tecnología

Ciberdelincuencia: datos de empresas y candidatos a vacantes están expuestos

Con el avance de la tecnología que sobrepasa fronteras, los delincuentes también avanzan.


La búsqueda de empleo a través de plataformas digitales está cada vez más extendida entre las compañías que, gracias a ellas, pueden alertar sobre una nueva vacante a un mayor número de usuarios, así como agrupar las candidaturas de forma sencilla y ordenada.

Debido a que los usuarios comparten datos personales en estos servicios, como el nombre, el correo electrónico, para qué empresa trabajan o sus imágenes de perfil, los ciberdelincuentes han encontrado en estas plataformas el blanco perfecto para perpetrar sus ataques.

Estos están dirigidos tanto a las empresas que buscan cubrir sus puestos de empleo disponibles, a través de técnicas como el ‘deepfake’, como a los propios trabajadores, que acaban siendo víctimas de ‘phishing’ por parte de cuentas empresariales presuntamente legítimos.

Su ‘modus operandi’ a la hora de recopilar datos se ajusta al que llevan a cabo otras agrupaciones de piratas informáticos con el objetivo de engañar a personas que buscan empleo a través de plataformas de búsqueda de trabajo.

En primer lugar, estos ciberdelincuentes realizan un estudio sobre el perfil objetivo para conocer, entre otros factores, sus intereses, los entornos en los que se mueven, sus contactos o la empresa en la que trabajan, entre otros detalles.

A continuación, los atacantes personalizan el primer contacto con sus víctimas en función de sus intereses con el objetivo de ganarse su confianza. Una vez conseguido, aprovechan este contacto con los solicitantes de empleo para enviar ‘malware’ o código dañino a sus víctimas. Estos ataques de ‘phishing’ pueden incluir archivos o enlaces destinados a hacerse con el control total o parcial de sus dispositivos.

Así es la nueva función de Instagram que permite fijar publicaciones destacadas
Las personas deben estar atentos de no caer en páginas web falsas - Foto: Getty Images

El despliegue de este ‘software’ malicioso y de herramientas de acceso remoto (RAT, por sus siglas en inglés) son dos de los métodos más utilizados por los ciberdelincuentes para espiar y monitorear los equipos infectados.

De ese modo, no solo pueden acceder a los datos de sus víctimas, robarlos y compartirlos, sino que también tienen acceso a contraseñas y credenciales para otros servicios, como cuentas bancarias o carteras digitales.

Pero esta no es la única estrategia empleada por los ciberdelincuentes en el ámbito laboral, ya que en los últimos años se han popularizado las tecnologías de ‘deepfake’, que permiten modificar el aspecto o la voz de personas en imágenes o vídeos.

Esto es posible gracias a tecnologías basadas en Inteligencia Artificial (IA), mediante las cuales los estafadores pueden hacer parecer que ciertos individuos han hecho o dicho, cosas fuera de la realidad y crear vídeos con imágenes de los candidatos para hacerlos pasar por personas reales.

Creativo Getty
Los ciberataques están a la vuelta de un clic - Foto: Getty Images/iStockphoto

El auge del ‘deepfake’ se debe, principalmente, a la implementación de nuevos entornos de trabajo en remoto, una decisión tomada por gran parte de las empresas a nivel mundial tras el inicio de la pandemia.

Los impostores utilizan vídeos, imágenes, grabaciones e identidades robadas de usuarios legítimos y se hacen pasar por otras personas para obtener un puesto de trabajo en remoto. Una vez contratados y dentro del organigrama de una empresa, tienen acceso las claves y credenciales de la empresa, así como documentos personales que pueden utilizar para su beneficio propio, como para perpetrar chantajes o sacar algún otro tipo de rédito económico.

En este sentido, la compañía de ciberseguridad se pueden diferenciar dos tipos de ataques con ‘deepfakes’: los ‘deepface’ (que se realizan a través de imágenes y vídeos) y los ‘deepvoice’ (a través de audios y voces grabadas).

Ambos métodos se apoyan en el denominado aprendizaje profundo (‘deep learning’), un campo concreto de la IA que se fundamenta en el funcionamiento del sistema neurológico humano, y en las bases de datos públicas globales, que contienen imágenes, vídeos y audios.

En primer lugar, el ‘deepface’ consiste en crear imágenes y vídeos que imitan objetos o rostros de personas reales gracias a las redes neuronales generativas antagónicas (GANs, por sus siglas en inglés). Estas GANs son un tipo de algoritmo de IA capaz de generar fotografías que parecen auténticas ante el ojo humano.

Por su parte, los cibercriminales emplean el ‘deepvoice’ para replicar la voz de una persona real a partir de sus fragmentos de audio, un formato que ya ha sido utilizado para suplantar a consejeros delegados de “grandes empresas”.

Con todo, gracias al ‘deepfake’ los ciberdelincuentes pueden eludir sistemas de defensa robustos y extendidos en la actualidad, como la seguridad biométrica, que verifica la identidad de un sujeto con base en el reconocimiento de su iris o huella dactilar.

*Con información de Europa Press.