semana sostenible

“Chuspas por plásticos”: la estrategia de Tenjo para descontaminar el municipio y volver a las raíces

Según el Ministerio de Ambiente, la compra de bolsas plásticas en puntos de venta se redujo cerca de un 70 % en Colombia.


La contaminación del medio ambiente es una de las grandes preocupaciones en el mundo actualmente. Parte del problema deriva de la imposibilidad de descomponer por completo los plásticos, pues tardan siglos en desaparecer de la faz de la tierra.

En Colombia se vienen dando pasos importantes. El pasado 3 de julio se celebró el “Día Internacional Libre de Bolsas de Plástico”, en el cual se conoció que el país disminuyó el consumo de estos elementos en cerca de un 70 %, es decir, solo el 30 % de compradores hizo uso de ellos.

Tratando de unir esfuerzos en ese mismo sentido y apoyar a Colombia para dejar de utilizar dichos artículos, la Alcaldía de Tenjo, en Cundinamarca, lanzó la campaña “Tenjo Libre de Bolsas”, que consiste en intercambiar 15 bolsas de plástico que entregue cada uno de los habitantes de la región, por una ecológica que les brinda la Administración Municipal.

“Se trata de decirle a las personas que se acerquen a los lugares establecidos por la Alcaldía, y por cada 15 bolsas plásticas que nos traigan, nosotros les daremos una de tela. De esa manera somos pioneros en el departamento y sumamos a la no contaminación”, dijo Jairo Alberto Rey, secretario de Desarrollo Económico y Medio Ambiente del municipio.

La campaña “Tenjo Libre de Bolsas” consiste en intercambiar 15 bolsas de plástico por una chuspa ecológica, otorgada por la administración municipal.
La campaña “Tenjo Libre de Bolsas” consiste en intercambiar 15 bolsas de plástico por una chuspa ecológica, otorgada por la administración municipal. - Foto: Revista Semana

Rey aseguró que esta es una “forma de invitar a las personas a tener una conciencia ambiental, porque los plásticos duran 500 años en degradar, mientras que una bolsa de tela dura de dos a tres meses”.

Algo similar aseguró Gloria Mora, que forma parte de esta Secretaría, y explicó “que la jornada fue planeada buscando que la comunidad tenjana se apropie del sentido que tiene utilizar una bolsa eco amigable”, y al mismo tiempo darle un mensaje al país de lo necesario que se hace tomar acciones inmediatas y seguir por el buen camino de aportarle buenos hábitos al planeta.

La iniciativa arrancó el pasado sábado con el objetivo de recaudar 7.500 bolsas plásticas en un trabajo conjunto entre Secretaría de Desarrollo Económico y Medio Ambiente, la Empresa de Servicios Públicos de Tenjo (Emsertenjo) y el Instituto de Cultura y Turismo y Seguros del Estado. Hasta la fecha se han recogido cerca de 3.000 bolsas, que posteriormente serán llevadas a asociaciones de reciclaje para que les hagan su debido proceso.

Según la Administración Municipal, todos los almacenes de cadena ubicados en el municipio se unieron a la convocatoria y se convirtieron en centros de acopio para recibir las bolsas plásticas que lleven los habitantes de la región.

Colombia está regulada por la Resolución 668 de 2016 sobre el uso de estos elementos por compra en punto de venta, y por el Decreto 2198, que establece el impuesto a estos productos a nivel nacional, y según el Ministerio del Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible, estas medidas han contribuido de manera exitosa, debido a que en términos generales los ciudadanos se han concientizado sobre el adecuado uso.

De acuerdo con el Ministerio, este tipo de logros pretende seguir fomentando su consumo responsable y generar conciencia ambiental en la población colombiana, propendiendo por el cuidado de la naturaleza.

La investigación sobre bolsas plásticas entregada por la Universidad de Cundinamarca

Las bolsas de plástico pueden tardar hasta 500 años en descomponerse. Se estima que cada persona gasta una media de unas 230 bolsas de plástico al año, lo que representa más de 500 billones de bolsas de plástico en el mundo. Al no ser reciclables, las bolsas quedan en el planeta.

A los océanos llegan cerca de 12 millones de toneladas de plásticos cada año. Estos residuos suponen una grave amenaza para los océanos y las especies marinas. Uno de cada seis peces que se vende en las pescaderías tiene microplásticos en su estómago. El plástico ya ha entrado en la cadena trófica.