, quisiera solicitar al candidato Vargas Lleras y a sus escuderos políticos, que sean respetuosos del trabajo de las encuestadoras, y de los importantes medios de comunicación que publican las encuestas, incluido el que me permite escribir esta columna. Pero que también sea respetuoso de la inteligencia de los colombianos, pues los ciudadanos del mundo de hoy, los más informados en la historia de la humanidad, saben distinguir cuando les están dando “gato por liebre”.

@ceballosarevalo

Noticias Destacadas

Alejandro Cheyne

Mala suerte en el 2024

Alejandro Cheyne
MARIA ANDREA NIETO Columna Semana

Logorrea

María Andrea Nieto
Billy Escobar
Superintendente de Sociedades 
Columnista Invitado

Superintendencia de Sociedades: innovación y servicio

Billy Escobar Superintendente de Sociedades- Columnista invitado para esta edición