pódcast mejor colombia

La maestra que fundó un pueblo entero para sus estudiantes

Luz Nellis Camacho decidió por accidente dictar clases en un colegio rural, a dos horas a pie del casco urbano de María La Baja, en Bolívar. Allí se encontró con una comunidad que huía del conflicto, por lo que decidió trasladar el colegio y, de paso, a sus habitantes.


Casi que fue error o casualidad. Cuando a Luz Nellis Camacho le preguntaron cuál escuela elegiría para enseñar por primera vez, luego de graduarse de la escuela normal de Cartagena, ella se inclinó por Santa Fe de Icotea. Lo que ella no tenía tan claro es que para llegar allí no había transporte y tendría que caminar dos horas desde el casco urbano de María La Baja, en Bolívar.

Arroyo El Medio, la comunidad donde estaba el colegio, no era precisamente un pueblo, sino un conjunto de fincas desperdigadas. Su sorpresa fue mayor cuando a su primera clase apenas asistieron cuatro estudiantes. “¿Qué está pasando? ¿Será porque se fueron los maestros? Decidí averiguar con los niños que llegaron, pero no me querían hablar. Era todo difícil porque tenían miedo de hablar”, explica Luz Nellis en un nuevo episodio de Mejor Colombia, un pódcast que recoge historias de resiliencia contadas desde el corazón de las regiones del país.

Como primer gran reto, Luz Nellis se dio a la tarea de convocar a todos los estudiantes ausentes. Se ideó una fiesta de amor y amistad, hicieron una olla comunitaria y repartieron torta. Reunió en total a 28 estudiantes y por fin pudo hablar en confianza con la comunidad para entender el gran problema.

Las familias ausentes se habían ido huyendo de la guerra y los pocos presentes tenían los mismos planes. Muchos de ellos venían desplazados de un territorio cercano al Carmen de Bolívar, por lo que llegaron a la vereda Santa Fe de Icotea y luego a Arroyo El Medio, de dónde ahora empezaban a partir.

No pasó mucho tiempo para que Luz Nellis entendiera las razones de la comunidad: “Nos tocó duro porque en las noches pasaban cosas. Y, cuando llegábamos en la mañana, veíamos la tristeza de las familias: que se llevaron a un hijo, que se llevaron a mi hermano… Eso lo vi en el colegio”, cuenta.

Luz Nellis entendió que la comunidad tenía que buscar un nuevo lugar, pero ella quería que fuera uno donde pudieran continuar su vida de campesinos. Lo primero que hizo fue conseguir un terreno, cerca al corregimiento de Matuya, a donde pudiera trasladar el colegio. Usó la mitad de su sueldo, pidió ayuda a conocidos y convenció con mucho esfuerzo al dueño del terreno para que le vendiera, aunque fuera un pedazo de esa tierra en la que se alzaba un enorme árbol de mango. Lo logró.

El reto no paraba allí: aún hacía falta un espacio para la comunidad. Dio, quizás por casualidad, con el director de la Corporación Desarrollo Campesino Solidario, Pedro Nel Luna, y, de la mano de algunos miembros de la comunidad, lo convencieron de que vendiera el resto de tierra.

Hoy, la nueva escuela Santa Fe de Icotea tiene 147 estudiantes. Y al mismo tiempo, el pueblo nuevo, al que bautizaron Paso El Medio, ha ido creciendo sin perder los lazos de comunidad que lo fundaron. “Hay más de 70 familias. Son casas hechas en zinc, paredes de barro, cercadas con palitos. En sus patios tienen gallinas, pavos y animales de corral. En la plaza hay dos torres pequeñas donde se almacena el agua para toda la comunidad”, cuenta la protagonista de esta historia.

Pero la osadía y perseverancia de Luz Nellis parece no agotarse. Quiere construir un kiosko con una biblioteca variada, sillas y aire acondicionado para que los estudiantes puedan sentarse a leer: “Le pido a Dios y a los que me estén escuchando que me ayuden a dar esa oportunidad a los niños”.

Escuche este y más episodios del pódcast Mejor Colombia en Semana.com y en las plataformas de audio Spreaker, Apple Podcast, Spotify y Deezer.