medioambiente

Tiburones: más de un tercio de estos animales está en riesgo de desaparecer en el mundo

Según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), el 37 % de estos ejemplares está en riesgo de extinción debido a la sobreexplotación.


La mano del hombre sigue pasándole una costosa factura a los ecosistemas y a la biodiversidad en el mundo. Una vez más esto se corrobora con la última actualización de la Lista Roja Unión internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), en la que se advierte que el 37 % de los tiburones y rayas en el mundo está en peligro de extinción, por cuenta de la sobreexplotación.

Adicionalmente, el 31 % de los ejemplares de estas especies está afectado por la pérdida y degradación de los hábitats y un 10 %, por los efectos generados como consecuencia del cambio climático.

Esto, según la organización internacional, obedece a la falta de políticas de los países para salvaguardar a las especies en los océanos.

“Las especies pueden recuperarse si los Estados implementan prácticas sostenibles”, dijo el director general de la UICN, Bruno Oberle, quien reconoció que la evaluación de las mismas demuestra lo estrecha que es la relación de los medios de subsistencia de los humanos con la biodiversidad.

En el mundo hay más de 440 especies conocidas de tiburones en los océanos y una gran parte ya se encuentran en estado crítico. Algunos ejemplares de especies han dejado de ser detectados hace años.

A comienzos de este año se dio a conocer el resultado de una investigación publicada por la revista Nature, en la que un grupo de investigadores de la Universidad Simon Fraser de Canadá reveló que el número de tiburones y rayas en los océanos de todo el mundo se redujo en más de un 70% en los últimos 50 años.

Los tiburones son los administradores de los sistemas de arrecifes coralinos. Como superpredadores eligen peces enfermos y débiles y dejan que los más fuertes se reproduzcan, lo cual ayuda a mantener la salud y la vitalidad del ecosistema marino.

La Lista Roja, que sirve de alerta para los gobiernos responsables de esa riqueza medioambiental, y de guía para las organizaciones no gubernamentales que trabajan en la defensa de la naturaleza, también alertó del peligro en el que se encuentra el mayor lagarto del mundo, el dragón de Komodo, que habita en Indonesia.

Este es el lagarto de mayor tamaño del mundo, con una longitud media de dos a tres metros y un peso que puede alcanzar los 70 kilogramos. Son animales que se alimentan principalmente de carroña, pero también cazan vertebrados, animales y mamíferos.

El atún, con mejores perspectivas

Un panorama un poco diferente se registra con el atún. De las siete especies que hay de estos animales, según la UICN, las reservas de cuatro aumentan.

De acuerdo con la entidad, el atún rojo pasó directamente de especie “en peligro” a “preocupación menor”, una mejoría de tres categorías. Sin embargo, la organización advierte que “numerosas reservas regionales de atún siguen siendo escasas”.

“Estas evaluaciones son la prueba de que la pesca durable funciona, con beneficios enormes a largo plazo”, indicó Bruce Collette, presidente del grupo especializado en atunes de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

Las rayas y tiburones son fundamentales para la salud del planeta. Fotos:  Antonio Busiello (WWF-US) y Marion Kraschl (Shutterstock).
Las rayas y tiburones son fundamentales para la salud del planeta. Fotos: Antonio Busiello (WWF-US) y Marion Kraschl (Shutterstock). - Foto: Tiburones y rayas

Por ejemplo, el atún aleta amarilla (Thunnus albacares), a pesar de pasar de la categoría “casi amenazado” a “preocupación menor”- al igual que el atún blanco- sigue siendo objeto de sobrepesca en lugares como el Océano Índico.

Animales y vegetales

En el marco del trabajo de actualización se evaluaron las especies animales y vegetales. Los resultados indican que de las 138.374 especies clasificadas del planeta un 28 % están bajo amenaza, lo cual corresponde a un total de 38.543.

Uno de los planes de esta organización internacional consiste en analizar al menos 160.000 especies y actualizar dos veces al año su Lista. Los datos registrados por la UICN les muestran a los países cuál es la realidad en cuanto a especies amenazadas y sus gobernantes tienen claro que esos avisos son como “tarjetas rojas” a su política medioambiental.

Es de recordar, que de acuerdo con el último informe de la Plataforma Intergubernamental de Ciencia y Política sobre Biodiversidad y Servicios de Ecosistemas (IPBES) patrocinado por varias agencias de la ONU, en el mundo alrededor de un millón de especies de animales y plantas están en peligro de extinción y muchas podrían desaparecer en tan solo décadas, lo que representa una amenaza de una dimensión sin precedentes en la historia de la humanidad.