fauna

MinAgricultura derogó resolución que podía ocasionar la muerte de cientos de delfines cerca a Malpelo

Ambientalistas insistirán en la prohibición de cuotas de mortandad de estos mamíferos. En los últimos 10 años se ha autorizado la muerte de por lo menos 6.000 individuos.


El Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural derogó la resolución 2041, expedida al pasado 18 de agosto, por la Autoridad Nacional de Acuicultura y Pesca (Aunap), mediante la cual se autorizaba la pesca de atunes a través de la modalidad de malla de cerco y que ponía en riesgo la vida de cientos de delfines.

La decisión le daba vía libre a la captura que estos pescados de manera industrial en el Distrito Nacional de Manejo Integrado Yuruparí Malpelo, ubicado muy cerca del Santuario de Flora y Fauna Malpelo, en el Pacífico colombiano, área protegida ubicada en el Pacífico colombiano.

La resolución generó controversia debido a las afectaciones que podrían registrar en las poblaciones de delfines, pues son especies que normalmente se desplazan en compañía de los cardúmenes de atunes, por lo que su supervivencia podía estar en peligro.

El abogado Luis Domingo Gómez, quien durante años ha luchado por los derechos de los animales, explica que si bien en estos distritos de manejo integrado puede haber un aprovechamiento sostenible de los recursos naturales por parte de las comunidades, otra cosa es que se autorice la pesca industrial desarrollada por grandes embarcaciones tanto nacionales como extranjeras que pueden generar grandes afectaciones a otras especies.

Nicolás del Castillo, director de la Aunap, había explicado que no se estaba autorizando esta pesca en el área protegida de Malpelo, sino en una zona aledaña en donde la normatividad permite hacer la pesca industrial de común acuerdo con Parques Nacionales.

La resolución permitía la pesca para barcos de bandera colombiana y extranjera afiliados a compañías colombianas, sobre la base de pesquería de brisas o cardúmenes.

Igualmente, se establecía que solo para barcos colombianos se permitía la pesca de delfines. “Esta pesca siempre tiene que estar bajo la normatividad de la Comisión Interamericana del Tropical (CIAT), básicamente llevando un observador a bordo y tripulación suficiente para que cuando el cerco se cierre ellos puedan bajar al agua y salvar los delfines. El delfín no tiene ningún interés económico o valor”, indicó el directivo.

Malpelo es una de la regiones de Colombia más biodiversa, en la que se puede encontrar una gran cantidad de especies marinas. Foto; Parques Nacionales Naturales.
Malpelo es una de la regiones de Colombia más biodiversa, en la que se puede encontrar una gran cantidad de especies marinas. Foto; Parques Nacionales Naturales. - Foto:

“La CIAT es el organismo internacional a los que todos los países estamos afiliados que ordena la pesquería en aguas internacionales entonces con parte en ese proceso salió la resolución de la que me están comentando en la que se define como se pesca en el DNMI, entonces se permite la pesca para barcos de bandera colombiana y extranjeros afiliados a compañías colombianas sobre la base de pesquería de brisas o cardúmenes”, agregó el funcionario.

Según la resolución, la captura de delfines durante la pesca del atún alcanzaría los 561 ejemplares, cifra que ha venido aumentado en los últimos años, pues cada año se establece por parte de esta entidad una cuota permitida de muertes de estos cetáceos.

Por ahora, el Ministerio derogó la resolución hasta tanto el equipo técnico no la revise en detalle, según informaron desde esta cartera.

Luis Domingo Gómez, explicó que si bien los distritos integrados tienen unas condiciones especiales, en este caso se está permitiendo la pesca en condiciones iguales a cualquier otro espacio que no tenga tal nivel de protección. “Una reserva de mentiritas a disposición de los pescadores industriales”, dijo.

Manifestó, además, que revisando el Límite de Mortalidad de Delfines -LMD-, que no es otra cosa que la cifra anual de muertes de delfines autorizadas a los barcos pesqueros industriales, encontró que en Colombia la Aunap ha autorizado la muerte injustificada de cerca de 6.000 delfines en los últimos diez años, especialmente en el Pacífico.

“Lo triste del tema es que esas cifras se autorizan dizque para garantizar la explotación racional de los recursos pesqueros, pero de año a año se viene autorizando la muerte de aproximadamente seiscientos individuos como si la disponibilidad fuera la misma, el año que menos autorizaron fue 2016 cuando permitieron la masacre de 550″, concluyó.